GET IN TRIBAL – SILENCIO ROTO

Crítica

Desde Oviedo llegan los jovencísimos GET IN TRIBAL, una banda que practica una música muy heterogénea, en la que podemos reconocer influencias del Hardcore, el Nu Metal e incluso el Rap y el Funk. “Silencio roto”, el disco que vamos a comentar, es su primer lanzamiento, y han podido grabarlo gracias a haber sido los ganadores el año pasado del XV Concurso de Rock Ciudad de Oviedo, lo que además les permitió tocar este año nada menos que con HELLOWEEN en las fiestas patronales de Oviedo, las fiestas de San Mateo.

En este álbum encontramos trece temas potentes y directos, de letras muy trabajadas y con los que estos chavales quieren demostrar que lo que quieren es pasarlo bien y que su público disfrute, trece canciones cargadas de ritmo que funcionan muy bien en directo y que son un compendio de los gustos de los cuatro miembros del grupo, que, combinados, sirven para dar forma al sonido de la banda

El disco arranca con “Perdido”, la canción con la que abren sus conciertos. Después de un riff muy fácil de reconocer, el tema se desarrolla con un ritmo contundente pero de cierta oscuridad. En esta canción nos cuentan una historia casi de peli de intriga, en la que el propio ritmo sirve también como elemento expresivo. El ritmo machacón y potente es lo más llamativo del tema, aunque también llama la atención la variedad de registros de Manu al cantar.

Con un sonido potente y machacón, pero también muy pegadizo, empieza “La fuerza de la unión”, la canción que el grupo ha dedicado a todos aquellos que los han apoyado en estos últimos tiempos. Es una de las canciones más logradas del disco, y con ella haremos headbanging casi sin darnos cuenta. De nuevo, Manu vuelve a alternar voces limpias y extremas para dar más o menos énfasis a las diferentes partes del tema, mientras que sus compañeros dejan claro que saben muy bien lo que tienen entre manos. Es una canción cargada de cambios de ritmo que funciona muy bien en directo.

El siguiente tema es “O2”, canción para la que grabaron un videoclip que dirigió Titi Muñoz, de POSESSION, y que sirvió como adelanto del disco. Es una canción rápida y de ritmo muy contundente, en la que se alternan también momentos de mayor densidad, e incluso partes en las que Manu se adentra en los terrenos del Rap al cantar. Los cambios de ritmo son lo más llamativo de esta canción, y sirven para que resaltar los matices del tema.

Continúa la caña con “Perfecto imbécil”, una canción que empieza con un riff muy potente que suena por encima de un ritmo muy marcado, aunque no exento de densidad. Se incluyen unos coros muy bien traídos, y el sonido de la guitarra está muy trabajado, lo que enriquece mucho la canción. Es un tema variado, en el que queda muy claro que GET IN TRIBAL no se limitan a un único estilo, sino que les gusta abrirse a diferentes influencias y sonidos, creando así una música muy personal y reconocible.

El siguiente tema es “Terra mater”, que empieza con un riff muy contundente y fácil de reconocer, que hace que sea una canción que se queda en la cabeza desde el primer momento. El desarrollo del tema se lleva a cabo con un ritmo muy machacón, sobre el que Manu canta alternando diferentes registros, y que se alterna con ritmos más fluidos.

Con el sonido del bajo y del bombo de la batería empieza “Marionetas”, una canción rápida y de ritmo agresivo y furioso. Tiene un estribillo muy pegadizo, que funciona muy bien en directo. Por debajo de la voz escuchamos unos punteos de la guitarra que llenan el tema de matices, y que hacen que resulte muy completo. Sin embargo, lo mejor del tema es su solo de guitarra.

Zona hostil” empieza con un riff muy repetitivo, que precisamente por eso es muy reconocible. Por debajo, escuchamos un ritmo contundente. No obstante, durante las estrofas, el ritmo se vuelve más denso y oscuro. La forma de cantar de Manu se acerca en ocasiones al Rap, lo que contrasta con los ritmos de la guitarra y la batería, netamente metaleros, de manera que resulta un tema muy variando.

Un tema muy potente y que funciona muy bien en directo es “Con alma y corazón”, una canción muy rápida, con la que buscan expresar precisamente lo que sienten cuando están encima de un escenario. Es una canción muy contundente, con muchos matices, que puede ser muy representativa del sonido de GET IN TRIBAL. Su estribillo está muy conseguido, y es perfecto para cantarlo en los conciertos.

Mhysa” es el tema más largo del disco, con casi siete minutos y medio. Empieza con unas percusiones que pueden sonar orientales, y poco a poco, el resto de los instrumentos van entrando de manera de muy tranquila. Muy pronto el ritmo se acelera y va volviéndose más contundente. Es una canción llena de cambios de ritmo, en la que se alternan los momentos de caña con las estrofas más tranquilas, que Manu canta siguiendo una melodía muy fácil de escuchar.

Con la batería dando caña empieza el tema que da título al disco. Es otra canción variada en la que se alternan las partes de más agresividad con otras más fáciles de escuchar. Su estribillo es muy sencillo, pero funciona muy bien en los conciertos, porque precisamente su sencillez ayuda a que sea muy fácil de cantar. Un solo corto pero muy bien ejecutado completa el tema, a la vez que los cambios de ritmo lo enriquecen.

Odio en mi interior” empieza con cierta oscuridad, de manera un tanto inquietante, aunque muy pronto se acelera, para volver a ritmos más densos en las estrofas, que a su vez contrastan con un estribillo pegadizo y muy “coreable”. Como vemos, es una canción muy variada, con partes muy diferenciadas, lo que hace que sea una de las primeras que se quedan en la cabeza.

En “Animal psicosexual” colabora Ruboh Unomasuno, uno de los cantantes más importantes del Hip Hop asturiano. Con estos mimbres, el tema se desarrolla dentro de los parámetros del Rap y el Hip Hop, pero con unas bases rítmicas claramente metaleras, muy cañeras en algunos momentos. La letra del tema está muy currada y nos cuenta la historia de una noche de ligue que acaba de mala manera.

El disco termina con “Hipocresía”, un tema muy contundente que sirve de perfecto cierre para el álbum, porque es un ejemplo de todo lo que pueden hacer estos chicos a la hora de crear canciones tomando influencias de sonidos muy diferentes.

A pesar de los sonidos tan diferentes que encontramos en este “Silencio roto”, el disco no suena a “pastiche”, sino que el grupo ha sido capaz de crear un sonido coherente, de forma que nos resulta casi natural encontrarnos con influencias tan diversas. De hecho, ese es el mayor mérito de este disco: conseguir que un sonido tan variado suene compacto.

Así, con “Silencio rotoGET IN TRIBAL han creado un disco muy conseguido, con temas que suenan frescos y actuales, con los que buscan hacernos pasar un buen rato. Y vaya si lo consiguen.

GET IN TRIBAL son:

Manu: Voz.
Pela: Guitarra.
Jota: Bajo.
Will: Batería.

Track list:

1- Perdido.
2- La fuerza de la unión.
3- O2.
4- Perfecto imbécil.
5- Terra mater.
6- Marionetas.
7- Zona hostil.
8- Con alma y corazón.
9- Mhysa.
10- Silencio roto.
11- Odio en mi interior.
12- Animal psicosexual.
13- Hipocresía.

Discográfica: Autoproducido.

Puntuación: 7/10.

Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos