GAMMA RAY – LAND OF THE FREE II

Crítica

Que Gamma Ray ya no divertían se estaba convirtiendo en un secreto tan a voces que parece que llegó a los oídos del carismático Kai Hansen poco después de que su anterior álbum “Majestic” tuviera sus primeras valoraciones por parte del público general.

Si nos vamos un poco más atrás en el tiempo, con “New World Order”, a pesar de ser un gran disco con temas que han pasado a formar parte de los clásicos de la banda, la división de opiniones tampoco se dejó esperar mucho tiempo. El sonido del grupo había cambiado, se había hecho más crudo, con estructuras que ya no divertían tras una segunda o tercera escucha. Para muchos Gamma Ray estaban perdiendo una de sus señas de identidad, no eran alegres, y por lo visto Kai Hansen tomó nota.

“Land of the Free II”. Si este título no es una evidencia de las intenciones del simpático germano que alguien me convenza de lo contrario. En referencia a uno de los discos más carismáticos de la banda, donde todos los elementos eran definitivos y definitorios de lo que es Gamma Ray, ésta deja claro hacia donde han querido revertir su actual sonido.

Poner por primera vez este nuevo álbum de Gamma Ray emociona. Hace recordar grandes momentos de la discografía del grupo y, sin llegar del todo a superarlos, consigue que la chispa del power metal que ellos mismos prendieron a principios de los noventa se te meta por las venas a gran velocidad. En parte esto ocurre porque el trabajo de guitarras es realmente espectacular, de lo más destacable del disco. Kai y Henjo se combinan a la perfección en todos los temas del disco, sus melodías y solos suenan tan limpios y cristalinos como veloces y sentidos. La voz también recupera esos matices que para un servidor tan entrañable hace a Kai en este apartado musical, con grandes agudos a los que le cuesta tanto llegar pero que salva siempre con una clase especial y la ayuda de una melodía de espíritu alegre. Por otro lado, la producción ritmica extraña un poco y es quizás lo más de olvidar de este disco, el volúmen del bajo es anormalmente alto y la batería a veces suena como si estuviera excesivamente mezclada aunque el resultado final sea aceptable.

En cuanto a los temas, de los 12 que componen Land of the Free II, prácticamente ninguno sobra. “Into the Storm” es un tema simple, que no es ni de lejos el mejor del disco pero que lo abre, valga la redundancia, como si de una tormenta de guitarras se tratara. No da tregua. Acaba pronto para dejar que el disco comience. Los tres siguientes temas no dejan lugar a dudas de la procedencia compositiva de Hansen y se podrían resumir con el título del segundo y del tercer corte: “From the Ashes”… “Rising Again” (que es un mero pasaje ambiental). El sonido de unos primigenios Helloween impregna “To Mother Earth” de forma descarada y agradable sobre todo en el aspecto de las guitarras.

Un nuevo tema… una nueva sonrisa. “Rain” es otro tema puro Gamma Ray tal y como los recordábamos. Le sigue “Leaving Hell”, donde nos encontramos con una estructura que mezcla elementos de su última etapa, más guitarrera en el aspecto más crudo de la palabra con un estribillo que nos vuelve a hacer cantar. Kai está aquí inmenso a la voz.

Avanzamos y se mantiene el buen nivel. Sin llegar a ser el más alto que la banda nos ha ofrecido a lo largo de su carrera y cuestionando un poco la elección de este nombre tan significativo hay elementos esperanzadores que lo justifican en pequeñas dosis. Si de eso ha servido, me alegro de ello aunque el ardiz publicitario pueda ser un lastre en su valoración.

Llegados a la mitad del disco es tiempo para temas algo más complejos en su estructura. “Empress”, con su aparente comercialidad tiene un atractivo interesante al principio, pero que en seguida deja de sorprender. Las guitarras y la batería más heavys del disco se reúnen para dar forma a “When the World” y “Opportunity”, un medio tiempo que evoluciona, se acelera y cambia a lo largo de 7 minutos, deja claras las raíces maidenianas que el grupo transforma a tesituras de power metal.

Con “Real World” volvemos a la diversión. Sin duda uno de los himnos de futuros conciertos, de estructura simple, muy divertido y una letra muy optimista que nos viene a invitar a disfrutar de la vida real sin las ataduras que nos pueda imponer un posible más allá. “Hear Me Calling” pasa más inadvertida, quizás por recordar a sonidos más recientes del grupo o quizás por encontrarse entre todo un hit single y una de las obras magnas del grupo en los últimos tiempos. “Insurrection” acaba este “Land of the Free II” de forma apoteósica. 12 minutos de cambios de ritmo y un estribillo grandilocuente que engancha por su estructura a la vez épica y con garra. El grupo al completo se gusta en este tema y nos da el significado de este disco: “Somos Gamma Ray y aquí estamos de nuevo”.

En definitiva, un disco que transmite gran optimismo, que no es una continuación del “Land of the Free” pero que recupera a una gran banda y que, por encima de todo, y sin temor a parecer repetitivo, ofrece un rato de auténtica diversión musical. Ni más, ni menos.

Tracklist:
01. Into the Storm
02. From the Ashes
03. Rising Again
04. To Mother Earth
05. Rain
06. Leaving Hell
07. Empress
08. When the World
09. Opportunity
10. Real World
11. Hear Me Calling
12. Insurrection

Gamma Ray son:
* Kai Hansen – Voz, Guitarra
* Henjo Richter – Guitarra
* Dirk Schlächter – Bajo
* Dan Zimmermann – Batería
Puntuación: 7,8

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos