GAMMA RAY – TO THE METAL

Crítica

To the Metal“: un título potente, definitivo y definitorio, lleno de fuerza, garra y espíritu heavy, el título elegido por los germanos GAMMA RAY para lanzar al mercado su nuevo y décimo trabajo de estudio en su dilatada y conmemorada carrera discográfica. La pregunta que surge de forma inmediata es si los adjetivos con los que definíamos este título responden fielmente a lo que nos encontraremos una vez le demos al play y nos dispongamos a disfrutar de la nueva obra de Hansen, Richter, Schlächter y Zimmermann… La respuesta a esta pregunta requiere una reflexión y un argumento, que tras haber escuchado numerosas veces el lanzamiento, llega casi sin darnos cuenta, de forma evidente y casi predecible si tenemos en cuenta la actual posición de la banda en el mercado del heavy metal mundial, así como su evolución durante los últimos años… Pero antes, realizaremos algunas consideraciones previas.

Como primera reflexión me gustaría apuntillar que, a juicio de un servidor, nos encontramos, no solo ante uno de los grupos más influyentes de la década de los 90 en lo que a las estructuras del power y el nuevo heavy metal de finales de siglo se refiere, sino ante quienes creo que se han ganado a pulso el nombre de padres del estilo, ante la mente de un Kai Hansen que será siempre recordado por dar forma y definir, por concretar y particularizar, una determinada versión del heavy metal llamada Power Metal y que todos reconocemos hoy en día al instante. Dicho esto, que no es sino una muestra más de mi admiración personal por un músico como Kai Hansen, es bien sabido por todos que desde aquel “Power Plant” la carrera de la banda no ha hecho sino sufrir altibajos y provocar reacciones muy dispares entre sus fans y seguidores. Los discos han seguido entregándonos buenas piezas que disfrutar en directo, aquí, allá, repartidas en cada uno de sus lanzamientos pero en todo momento muchos estaríamos de acuerdo en reconocer que el brillo de los Gamma Ray de los 90 ya no estaba ahí. La demostración de autoridad, presencia e influencia que desplegaban aquellos trabajos se había perdido por el camino y muchos aún seguimos preguntando cómo y porqué.

Muchos apuntarán a una evidente decadencia vocal de quien no fue nunca un as del micrófono, de un Kai Hansen que poco a poco ha ido perdiendo presencia tras el micro y ya no ha sido capaz de sustituir su peculiar tono entrañable de voz con las carencias que sus cuerdas vocales pueden llegar a ofrecernos en este “To the Metal“, donde únicamente defiende su posición, donde se mantiene sin arriesgar en demasía, donde vive de un legado y un reinado que se ha visto superado en muchos aspectos por las nuevas generaciones.

Otros, como yo, comentarán un detalle que, unas veces es síntoma de salud y de pervivencia, pero en otros, como en este caso, pueden llegar a ser el motivo de que un grupo se vicie y llegue a parodiarse a si mismo, a extender su legado en nuevas entregas que solo llegan a ser eso, nuevas entregas. Ese detalle es el de la consistencia en los miembros de la banda. A veces pienso en qué habría sido de GAMMA RAY si en su debido momento Hansen hubiera decidido ceder las riendas del micro a un cantante mucho más dotado y capaz, a sangre nueva que volviera a insuflarle energías y poder al grupo o, por ejemplo, si la guitarra de Ritcher no se hubiera quedado, de algún modo, estancada en los 90, sufriendo algún tipo de conjuro o envejecimiento prematuro que le ha impedido volver a sorprender.

New World Order“, “Majestic“, “Land of the Free II“, todos ellos tuvieron destellos de luz, unos más que otros (sobre todo en el último de ellos, a mi juicio muy divertido), siempre nos traen a los GAMMA RAY de siempre en determinadas dosis, en unos casos más potentes que otras. “To the Metal” pertenece a este grupo de discos. Ese grupo que jamás podrá compararse con la demostración de poderío y dominación sobre todos los demás que nos trajeron cosas como “Land of The Free” o “Somewhere Out In Space“, por poner dos ejemplos… En “To the Metal” nos encontramos a unos GAMMA RAY al 50%, es decir, vamos a pasárnoslo bien con determinados temas, van a darnos aquello que nos gusta de la banda y, en definitiva, nos van a traer un nuevo trabajo de los alemanes que podemos calificar como “decente”. Pero… ¿se les puede pedir a los padres del Power metal un disco solamente “decente”? Evidentemente no, queremos mucho más de Hansen y compañía. Queremos energía, queremos incluso sorpresa y, sobre todo, liderazgo. No queremos a unos GAMMA RAY que van a la zaga de si mismos, que se van pisando su propia sombra e incluso repitiendo ideas previas (cosas como “Shine Forever” claman al cielo a pesar de ser un gran tema).

Como he dicho previamente, hay un 50% de “To the Metal” que a todo fan de GAMMA RAY nos va a valer. Son temas como el inicial “Emphathy”, poderoso medio tiempo, el veloz y melódico “All You Need to Know” (que a todos os recordará al instante y de forma inevitable en su estribillo al clásico “One With The World”), o el gran “Time To Live”, enérgico, potente y pegadizo (de lejos el mejor single de todo el disco, a años luz de “To the Metal“).

El tema que da título al disco tiene una cadencia atractiva, pegadiza, e incluso nos deja un final realmente remarcable, pero su desarrollo se vuelve pesado y predecible en exceso, marcando un punto de inflexión en todo el álbum, mostrando la decadencia compositiva de la banda, que ya no se recupera hasta que, de forma puntual nos sorprende con temas como “Deadlands”, de lo mejorcito de todo el disco (con un estilo muy “Somewhere Out in Space“) y las secciones “haldforianas” de “Shine Forever”, cuyo estribillo ya os sabeis sin ni siquiera haber escuchado el tema.

En definitiva, “To the Metal” es un disco más de GAMMA RAY, de esos GAMMA RAY del nuevo milenio que se mantienen, que sacan un disco cada 2 años para volver de gira y dar grandes conciertos donde Kai Hansen vuelve a demostrar siempre que su actual punto fuerte es su cercanía con sus fans de toda la vida, los que siempre le pedirán cualquier tema del “Land of the Free“. Si hablamos del punto de vista artístico y compositivo “To the Metal” es un álbum menor en la carrera de la banda, un álbum que no nos entrega ni de lejos lo que cualquier fan podría esperar de un disco completo de los teutones. Retazos, esos si, momentos puntuales que nos traen a la mente eso de cualquier tiempo pasado fue mejor, y que nos dejan una pequeña espina clavada, un amargor extraño al sentir que la vida del grupo se apaga, se va y que, quizás, sea mejor así. Eso sí, si ocurriera sería el primero apenado, el primero que negaría haber declarado esto último…

Puntuación: 6’5/10

Discográfica: EarMusic

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos