HAMLET – LA PUTA Y EL DIABLO

Crítica

Fue en 1999 cuando escuché por primera vez hablar de esta banda. En mi modesta juventud sabía lo que era el Heavy Metal, el Hard Rock, el Thrash e incluso el Speed Metal!! Pero eso de METAL a secas no terminaba de entenderlo…Luego llegó a mis manos un tal «Revolucion 12.111» que por aquellos entonces me sonó a chino. No entendí demasiado bien aquel concepto de sonido qué, por lo que se comentaba, también estaba apretando fuerte al otro lado del charco. Pero la cosa cambió ese mismo verano, durante un festival de esos que empezaban con la puesta del sol y acababan con la salida del mismo: Agotado, después de ver a los por aquellos entonces laureadísimos STRATOVARIUS y a los siempre sensacionales MOTÖRHEAD, me desplomé sobre la lona de la pista de atletismo en la que se celebraba el evento…No se si eran las 4:00 o las 5:00 a.m., pero mi sueño se perturbó cuando comenzó a sonar la introducción del concierto que HAMLET venían a ofrecer durante la madrugada. Con las legañas en los ojos y muy mala hostia, me incorporé y me acerqué a echar un vistazo al jaleo que se estaba montando en el recinto. Lo que presencié, aunque yo no fuera consciente, cambió para siempre mi manera de entender la música, mis prejuicios y mis gustos.

Desde entonces y hasta ahora he estado viendo a HAMLET sobre una decena de escenarios, he seguido de cerca su evolución discográfica y hoy, sin darme cuenta, me encuentro aquí escuchando su último trabajo «La Puta y El Diablo» y asintiendo ante la idea de que esta banda que en su día supuso un reto musical para tantos, se ha convertido en una leyenda nacional. Guste o no guste: HAMLET se han ganado un merecidísimo primer lugar dentro de la historía contemporanea de la música rock española.

Hay bandas que no necesitan alterar ni un ápice de su sonido para fluir con naturalidad dentro de sus espectativas, pero HAMLET no son el caso; nunca lo han sido. En su catálogo hay variedad y calidad a partes iguales. Muchos dicen ser del «Insomio», otros muchos de «El Inferno». Hay incluso quienes gustan solo de sus dos primeros trabajos, y recientemente he podido conocer a otros tantos que se han identificado con la última etapa del grupo con «Syberia» y «Pura Vida». Y luego en mayoría estamos los que, con nuestros más y nuestros menos, nos sentimos afines a todo lo que ha hecho la banda hasta la fecha.

En mi caso diré que «Syberia» y «Pura Vida», sin llegar a desagradarme en absoluto, no me parecen lo más destacable de la carrera de HAMLET. De hecho, tenía la sensación de que el grupo estaba empezando a decaer ligeramente, pero mis espectativas no dejan de ser altas cuando la banda se dispone a sacar nuevo disco: esa sensación agridulce de «¿que harán esta vez?» nunca falta. Y con «La Puta y El Diablo» no ha sido distinto. Y la dicha sensación agridulce se ha resuelto de la mejor manera posible en esta ocasión.

«La Puta y El Diablo» es el disco más redondo, lógico y acertado que HAMLET podían sacar dentro del contexto y las circunstancias que los envuelven a ellos, a sus seguidores y al panorama musical actual. Distinto a todo lo que han hecho, pero al mismo tiempo 100% marca de la casa. Un disco que aporta novedad y eleva el concepto de HAMLET a otro nivel y en definitiva, todo un ejercicio de asertividad que deja bien claro como se debe hacer un disco innovador y fresco sin perderse por el camino, añadiendo los ingredientes en su justísima medida para que el resultado roce la perfección, como es el caso que nos ocupa.

Lo primero que os diría a quienes aun no hayáis escuchado el disco es que, de primeras, os vais a encontrar cara a cara con unos HAMLET monstruosos, demoledores y eléctricos rapartiendo caña a diestro y siniestro. Los HAMLET más contundentes y directos que hayáis imaginado. Algo que supongo que apunta directamente a la entrada de Alberto, el nuevo acompañante de nuestro querido Luis Tarraga a las seis cuerdas. Y hablando de guitarras, la primera observación positiva de «La Puta y El Diablo» es que es el disco de HAMLET más elaborado, completo, progresivo – habéis leido bien – y rico en lo que se refiere a composición instrumental. Musicalmente el album está muy por encima de todo lo que habían hecho hasta la fecha. Algo que queda patente desde el corte que abre el cd, «El Hábil Reino del Desconcierto». Un tema de seis minutos que pasados los tres y medio se convierte en una absoluta locura (¡vaya baterías!); una demostración de lo que pueden hacer HAMLET en el S.XXI. Y el disco solo acaba de empezar…

Otro aspecto interesante de «La Puta y El Diablo», por supuesto, es el hecho de poder abordar de manera individual cada uno de los temas que dan forma al disco. Como siempre ha sido y deber ser en los discos buenos de verdad, va a haber diversidad de opiniones a la hora de seleccionar los temas de cada uno, y al mismo tiempo, casi con total seguridad, hay algunos concretos que van a calar en todos nosotros: me refiero a «Siete Historias Diferentes» que redundando en el título no va a dejar a nadie indiferente con un riff muy especial que la hace única y la convierte en uno de los temas más melódicos que HAMLET han compuesto. «No Habrá Final» luce un desarrollo instrumental sorprendente que raya a un nivel altísimo y que nuevamente sirve como ejemplo de lo que son HAMLET hoy en día: una banda capaz de sorprender y superarse a sí misma dando rienda suelta a una creatividad con la que solo se nace. «Escupe Tu Vanidad» retoma más que nunca a aquella banda que plasmaba influencias de PANTERA en sus primeros trabajos, pero interpretada con la maestría que brinda el paso de más de una década adquiriendo tablas. Crudeza y viscelaridad por los cuatro costados que cogen más color en el corte que le sigue, «Si No Tú Quién», un tema con un estribillo muy logrado en el que Molly lleva el registro de su voz hasta el límite. Seguro que a más de uno os sorprende.

«El Traje Del Muerto», «Revolución» y en especial «La Tentación» también son grandes temas que reafirman como el grupo ha conseguido reinventar su vieja escuela para dar a luz a un estilo que ahora lucen en todo su esplendor. En realidad «La Puta y El Diablo» es un disco de esos que cuanto más se escucha más gusta, y todos los temas que lo configuran merecen la pena. Nada de relleno. Ayer no podía dejar de escuchar «Siete Historias Diferentes» y hoy me he enganchado a la pista que cierra el disco, «Sacrificio», que comienza siendo un cañonazo y se resuelve con una parte atmosférica de más de cuatro minutos que hace las veces de despedida Y hablando de la duración de los temas, es sorprendente ver como HAMLET han conseguido algo que muchos intentan y no logran: más de la mitad superan los 5:00 minutos sin llegar a hacerse largos o aburridos. Además, como he mencionado al principio, en todos ellos hay algo más; posiblemente la influencia de la sangre joven de esta «nueva» banda que en este disco se nos presentan como unos SUPER HAMLET más sólidos y compactos que nunca.

Las letras, como era de esperar, vuelven a ser un sobresaliente y captan la atención del oyente en todo momento. A lo largo de los 10 temas se suceden un sin fin de declaraciones de principios, verdades como puños y sentimientos tan reales como la vida misma. Y para terminar, es obligatorio hacer referencia a otro de los aspectos más destacables del album: La voz de J. Molly, quien se nota que se ha dejado los cuernos y ha conseguido plasmar un trabajo vocal IMPRESIONANTE en este disco, superandose a si mismo.

En definitiva: da gusto ver que un grupo como HAMLET son capaces de sorprender tan gratamente después de tantos años en la brecha. Han trabajado muy duro (a lo largo de todo el LP se respira esfuerzo y muchísimas ganas) para conseguir que «La Puta y El Diablo» sea una evolución de la banda totalmente lógica y comprensible, un disco que muchos sabíamos que HAMLET sacarían antes o después. Y ahora ya está aquí. Tres redactores de esta web coincidimos en que es un puto discazo, así que si os gusta el grupo no os lo penséis y haceros con este trabajo porque os va a encantar. Si no os gustan HAMLET, quizá sea el momento de darles una oportunidad. En cuanto le deis al play os encontraréis inmersos en un universo de agresividad sonora que querréis visitar una y otra vez. Si tengo que sacarle un «pero» al LP, solo diría que aunque Molly esté fantástico al micro, personalmente me hubiera gustado escuchar sus registros limpios en alguna que otra parte puntual del disco.

Todo parece muy bonito, pero así es en realidad. HAMLET han luchado muchísmo a pesar de que siempre les han puesto las cosas dificiles. Le pese a quien le pese, con «La Puta y El Diablo», aquella banda que en su momento muchos consideraron un «experimento» se ha ganado aun más el derecho a ser reconocida como una de las mejores de la historia del rock español. No sabemos que deparará el futuro, pero hoy por hoy a HAMLET se les tiene que empezar a considerar como legendarios.

Lo que consigue este album está a años luz de casi todo lo que se escucha por aquí ultimamente; por eso, «La Puta Y El Diablo» es un producto nacional imprescindible que dificilmente será superado en este 2009.

Puntuación: 9’5

Autor: J.Vicente Albaladejo

<< volver a discos