HAMMERFALL – NO SACRIFICE, NO VICTORY

Crítica

En mis manos se encuentra el esperado nuevo trabajo de Cans, Dronjack y compañía: “No sacrifice, no victory”. Empezaré hablando del envoltorio, ya que resulta una parte importante al adquirir el producto. En vuestra tienda de discos más cercana podéis encontrar dos ediciones disponibles: la digipack, con portada en 3D y formato desplegable, o la normal. Ambas incluyen el mismo contenido musical y se presentan con la habitual ilustración delTemplar, esta vez caracterizado como un ángel vengador entre las ruinas de unos edificios en llamas.

En cuanto a sonido se refiere, este nuevo trabajo no dista mucho del anterior “Threshold”. Cuenta con una producción impecable a cargo de Charlie Bauerfeind, quién ya se ha convertido en un habitual entre la discografía de HAMMERFALL. Las composiciones serán más de lo mismo para quienes no simpaticen con la fórmula musical que caracteriza a los suecos. Por el contrario, aquellos que se consideren seguidores del grupo podrán observar que “No sacrifice, no victory” aporta bastantes matices novedosos que lo alejan de convertirse en un clon de “Threshold”.

El single escogido para presentar el disco es el mismo que lo abre. Se trata de “Any means necessary”, un tema 100% HAMMERFALL contundente y pegadizo. Debo decir que el estribillo no fluye como en otras ocasiones, con eso quiero dar a entender que suena un tanto extraño a los oídos, quizás se debe a la continua repetición de las palabras means y necessary.

Si yo hubiera tenido que elegir un single, sin ninguna duda escogería “Legion”, el corte número cuatro. Esta canción es la que mejor fructifica en la primera escucha, ya sea por esa intro gutural a lo “Knights of the 21st Century”, por el doble bombo veloz y las guitarras dobladas a lo “Legacy of Kings” o por el magnífico puente entre solos a base de riffs galopantes. Todo ello hace que la estés tarareando sin descanso, una vez apagado el reproductor.

“Life is now” puede que sea el tema más melódico de “No sacrifice, no victory”, no por ello deja de ser pegadizo, más bien al contrario. Una vez lo escuchas, no puedes sacar de tu mente las palabras: Never give up, never give in. “Punish and enslave” podría ser el “Let the hammer Fall” del 2009, con eso esta todo dicho; coros excelentes, guitarras cortantes y la esencia HAMMERFALL.

La canción que precede a “Legion”, es una auténtica novedad en cuanto a sonido, se titula “Between two worlds”. Se presenta en forma de intro, elaborada con órgano de iglesia e interpretada por Jens Johansson (STRATOVARIUS), que le da un aire fúnebre. Las guitarras acústicas están presentes durante todo el tema, aportando un tono muy intimista a la composición.

“Hallowed be my name”, es un medio tiempo realmente heavy a lo “Stone cold” del primer disco “Glory to the brave”, que da paso a la instrumental “Something for the ages”, un tema muy Malmsteeniano que además cuenta con el solo de Jens a las teclas. No tiene desperdicio.
La que da nombre al disco “No sacrifice, no victory” se encuentra muy en la línea de temas como “Hearts on fire”, también está elaborada con la receta HAMMERFALL, con una particularidad: no os perdáis los gorgorítos de Mr.Cans a las voces.

Puede que “Bring the hammer Down” sea la que pasa más desapercibida, si más no sirve para que podamos escuchar un buen solo del bajista Fredrik Larsson. “One of a kind” vuelve a transportarnos hacia el pasado, recuerda mucho a temas como “The dragon lies bleeding”. La voz de Joacim se presenta agudísima durante gran parte de la canción, demostrando la variedad de registros que es capaz de alcanzar.

Para cerrar el redondo, no se les ocurre otra cosa que hacer la versión del “My Sharona”. Ese tema que todos conocemos pero no sabemos que grupo fue el que la inmortalizó. Pues bien, se trata de THE KNACK y es todo un placer escuchar su canción revestida de auténtico heavy-metal para la ocasión. ¿Habrá sido idea del nuevo guitarrista, Pontus Norgren? Sin duda, “My Sharona” encajaría a la perfección con su anterior banda: THE POODLES.

Esto es lo que da de sí el nuevo trabajo de HAMMERFALL, la escucha resulta muy entretenida y amena. Como habréis podido observar durante la crítica, “No sacrifice, no victory” aporta muchas similitudes compositivas en relación a sus dos trabajos iniciales. Desconozco si esta vuelta a los orígenes ha sido intencionada o no, de lo que no hay duda es que los suecos se han vuelto ha superar. Nos encontramos ante un gran, y muy recomendable, trabajo discográfico.

TRACKLIST:

– Any means necessary
– Life is now
– Punish and enslave
– Legion
– Between two worlds
– Hallowed be my name
– Something for the ages
– No sacrifice, no victory
– Bring the hammer down
– One of a kind
– My Sharona

Puntuación: 9,5

Autor: Ivan Allué

<< volver a discos