GHOST – OPUS EPONYMOUS

Crítica

Poquísimos grupos logran con un primer disco irrumpir, provocando un contagio tan voraz entre la gente, en este panorama musical.  Me atrevo a decir que los Nameless Ghouls con su profano Papa Emeritus II al frente son definitivamente la revelación mesiánica (nunca mejor dicho) del rock y metal de estos últimos años. Tuve la gran suerte de verles en directo en la edición del Sonisphere del año pasado. Mis duda entonces era si se trataría de otro hijo creado a imagen y semejanza de grandes reyes de la escenografía como ALICE COOPER o KING DIAMOND con quienes inevitablemente se les compara.

Quería saber qué era lo que movía a los MASTODON a colarse al completo en el mismo escenario para no perderse nada de la aparición del nuevo Papa Negro y sus espíritus, al igual que otras celebridades más televisivas y del metal nacional tampoco perdieron la oportunidad de encontrar su sitio el foso. La respuesta a todo esto la encontré desde el primer minuto en el que subieron al escenario y comenzó la misa negra. GHOST es un grupo de directo impactante. Ahora bien, ¿son capaces de trascender su imagen? Tanta devoción fomentada por sólo a penas 35 minutos de disco, la verdad, es que garantiza que la cosa promete. Ahora mismo analizamos canción a canción su bautismo musical.

“Deus culpa” inicia el luciferino sacramento. Se trata de una intro que con apenas unas notas de órgano misal te adentra de lleno en el ambiente lúgubre de una catedral perdida y oscura. De pronto, un sucio bajo distorsionado con un ritmo muy “stoner” irrumpe para sacarte de la ensoñación y dar pié al tema insignia del disco “Con Clavi Con Dio”.  Se trata de la canción que, a grandes rasgos, mejor define la esencia de GHOST y, a mi parecer, recoge lo que tanto atrapa al personal de esta banda: mezclar perfectamente melodías y riffs del rock más auténtico de finales de los 70 e inicios de los 80 de grandísima calidad, con los ritmos de bajos polvorientos al estilo “stoner”. A esto se le une una voz bastante versátil (para abrir boca se atreve a romper su voz limpia) que le sitúa muy lejos de limitarse exclusivamente al falsete “diamondiano”, la cual perturbará seguro a más de uno. Pero…esperad un momento… que en este tema hay, además, ¡cánticos de monjes en latín!  ¿A qué mente trastornada se le puede ocurrir combinar todos estos tipos de elementos? Pues, lejos de resultar un bochornoso caos, consiguen una perfecta armonía que le otorga al tema perversidad añadida.

Así, continuamos con “Ritual”. Esta es una canción con un embrujador sonido vintage con clara influencia de Black Sabbath, realmente adictivo. Las guitarras son pesadas al modo heavy de la Antigua escuela. No se pierde la pesada atmósfera viciada en ”Elisabeth”, es la pieza más lineal en la que Papa Emeritus II desarrolla toda la capacidad melódica de su infraterrenal voz. Aquí sí que de forma explícita rinde culto, no solo a la legendaria condesa Bathory, también al gran “Huésped no invitado” danés.

En «Stand by Him» las guitarras de los Nameless Ghouls se hacen mucho más enérgicas y cambiantes. Su sonido hará las delicias de los amantes de este instrumento no por virtuosismo, sino por la precisa originalidad del tempo y del ajuste de la distorsión.  ”Santan Prayer” te deja realmente en trance. La psicodelia se apodera de una aunténtica oración que se repite elevada por unos órganos y sintetizadores setenteros. Lo desconcertante es el estribillo, cuyo ritmo llega a un punto muy “groove” que te hace pensar en los ABBA siendo poseídos por el Maligno y cantando “Estoy enamorado de Satán”.

Pero que los más ortodoxos no le echen a la hoguera, puesto que los de Linköping alcanzan a dar ese toque perturbado que buscan. Sigo sin comprender como logran que este tipo de recursos, aparentemente alegres, aporten un carácter tan siniestro. Solo un buen músico sabe como utilizar con genialidad esta dualidad. Un trueno anuncia ”Death Knell”, seguramente, la más monótona del disco. Se compone de partes que tienden a MERCYFUL FATE  en combinación con otras más doom, pero no sorprende una vez acostumbrado a lo escuchado con anterioridad. Aunque tranquilos, se tarta solo de un respiro antes de la intensa ”Prime Mover” donde las guitarras se unen al bajo para aportar la esencia más black a la obra. ”Genesis” Aquí los Ghouls toman protagonismo para proclamar su sobrenatural técnica.

Un final así es tan poco de esperar en un disco de este tipo que hasta suena bizarro. Un inquietante bajo sirve de base a un grandioso solo de guitarra eléctrica que deja al final paso a un precioso punteo de guitarra acústica para terminar. ¡Épico!. Aunque aún queda una sorpresa final… La obra no ha terminado ahí. Se comienza a escuchar un teclado que me resulta familiar…

A los GHOST realmente le gusta llevar las cosas al límite. Se tarta de una version del alegre tema de los Beatels Here comes the Sun”. La alquimia que tienen estos suecos la convierten en algo muy melancólico y decadente. El simpático “nara nara” se sustituye por el lamento de un teclado. Simplemente redonda como sello final. I tiene pinta que esto va a ser marca de la casa ya que para el siguiente preparan otra de ABBA.

A pesar de que, realmente, las canciones se quedan cortas en tiempo, supongo que para no cargar al oyente, solo me queda decir que este disco declara la “fumata blanca” (o negra, más bien). Una revolución valiente nacida de rendir pleitesía a la tradición más pura uniéndola a ritmos inesperados y estilos actuales. Una obra que rompe clichés y los más entendidos sabrán apreciar. Nos deja con ganas de verles otra vez el próximo mayo en Madrid, a la vez de con ansia por saber si su segundo disco “Infestissuman”, que verá la luz el próximo 9 de abril, les termina de consagrar.  A los curiosos he de decir que por los medios de la Red ya podéis escuchar su primer sencillo “Secular Haze”. Tengan cuidado, sus cánticos nigrománticos os harán sellar un pacto con El Maligno inquebrantable.

GHOST son:

Papa Emeritus II: Voz principal.
Nameless Ghouls: Guitarras, Bajo, Teclados y Batería.

TRACKLIST:

«Deus Culpa»  1:34
«Con Clavi Con Dio»  3:33
«Ritual»  4:28
«Elizabeth» 4:01
«Stand by Him» 3:56
«Satan Prayer» 4:38
«Death Knell»  4:36
«Prime Mover»  3:53
«Genesis»  4:03
“Here Comes the Sun” (Bonus track. Beatles cover)

Puntuación: 8,5
Discográfica: Rise Above y Metal Blade Records
Autor: Rosa Chenlo.

<< volver a discos