KARYN CRISIS’ GOSPEL OF THE WITCHES – SALEM’S WOUNDS

Crítica

Karyn Crisis es el nombre de una cantante que ha revolucionado el Metal Extremo con su calidad vocal, su originalidad y, sobre todo, su capacidad para combinar voces agresivas y guturales con otras limpias y casi angelicales. Después de dar por finalizada la actividad de su propia banda, CRISIS, en 2006, se concentra en otras formas de expresión artística, hasta que en 2009 conoce en la Toscana a Davide Tiso, de EPHEL DUATH, uniéndose a su banda y colaborando en sus últimos lanzamientos. Tras la disolución de EPHEL DUATH empiezan a tocar y a componer juntos buscando un sonido propio, influidos, según cuentan, por el fantasma de una bruja, Aradia (¡!). Después de irse a los Estados Unidos, deciden crear una banda con la que dar forma a una música con la que hablan de magia, leyes naturales y la búsqueda de la conexión espiritual. Surge así KARYN CRISIS’ GOSPEL OF THE WITCHES, un proyecto con el que realizan una música que definen como Occult Metal, una música cargada de oscuridad y de atmósferas misteriosas y casi aterradoras, y que cristaliza en “Salem’s wounds”, su primer álbum. Además, para este lanzamiento han reclutado a Ross Dolan, de IMMOLATION, a Mike Hill, de TOMBS y a Charlie Schmid, de VAURA, que colaboraron en la grabación y forman parte también de la “alineación” del grupo para los conciertos.
En “Salem’s wounds” encontramos trece temas muy complejos y llenos de matices, pero en los que destaca, sobre todo, la voluntad de crear una música alejada de cualquier etiqueta convencional dentro del Metal, hasta dar lugar a un sonido muy particular, que identificaremos desde el primer momento, y que, sobre todo, no nos dejará indiferentes.
El disco arranca con “Omphalos”, un brevísimo tema que funciona a modo de intro, con unos sonidos muy oscuros en su arranque, que nos introducen en la atmósfera oscura y opresiva del disco. La voz de Karyn va poco a poco guiándonos, acompañada en algunos momentos por la voz gutural de Ross Dolan, y otras veces siendo ella misma la que grita de manera salvaje.

Karyn Crisis foto

Continuamos con “The alchemist”, una canción que empieza suavemente, de manera muy oscura, con una oscuridad que se mantiene durante toda la canción. Las voces de Karyn y Ross se combinan para crear un sonido cargado de agresividad, que no dejará a nadie indiferente. Las melodías de la guitarra son repetitivas e hipnóticas en algunos momentos, contrastando con los cambios de ritmo que hay en otros momentos.
Ancient ways” empieza de manera más fácil de escuchar, casi convencional, pero manteniendo la densidad y la oscuridad en sus primeros compases. Después es una canción en la que Karyn canta alternando los registros más limpios con otros desgarrados de manera sorprendente. Los contrastes de las voces son lo más destacable de esta canción, ya que ella pasa de cantar como un ángel a hacerlo como un demonio. Impresionante.
Con un riff muy reconocible empieza la canción con la que nos hablan de la bruja que les habría ayudado a crear esta música, “Aradia”. Es un tema potente y rápido, que se desarrolla con mucha fluidez y en el que de nuevo la voz y las guitarras hipnóticas vuelven a ser lo más llamativo.
Con mucha oscuridad empieza “Mother”, una de las canciones que más se recuerdan en la primera escucha. Se trata de un tema que empieza con un ritmo muy denso, y poco a poco va ganando agresividad. Los cambios de ritmo sirven para ir destacando las diferentes partes del tema, algunas muy oscuras y agresivas, en las que los coros guturales de Ross introducen unos matices casi terroríficos.
Como contrapunto a la canción anterior llega “Father”, una canción que empieza de manera muy oscura, y de hecho, es la canción más oscura y misteriosa del disco, de manera que parece casi una invocación sacrílega, con su letra repetitiva, casi como un salmo. Precisamente esa repetición de los versos de la letra, unida a su oscuridad, hace que sea una de las canciones que se quedan sonando en la cabeza desde la primera escucha.
Goddess of light” empieza con tranquilidad, con solo la batería marcando un ritmo muy pausado, aunque muy pronto empezamos a escuchar la guitarra y la voz en un tema muy sencillo y fácil de escuchar. Es, sin duda, el tema más asequible del disco, en el que Karyn canta con una voz muy agradable, y ella y sus compañeros nos demuestran su versatilidad. Este tema sirve de punto de inflexión hacia la parte menos agresiva del disco.

Karyn Crisis

Con un ritmo muy pegadizo y casi de influencia jazzística empieza “Howl at the moon”, una canción que rápidamente se desarrolla de forma muy densa, con un sonido oscuro y agresivo, aunque sin llegar a los niveles de locura sonora que escuchamos anteriormente. Su estribillo es repetitivo y pegadizo.
Con la guitarra de Davide sonando de manera oscura y repetitiva empieza “Pillars”, una canción de desarrollo muy fácil de escuchar. En ella podemos apreciar la manera en que se combinan las voces limpias y las guturales para remarcar las diferentes partes del tema. Sin embargo, no es una canción especialmente destacable.
The secret” empieza con oscuridad, creando una atmósfera opresiva y misteriosa, en la que los instrumentos electrónicos aportan unos matices muy especiales. La voz se limita a unos susurros misteriosos que nos van llevando hasta un estribillo muy pegadizo y fácil de escuchar, probablemente el más llamativo del disco, sobre todo por el hecho de que contrasta con los demás del álbum.
La canción que da título al disco empieza con oscuridad, con Karyn repitiendo un verso varias veces antes de empezar a cantar. Es una canción tranquila y fácil de escuchar, aunque oscura, repetitiva y un tanto tenebrosa. En cierto momento, el tema se acelera, introduciendo unos coros muy agresivos.
Con cierta potencia empieza “The sword + the stone”, un tema denso y en el que Karyn alterna voces limpias y agresivas, a veces incluso en el mismo verso, con momentos en los que canta de manera angelical y otros muy guturales.
El álbum acaba con “The ascent”, una canción que empieza con oscuridad, para después desarrollarse de manera agresiva aunque bastante fácil de escuchar, alternando diferentes registros de voz. El sonido general del tema atrapa bastante bien las características de lo que hemos escuchado anteriormente, siendo un buen resumen del disco, aunque no quede a la altura de temas como “Father”. Después de terminar la canción, el disco sigue girando y, después de unos segundos de silencio, podemos escuchar una nueva canción, de sonido muy tranquilo y agradable, con Karyn cantando con voz limpia.
Como vemos, “Salem’s wounds” es un disco inclasificable, en el que Karyn Crisis, Davide Tiso y sus compañeros han creado una música que no dejará a nadie indiferente y que demuestra la versatilidad que tienen como compositores y como músicos.
Un disco que vale la pena escuchar.

Track list:

1- Omphalos.
2- The alchemist.
3- Ancient ways.
4- Aradia.
5- Mother.
6- Father.
7- Goddess of light.
8- Howl at the moon.
9- Pillars.
10- The secret.
11- Salem’s wounds.
12- The sword + The stone.
13- The ascent.

KARYN CRISIS’ GOSPEL OF THE WITCHES son:

En el disco:
Karyn Crisis: Voces e invocaciones.
Davide Tiso: Guitarras, bajo, sintetizadores, programaciones y coros en “Ancient ways”.
Charlie Schmid: Batería.
Ross Dolan: Coros en canciones 1-6, 8-9 y 11-13.
Mike Hill: Coros en las canciones 6 y 9.

En directo:
Karyn Crisis: Voces e invocaciones.
Davide Tiso: Guitarras.
Bob Vigna: Guitarras.
Mike Hill: Guitarras y voces.
Ross Dolan: Bajo y voces.
Charlie Schmid: Batería.

Discográfica: Century Media.
Puntuación: 7,5/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos