HYDE XXI – PSEOUDOINVOLUCIÓN

Crítica

HYDE XXI es una banda llegada desde Mallorca que practica un Steampunk Metal Progresivo muy currado. La banda se formó en 2009, de la evolución de MR. HYDE, para hacer una música progresiva de mucha complejidad, cargada de matices y con una continua búsqueda de personalidad dentro de la escena progresiva. Desde entonces han editado ya tres álbumes, el último de los cuales, “Pseudoinvolución” es el que vamos a comentar seguidamente.
En “Pseudoinvolución”, grabado en los mallorquines Psychosomatic Recording Studios y financiado gracias a la fórmula del crowfunding, encontramos la evolución natural del sonido de su anterior disco, “Experimentar de pie”, con la influencia de DREAM THEATER en algunos momentos, aunque también con una aportación propia muy clara que hace que el grupo tenga un sonido claramente reconocible.
El álbum arranca con “Realidad. Acto I”, un instrumental que funciona como intro del disco. Empieza con tranquilidad, con el bajo poco a poco ganando velocidad, para después arrancarse los demás instrumentos con una melodía muy reconocible. Este tema se enlaza con “Realidad. Acto II”, una canción de ritmo muy potente y machacón, con cambios de ritmo muy logrados, en los que además se alternan las partes cantadas con otras más bien recitadas. Es un tema cargado de matices, con el teclado dulcificando un tanto la aportación de los demás instrumentos, de sonido más agresivo.
La canción “Dictocracia” empieza con el discurso de la película “El gran dictador” de Charles Chaplin, por debajo del cual escuchamos como poco a poco los instrumentos van escuchándose cada vez más. Las guitarras realizan unas melodías muy reconocibles, que dan paso a un tema de letra crítica con la situación sociopolítica actual. Es una canción fácil de escuchar, pero que también tiene unos cambios de ritmo muy interesantes. Al terminar, volvemos a escuchar unas palabras del discurso con el que empieza.
Llegamos entonces a “Suburbe”, una canción que empieza con fuerza, con unas guitarras netamente metaleras que dan paso a un ritmo machacón sobre el que escuchamos la aportación de los teclados. Pronto, el tema se acelera, aunque predominan los ritmos densos y machacones, por encima de los cuales escuchamos la voz de David. El solo de guitarra es de los mejores del disco.
Con tranquilidad empieza “Vimana”, una canción en la que pronto empezamos a escuchar sonidos de influencia Tecno rápidamente ocultados por las guitarras, el bajo y la batería. Es un tema muy fácil de escuchar, tal vez el más accesible para quien no esté acostumbrado a estos sonidos, pero pese a eso, el trabajo instrumental está muy conseguido, y el estribillo es muy pegadizo.
También hay tranquilidad en el arranque de “Volver”, pero muy pronto el tema gana contundencia, aunque manteniéndose más bien como un medio tiempo. También es una canción muy fácil de escuchar, por su estribillo cargado de melodía, aunque también tiene muchos matices instrumentales, sobre todo en el trabajo de los guitarristas, aunque los teclados también suenan de forma muy conseguida.
Con cierta oscuridad empieza “Euforia”, canción en la que colabora Tolo Grimault, de METALIUM, haciendo un solo de guitarra. Es un tema tranquilo, en el que precisamente destacan las guitarras, por encima de las cuales escuchamos la voz de David, que canta con un gusto impecable. No obstante, llegados a la mitad del tema, a su estribillo, el tema gana cierta contundencia, aunque sin llegar a ser una canción cañera.
La siguiente canción es “Salvador”, cuya letra habla de Salvador Allende, Presidente de Chile que se suicidó el día 11 de septiembre de 1973 acosado por los militares golpistas mandados por Pinochet. La canción es una balada en la que los completos protagonistas con la voz y el piano, y está cargada de emotividad y de sentimiento, lo que la convierte en un tema muy diferente a los demás del disco. Está hecha con un gusto exquisito, lo que la convierte en una de las joyas del disco.
Con un riff claramente metalero y un ritmo rápido empieza “Traidor”, una canción cañera y contundente en su principio, que se vuelve más machacona cuando David empieza a cantar, que alterna las partes en las que canta con voz limpia con otras de mayor agresividad. En ella hay unos continuos cambios de ritmo muy estudiados, que enmarcan perfectamente una letra muy crítica.
Inventar” es el tema más largo del disco (más de ocho minutos), y empieza con el sonido del piano y la guitarra, que se suenan con suavidad, para muy poco a poco dar paso a un ritmo optimista en el que los demás instrumentos tienen mucho peso. Cuando entra la voz, lo hace con mucha tranquilidad para ir ganando fuerza paulatinamente. En una canción tan larga, es lógico que los cambios de ritmo sean continuos y podamos apreciar una gran cantidad de matices.
El disco termina con “Arcturus”, un instrumental muy logrado, en el que podemos apreciar que es un tema cargado de matices, en el que todos los músicos saben muy bien como hacer que sus diferentes instrumentos encajen entre sí para dar lugar a una composición llena de detalles y con unos cambios de ritmo muy conseguidos que hacen que vayamos de las partes más densas a otras más rápidas. En un momento dado, “reciclan” el riff de guitarra de “Realidad. Acto I”, esta vez interpretándolo con el piano, lo que da al disco un cierto carácter de obra cíclica.
Como vemos, HYDE XXI, han sabido crear una obra muy completa y cargada de matices, que encantará a los amantes de los sonidos progresivos, pero en la que además escuchamos canciones más fáciles de escuchar que gustarán a un público mucho más amplio.
No dejéis de escucharlo.

HYDE XXI son:

David Arbona: Voz y guitarra.

Toni Recio: Guitarra y coros.

Biel Recio: Bajo.

Tomeu Crespí: Batería.

Sebastià Pujol: Teclados y sintetizadores.

Track list:

1- Realidad. Acto I.

2- Realidad. Acto II.

3- Dictocracia.

4- Suburbe.

5- Vimana.

6- Volver.

7- Euforia.

8- Salvador.

9- Traidor.

10- Inventar.

11- Arcturus.

Discográfica: Autoeditado.
Puntuación: 7/10
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos