KNOCK OUT KAINE – HOUSE OF SINS

Crítica

Formados en 2005, KNOCK OUT KAINE son una banda de Hard Rock/Sleaze Rock procedente del Reino Unido que hacen una música muy influenciada por bandas míticas, especialmente estadounidenses como MOTLEY CRUE. En 2008 fueron galardonados por la revista Kerrang! por sus shows en directo, y desde entonces llevan dando caña, por ejemplo abriendo los conciertos de gente como STEVEN ADLER, WHERE ANGELS SUFFER (nueva banda de Chris Holmes, al que todos asociamos inmediatamente a W. A. S. P.) o STATUS QUO. Y este recién empezado año 2013 es el año en el que ha visto la luz House of sins, su primer disco.

“House of sins” es un álbum en el que se observa claramente el toque divertido a la vez que macarra que caracteriza a las bandas que más les gustan, y también la intención de reivindicar esos sonidos y recuperarlos para el siglo XXI.

El disco empieza con “The welcome”, una brevísima intro con una música que recuerda a la de un circo, que enlaza inmediatamente con la canción que da título al disco. Se trata de una canción de estructura muy clásica que rápidamente nos recuerda a bandas como MOTLEY CRUE. Es una canción sencilla pero muy efectiva, ideal para empezar los conciertos, con un estribillo muy pegadizo y un solo muy resultón. “Liquor up” es otro tema de estructura muy clásica, cuyo riff se nos quedará en la cabeza desde el primer momento. Es una canción con un estribillo fácil de recordar, aunque no está tan lograda como otras del disco.

Con unos sonidos densos empieza “Little Crystal”, que rápidamente gana potencia, con unos ritmos muy currados, especialmente en la batería. Es un tema duro, con un cierto toque chulesco, que gustará a los amantes de los sonidos más macarras. El solo está muy logrado y es de lo mejor del disco. “Set the night on fire”, la canción que sigue, es un tema que empieza como un medio tiempo que mantiene durante las estrofas un ritmo denso, aunque el estribillo es muy movido, igual que el solo. En conjunto, es una canción variada, que puede funcionar bien en los conciertos.

“Back street Romeo” empieza con el timbre de un teléfono y un ritmo de guitarra acústica muy sencillo. La canción se desarrolla como un medio tiempo muy efectivo, pegadizo y fácil de escuchar, aunque su estribillo ya es de más velocidad. Los solos, uno acústico y otro eléctrico, están muy logrados. Es un tema perfecto para relajar después de la caña de las canciones anteriores.

“Skinstar” es una canción que desde el principio ya nos remite a sonidos clásicos del Rock, con unos ritmos que no son muy originales, pero que resultan muy efectivos. Destaca especialmente el solo, no muy técnico pero que Jimmy interpreta con mucho feeling. Es otro tema sencillo pero muy logrado.

La balada del disco es “Coming home”, el tema más largo del disco. A pesar de ser una balada no es una canción empalagosa, y apetece escucharla con calma, disfrutando de sus matices, como los de su solo, en el que Jimmy demuestra que no hace falta tocar a velocidad de vértigo para transmitir algo. Es una canción fácil de escuchar que, por su suavidad, contrasta claramente con el sonido de otras canciones del álbum.

Con “Going down (she goes)” volvemos a los sonidos macarras. Es una canción pegadiza que se queda en la cabeza a la primera escucha, y que seguramente dará mucho juego en los conciertos, sobre todo por su estribillo. Su solo es otro de los mejores del disco.

“Time” es otro tema de estructura muy clásica en la que Dean se recrea cantando, introduciendo unos cambios en la voz que no son espectaculares, pero que contrastan con los de otras canciones. Es la canción en la que mejor se aprecian los detalles que introduce cada músico. Un ritmo de corte muy clásico sirve para iniciar “Somebody save me”, una canción sencilla pero muy lograda, con un estribillo muy potente que contrasta con las estrofas, más relajadas. Es otra canción que los fans van a disfrutar cantando en los conciertos.

“Moving on” es una canción que arranca con mucha suavidad, con Dean cantando sobre unos ritmos tranquilos. Después de cantar el estribillo por primera vez, la canción se desarrolla como un medio tiempo, que va poco a poco ganando potencia, aunque sin llegar a ser una canción cañera. El disco termina con una versión para la radio de “Coming home”, que han “recortado” para que dure poco menos de cuatro minutos y sea más fácil de pinchar en las emisoras de radio.

“House of sins” es, como vemos, un disco en el que KNOCK OUT KAINE hacen suyos los sonidos más clásicos del Hard Rock americano y los usan para crear unas canciones sencillas, alejadas de las florituras y no muy originales, pero directas y muy conseguidas, que gustarán mucho a todos los que somos aficionados a esta música. Los solos que se marca Jimmy, sin ser especialmente técnicos, están interpretados con mucho sentimiento, y la voz de Dean se adapta perfectamente a las exigencias de cada tema. No han inventado nada, pero lo que hacen lo hacen estupendamente bien.

KNOCK OUT KAINE son:

Dean Foxx: Voz.
Jimmy Bohemian: Guitarra.
Lee Byrne: Bajo.
Danny Krash: Batería.

TRACKLIST:

01- The welcome.
02- House of sins.
03- Liquor up.
04- LittleCrystal.
05- Set the night on fire.
06- Back StreetRomeo.
07- Skinstar.
08- Coming home.
09- Going down (she goes).
10- Time.
11- Somebody save me.
12- Moving on.
13- Coming home (Radio edit).

Puntuación: 7,5
Discográfica: DOTT Records
Autor: Pablo Folgueira

<< volver a discos