ILL NIÑO – ENIGMA

Crítica

Desde sus comienzos a principios de 2000 ya llamaron la atención de bastante gente. Su EP de debut y su primer disco, “Revolution/Revolución”, presentaban un sonido fácilmente encuadrable dentro del Nu-Metal y con una influencia más que clara de Spineshank. Para algunos Spineshank pueden no ser un grupo muy conocido, pero si digo que se trata de una sencilla fusión de Korn y Static-X seguro que os hacéis una idea. Lo que hacía de Ill Niño un grupo especial era el uso que hicieron de ritmos latinos. Esta fusión con los ritmos típicos y los sonidos del folklore sudamericano es una seña de identidad del grupo, así como sus letras escritas en inglés y castellano.

Aunque estos dos primeros trabajos no aportaban nada realmente interesante más allá de lo anecdótico, su segundo disco, “Confessions”, comenzó una evolución sonora que los alejaba, en este disco de forma ligera, del Nu-Metal básico de Spineshank hacia terrenos menos explorados. Con su siguiente album, “One Nation Underground”, Ill Niño avanzaron aún más en su sonido.

Tres años después llega su nuevo album, “Enigma”, que, en comparación con “Revolution/Revolución” parece hecho por un grupo totalmente distinto. El disco ha abandonado todos los clichés del Nu-Metal y recoge en sus temas elementos post-thrash, elementos hardcore, elementos progresivos…se trata de un viaje musical por distintos estilos, todo ello aderezado con sus ya típicos ritmos latinos y la interesante mezcla de lenguas en sus letras.

“The Aliby Of The Tyrants” es el comienzo de un trayecto por un disco no apto para todos los públicos en el que vamos a encontrar solos impresionantes, cambios de ritmo impensables y estructuras casi imposibles. No es un disco que pueda encuadrarse en un estilo. En el sonido de “Enigma” vamos a encontrar toda la diversidad que el más exigente de los fans pueda pedir. Con cortes como “Pieces Of The Sun” y “Finger Painting (With The Enemy)” el grupo nos muestra su lado más extremo entregándonos riffs potentes y voces agresivas junto a estructuras complicadas incluso en los grupos más netamente progresivos. El uso de los elementos latinos y la mezcla de voces limpias y de tesituras extremas ofrece un dinamismo que sorprende desde las primeras escuchas.

Las influencias de Ill Niño en este disco son difíciles de nombrar, Spineshank quedan ocultos en las profundidades de su sonido, reducidos a una ligera reminiscencia y entre líneas se pueden atisbar las sombras de Meshuggah y Opeth. “March Againts Me” nos enseña otra cara del grupo distinta de la que vimos en los tres temas anteriores. La producción y los arreglos del disco son perfectos y n o hacen sino potenciar las virtudes de una formación que, de seguir en esta línea, nos dará muchas alegrías en el futuro.

Aunque mucho menos importante, también es posible distinguir una ligera influencia de Haggard en su sonido. Esta influencia se hace más palpable cuando nos ofrecen partes en las que el peso de los sonidos latinos, más clásicos, es mayor y se deja ver en la forma de componer las melodías y las estructuras, en las que el compositor clásico Debussy es, al igual que Haggard, una influencia notable. “Compulsión Of Virus And Fever”, “Formal Obsession” y “Hot Summer’s Tragedy” continúan un viaje que se vuelve más interesante y profundo según avanza el disco. La mezcla de ritmos, los cambios, el uso de los distintos riffs, todos los elementos de Ill Niño tejen una maraña musical de primera calidad que mantiene de forma sublime la atención del oyente avezado y acostumbrado a discos difíciles. Como decía al principio, no es un disco apto para todos los públicos, pues precisa de bastantes escuchas incluso entre los más metidos en sonidos progresivos y extremos. No obstante, cualquier buen amante de la música que esté dispuesto a hacer un pequeño esfuerzo por comprender este disco, disfrutara de el con total seguridad.

El disco deja algunas piezas interesantes hacia el final como “Guerrilla Carnival”, “2012” o “Estoy Perdido”, para finalizar con “De Sangre Hermosa”. El único comentario que haré es la reiteración de que se trata de un gran disco, que merece la pena escuchar con detenimiento, profundizar en el, saborearlo. Un trabajo sobresaliente de un grupo que está yendo a más con los años y que, esperanzadamente, nos dará muchas alegrías en el futuro.

Puntuación: 10

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos