HEONIA – WINSOME SCAR

Crítica

Desde la localidad francesa de Lille nos llega el primer trabajo autoproducido del sexteto HEONIA, quienes nos sorprenden con un completo disco al que han dado el título de “Winsome Scar” y que procuraremos desgranar a fondo a continuación.

La formación de HEONIA data de los primeros compases de 2006 y en todo momento el denominador común del progreso del grupo han sido la presencia de la melódica voz de Marieke y la exploradora guitarra de Thomas, quien no se conforma, como veremos más adelante, con seguir determinados cánones estructurales en su forma de componer e interpretar, sino que siempre se encuentra buscando nuevas formas de llevar su metal melódico y gótico hacia un estado más progresivo y oscuro, aptitudes que se convertirán en fundamentales para comprender la propuesta de los franceses.

Por lo que podemos encontrarnos en nuestras escuchas de “Winsome Scar”, unas escuchas que se hacen densas y complicadas en nuestros primeros estadios de comprensión del mundo de HEONIA, los aspectos más importantes de su música son sus estructuras lineales en el cómputo global, dotadas en su desarrollo de multitud de cambios y detalles, de diferentes estados emocionales sobre una misma sensación agónica aportada por la constante voz melancólica y triste de Marieke, quien despliega un timbre de voz cálido a la par que etéreo y profundo. Otros aspectos destacados de los franceses son el subrayado musical que pretenden crear con los guturales de su teclista Damien, siempre sin encontrar ningún tipo de protagonismo, sino en la mayoría de las ocasiones como el contrapunto de base sobre el que se reivindica la presencia de la vocalista de la banda (sin duda un ejemplo perfecto lo tenemos en la extensa y oscura “Requiem for the night”). De la misma forma debemos decir que ninguno de los instrumentistas del grupo son nada mancos, y el metal melódico progresivo es la seña de identidad del bajo de Christophe o los cambiantes ritmos de batería que aporta Rudix en nuestra escucha, que varían desde los temas más lentos y progresivos como “Desire”, a una mayor rapidez interpretativa en la dramática “Fears”, uno de los temas más intensos de un disco protagonizado, principalmente, por el desasosiego, por la sensación agónica de todos y cada uno de sus temas, de letras que exploran el lado más melancólico y desesperado de nuestros pensamientos cotidianos, de ritmos que se aceleran para detenerse ante la voz de Marieke, que vuelve una y otra vez empeñada en crear una especie de halo de angustia en su forma de interpretar, consiguiendo al mismo tiempo que nos agarremos a la luminosidad de su tono, de su inocencia.

Pasamos de la mayor de las intimidades y el protagonismo del piano a guitarras que golpean desgarradoramente y le abren paso a los rugidos guturales, puntuales, muy medidos, en cortes tan sentimentales como “Broken Toys” o la intensa y melódica “Loneliness”, mientras que nuestro viaje se hace mucho más variado y denso, mucho más progresivo, si nos dejamos llevar a través de cortes tan largos como “Mirror of Life” o “To Die in silence”, sin duda alguna dos de los cortes más destacados del álbum en lo que a despliegue compositivo se refiere, aunque, de nuevo, cometiendo el error de presentarse muy dispersos, sin centrar la atención nada más que en la melancolía y la oscuridad, variando y cambiando pero sin presentar momentos estelares que nos centren la atención, algo que, dada su longitud, conlleva cierto riesgo de pérdida de atención.

En definitiva, nos encontramos ante un trabajo que se encuentra destinado y definido totalmente hacia los amantes de los sonidos de corte ciertamente doom dentro del metal gótico elaborado y técnico. Un trabajo lleno de virtudes técnicas que pierde puntuación si lo valoramos dentro del global de una primera impresión, puesto que cuesta mucho adaptarse a ellos incluso si estás acostumbrado a combinaciones como Within Temptation, Tiamat o The Gathering, todo ello combinado con determinadas referencias del progresivo de otros como Stream of Passion o similares. Es, por tanto, un interesante trabajo que corre el riesgo de pasar desapercibido, dada su dificultad y su limitación en lo que a público objetivo se refiere. Si estás dentro de éste, HEONIA se merecen, al menos, unas cuantas de escuchas de este “Winsome Scar”.

HEONIA son:

Cedric – Guitarra rítmica
Christophe – Bajo
Damien – Teclados y Guturales
Marieke – Voz
Thomas – Guitarra solista
Rudix – Batería

TRACKLIST:

01- The Chase
02- Requiem for the night
03- Desire
04- Fears
05- A World is collapsing
06- Broken toys
07- The awakening
08- Despair
09- Mirror of life
10- To die in silence
11- Loneliness

Puntuación: 7

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos