HAMLET – AMNESIA

Crítica

Parece fácil, pero no lo es. Mantener la pasión, el tesón, la energía, y sobre todo y ante todo la integridad prácticamente intactos a lo largo de más de 25 años de carrera musical no es tarea fácil. HAMLET es uno de esos ejemplos, tras 10 discos de estudio editados, de que se puede mantener el pulso de la novedad y las ganas de evolucionar y cambiar manteniendo el equilibrio con aquello que siempre les ha hecho ser ellos mismos, con aquello que hace que cualquier oyente sepa reconocer a la primera de cambio cual es su seña de identidad y la idiosincrasia de sus composiciones.

Personalmente creo que un nuevo disco de HAMLET es siempre un oasis musical muy difícil de encontrar a día de hoy. Han sabido, con sus más y sus menos, contentar a la amplia mayoría de sus fans, quienes buscan en ellos una referencia de todo lo pasado pero siempre con ese gusanillo de saber cual es la nueva dirección que tomarán en cada uno de sus trabajos. A veces quizás no hayan contentado, pero siempre han convencido de que lo que hacen es lo que su honestidad compositiva les marca y les dice, y eso se aprecia a la legua siempre en sus discos.

Amnesia” es el título del décimo trabajo en la carrera de HAMLET, un título que, según nos contaba Alberto Marín en una reciente entrevista, hace referencia a la memoria selectiva que impera en el día de hoy y que hace que muchos, en muchos estamentos de esta sociedad, no se quieran acordar de según que cosas según convenga para los intereses de cada uno… Cómo veis desde aquí ya comenzamos a vislumbrar una sutil distancia con su predecesor “La puta y el diablo”, con un mensaje generalizadamente más social y reivindicativo, a pesar de pasar siempre por el filtro personal de las letras de Molly.

“La puta y el diablo” fue un trabajo absolutamente demoledor, impactante y novedoso en la carrera de la banda. Estableciendo un antes y un después con respecto a sus dos anteriores referencias “Syberia” y “Pura Vida”, los madrileños se mostraron oscuros, agresivos hasta el máximo, llenos de recovecos compositivos y largas estructuras con multitud de matices progresivos. Superar aquello en una línea continuista resultaría prácticamente imposible y, si algo nos  ha demostrado HAMLET a lo largo de su carrera es que son una banda muy inteligente, que se encuentra siempre al día y dispuesta a realizar las lecturas que hagan falta de si mismos para ofrecer en cada nuevo plástico un aliciente irrechazable. “Amnesia” parte de la agresividad inherente a “La puta y el diablo” y la reconduce hacia terrenos más mediáticos, de riffs más gruesos, que apelan al feeling por encima de la técnica, y de líneas vocales que rescatan la melodía y las cuerdas más limpias de Molly, quien recupera el brillo y la empatía a la que renunció deliberadamente en el anterior trabajo (elección que, por otra parte, provocó momentos realmente brutales).

El trabajo abre con una enigmática e inspiradora introducción llamada “El origen” que pronto nos da paso a “La fuerza del momento”, un corte que aglutina todo lo comentado previamente y que encaja a la perfección en el universo compositivo de HAMLET proporcionando una gran dosis de visceralidad y agresividad sin renunciar a la empatía con el oyente, incluyendo incluso una sección orquestal en cierta parte del tema, lo cual le aporta una curiosa profundidad. Tras él la melodía y el sentimiento se apoderan de “Entre la Niebla” y “Mi soledad”, donde entramos en un terreno más cercano a las composiciones de la banda en “Syberia” o “Pura Vida”, cosa que se repite de nuevo en la final y genial “Desesperación”, uno de los cortes más pegadizos y llenos de gancho de todo el álbum (el contraste agresivo – melódico alcanza sus mejores cotas aquí), en dura lucha, eso si, con «Despertar sin vida«, otro de los grandes momentos de «Amnesia«, con un claro contraste entre su arrollador inicio y su mágico y sentimental final.

Pero no nos confundamos, “Amnesia” no es un trabajo flojo o esencialmente melódico.HAMLET recupera en él una melodía inherente a su propia razón de ser como banda, pero la instaura de nuevo entre lo que es un trabajo lleno de energía, contundencia y dotado de una producción arrolladora y enorme, un trabajo donde la base rítmica se vuelve inmensa a cada paso que damos (con ejemplos contundentes como “Al tercer día” o “Estado de Fuga”) y donde las guitarras tanto de Luis, con sus característicos, inconfundibles y arrolladores riffs, como de Alberto, quien insufló con su entrada un aspecto mucho más heavy a la banda y que sigue aportando un color fundamental a todos los nuevos cortes de HAMLET, vuelven una vez más a sentar cátedra.

La esencia más primigenia de la banda, sin duda influenciada por el regreso en vivo a discos como “Insomnio” o “Revolución 12.111”, se encuentra inmersa en cortes como los mencionados “Estado de Fuga” o la sorprendente y de cierto tono stoner en sus riffs “Deja Vu”, sin embargo la banda no olvida su estatus de actualidad y su lograda madurez compositiva para facturar cortes como “La sombra del pasado”, más oscuro y relacionado con su anterior trabajo o la definitiva “Un mundo en pausa”. De estructura sencilla, de desarrollo previsible, pero enorme en su feeling, en esa sensación de alarma que transmiten las guitarras, en esa rabia desatada por la voz de Molly, ese aspecto explosivo y sincero… en definitiva, de esa sabiduría que solo alcanzan aquellos que llevan peleando y luchando años y años con humildad, paciencia y honestidad. Ellos son HAMLET, una institución ya dentro de nuestro metal patrio, y dudo mucho que “Amnesia” consiga que los amantes del buen metal se olviden de ellos fácilmente.

HAMLET son:

J. Molly – Voz
Luis Tárraga – Guitarra
Paco Sánchez – Batería
Álvaro Tenorio – Bajo
Alberto Marín – Guitarra

TRACKLIST:

01. Origen
02. La fuerza del momento
03. Entre la niebla
04. Mi soledad
05. Deja Vu
06. La sombra del pasado
07. Despertar sin vida
08. Un mundo en pausa
09. Estado de fuga
10. Al tercer día
11. Desesperación 

Puntuación: 8,5

Discográfica: Kaiowas Records

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos