HORRID – THE FINAL MASSACRE

Crítica

Desde Lombardía, nos llega el tercer trabajo de los death metaleros HORRID, una banda con más de veinte años a sus espaldas haciendo lo que mejor saben hacer; puro death metal de un corte sueco old school, incapaz de dejar a nadie indiferente.

En esta ocasión, los italianos nos ofrecen en esta ocasión, un plástico titulado “The Final Massacre”, en el cual se integran diez temas de profundo desarrollo y claramente ambientados en una atmósfera de guerra y satanismo.
Todas las composiciones muestran un largo tiempo de maduración, desde los primeros compases dejan clara esa ambientación de la que hablo, luciendo voces de profundo gutural y una oscuridad que va a enmascarar todo el trabajo, haciéndolo bastante continuo y por lo tanto bien elaborado.

La obra se abre con una introducción que nos introduce en el fragor de la batalla y aparece anexionada al primer corte titulado “Land of No Return”, que me ha parecido una verdadera pasada, sobre todo esas partes finales mucho más melódicas donde los riffs de guitarra adquieren otra dimensión y son tratados más cuidadosamente. De cualquier forma tratándose de death metal, está claro que el inicio se abre de manera contundente, si bien los primeros compases quedan un tanto desligados, aunque mantengan esa agresividad de la que hacen gala en todo el plástico.

Pasamos a “Denied Life”, dando una vuelta de tuerca a esa potencia de percusión, mantienen una clara visión de lo que pretenden transmitir y de vislumbran motivos de otras bandas como sus paisanos Necrodeath, los holandeses Altar, o los americanos Master. Los cambios de ritmo están bastante bien pensados, con esas afiladas guitarras que acompañan la brutalidad del corte.

“Church of Agony” es uno de los temas que se espera encontrar dentro de un disco por parte de esta formación, la temática habla por sí sola. Gran acompañamiento de batería que propone algunas secuencias bastante interesantes y una velocidad muy efectiva, que decrece en los momentos exactos. Si atendemos a la parte central del largo corte podemos encontrar unas guitarras, que melódicamente están hablando del propio tema, es complicado de explicar con palabras, es mucho mejor escuchar la canción para comprender el sentimiento. Prestar atención al solo de guitarra final, que parece desmarcarse un poco de la obra, con un sonido bastante limpio que puede llegar a impresionar a algunos (dentro de este contexto, por supuesto).

Llegamos a un tema homónimo a la formación; “Horrid 666”, con unas guitarras que me han sonado bastante a transistor, petardean mucho creando un efecto sumamente elegante y escuchamos algunos tonos vocales mucho más ahogados, propios de la mismísima ultratumba, con algunos toques más cercanos al grindcore que al propio death metal. En definitiva es un tema de mucha energía, con riffs que se retroalimentan y una gran fortaleza explicada con otros medios diferentes del resto de la obra.

Una introducción bastante dilatada para ambientar el siguiente tema, abre “Understood God”, una canción que vuelve a ese death metal más clásico con guitarras de mucha velocidad y un gusto por remarcar la rítmica vocal, mucho más acentuado. Es de las canciones que más he disfrutado del trabajo, ya que vuelven a salirse un poco con lo que proponen, aunque sin romper el esquema del disco, ya que las formas que emplean en algunas partes pueden resultar demasiado sorprendentes a la hora de entender la canción, aunque a mí me parezca sorprendente la manera de efectuarlas.

El tema más largo de la nueva obra se llama “The Prophecy” y en mi opinión es de lo mejor del disco, su introducción anima a escucharlo y rápidamente, la potencia de la canción estalla como una bomba sónica de enfatizados ritmos, sin duda alguna es uno de los temas del disco que piden sangre y que muestran otra forma diferente de ligar la simbiosis guitarra-batería. Si atendemos a la parte central del corte, no podemos dejar de enfatizar los juegos de guitarra con un carácter melódico que viene y va en toda la canción, pero en esta parte queda acentuada.

Y del más largo, pasamos a uno de los más cortos; un “Is God Worthy of You” en el que proponen una introducción a través de una voz que suena mucho más de criatura que humana. Es otro de los temas rápidos de la obra, en el que se enfatiza la importancia de la lírica mucho más que el juego instrumental, de hecho esta será la encargada de ralentizar el tema, no como ocurre en el resto de composiciones.

“Blasphemic Creatures” aparece con una desconcertante intro que no me ha gustado demasiado, repetitiva y sin mucho que aportar, creo que el tema realmente debería haber empezado con esos afilados y disimulados riffs de guitarra que desembocan en un profundo gutural, de cualquier forma el resto de la composición avanza, entre estrofas proporcionando diversos giros al tema, muy interesantes.

Sin salirnos de la atmósfera de oscuridad de la que he hablado en las primeras líneas, aparece un corte titulado “Winds of Procreation”, sin duda alguna de lo más curioso del disco, esa intro cavernosa, con esa criatura de fondo de la que he hablado antes, son suficientes para iniciar una canción en la que vuelven a ese sonido más de transistor, formas algo menos “cuidadas”, aunque muy bien pensadas, para crear de nuevo esa atmósfera infernal, que tanto le pega a otras bandas más cercanas al black metal que al propio death… Será uno de los temas más “pesados” de la obra, en el buen sentido de la palabra.

El redondo, se cierra a través de “Kissin The Rotting Cross”, una canción bastante desconcertante que parece descomponerse en los primeros instantes, siguen en la tónica del corte anterior, con este recurso tan práctico de enfatizar las líneas vocales y terminar de vez en cuando con guturales que se prolongan, dando mayor sensación de ferocidad.

Como conclusión, un disco muy recomendable para todos los amantes del death metal old school en estado puro, sin muchas florituras pero contundente, que es de lo que al final se trata. No es que vayan a presentarnos nada nuevo, pero está claro que lo que hacen estos chicos, lo saben hacer muy bien. A la espera estoy de poder ver la descarga de este trabajo en directo.

HORRID son:
Max: Bajo
Belphagor: Guitarra

Puntuación: 7

Discográfica: Black Tears

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos