STRATOVARIUS – POLARIS

Crítica

Esta es una review que surge de la urgencia, pero entendida esta en su concepto más pasional y visceral. Se trata de un arranque de literatura provocado por un agolpamiento de sensaciones en el cerebro tras las repetidas escuchas de “Polaris” el nuevo disco de STRATOVARIUS. No hay premeditación en estas líneas, no hay análisis metódico y probablemente os encontréis con frases precipitadas y construidas desde el más puro arranque de emoción… pero todo ello tiene su motivación…

Mucho tiempo llevamos maltratados por idas y venidas, por peleas sin sentido y luchas de egos, los fans de este grupo referencia del power metal europeo durante la década de los 90. Son ya casi 6 años en los que STRATOVARIUS han sido más bien una caricatura de lo que deberían ser a tenor de lo realizado a lo largo de su historia. Los dichosos “Elements” marcaron el principio de un previsible fin que, valga la redundancia, parecía no tener final en el tiempo. Entre medias tuvimos un disco que más bien fue una terapia de saneamiento para los problemas mentales de un guitarrista tan excéntrico y problemático como genial e influyente. En “Stratovarius” había buenos temas, pero poco a poco estos fueron siendo enmascarados por una nueva etapa turbulenta que acabó con la ruptura total entre este y el resto de los miembros del grupo.

STRATOVARIUS intentó resurgir pero volvió a entrar en coma y su fundador encontró la salida repentina en su proyecto paralelo, REVOLUTION RENAISSANCE. Kotipelto y los suyos no estaban dispuestos a dejarse avasallar por la urgencia compositiva de Tolkki y su escapada hacia caminos de su propia cosecha. Contraatacaron, amenazaron con quedarse con todo lo que es STRATOVARIUS y casi nadie les creyó… ¿podía existir el grupo sin la mente de Tolkki? Daba igual lo que opinara la gente, dio lo mismo toda la cantidad de comentarios que Tolkki generara a través de la Web para desprestigiar sus intenciones… Con la inclusión de un nuevo y joven guitarrista, Matias Kupianen, se encerraron en el estudio a finales de 2008 y se afianzaron en la creencia de que nombres como Timo Kotipelto, Jörg Michael y Jens Johansson, tienen ya tanto de STRATOVARIUS como el propio Tolkki y sus composiciones. Y, en cierto modo ¿hay alguien capaz de negarles que no estén en lo cierto? Eso si, tenían que demostrarlo y dar rienda suelta a todas sus armas, volver a hacer brillar al grupo 9 años después de aquel gran “Infinite” sin una de sus estrellas más deslumbrantes, se mire como se mire.

Y nos plantamos en el presente, en un presente en el que finalmente las cosas han seguido el curso que tenían que seguir, no quedaba otra y Tolkki, por su parte, ya ha reunido a su ejército montando una nueva revolución sonora con nuevas armas y sangre fresca dispuesta a darlo todo… Tras 6 años de sucia batalla que ha salpicado barro a la cara de todos los fans, de escaramuzas traicioneras y puñaladas por la espalda nada honorables, todo queda olvidado cuando de verdad comienza la guerra. Una guerra a la que, desde ya, os invito a acercaros, a contemplar y a disfrutar, porque esta ya no mancha. Al contrario, exponeros a la metralla y estad predispuestos a recibir todos los daños colaterales posibles de esta nueva situación puesto que, tal y como se han desarrollado los acontecimientos y cuando músicos de este nivel dan lo mejor de si mismos, los únicos beneficiados pueden ser nuestros oídos.

Y a las pruebas me remito. REVOLUTION RENAISSANCE y su primer disco “Age Of Aquarius”, con la verdadera formación elegida a dedo por Tolkki, ha sido uno de los regalos más agradables de los comienzos de este 2009 y la respuesta por parte de Kotipelto, Michael y Johansson es una de las más inteligentes posibles. Apelar a la historia de esta banda, volver a las estructuras más añoradas por parte de los fans y hacerlo con maestría, temas enormes y unas interpretaciones simplemente exquisitas y poderosas. La estrella polar de este nuevo disco, de estos nuevos viejos conocidos STRATOVARIUS, se remonta a discos como “Visions”, “Destiny” y, sobre todo “Infinite”, del que adquiere prácticamente toda su estructura compositiva y distribución espacial de la misma sobre el plástico. Habrá quienes incluso la discutan y la consideren demasiado similar, falta de originalidad en ese aspecto pero, sin querer invalidar cualquier tipo de opinión, me parecería ciertamente hipócrita apelar a ese criterio cuando llevamos años abucheando muchas de las estructuras infumables de los tan denostados “Elements”.

“Polaris” es un disco perfecto, brillante y poderoso de principio a fin. Un disco que se basa en el granito de arena y en el trabajo de todo el quinteto por igual.

Lauri Porra se revela como un compositor digno de un grupo como STRATOVARIUS y suyas son cosas tan atractivas como la emocionante “Fallen Star” o la estelar “Forever is Today”, una composición genial y que ralla al nivel de un clásico de la talla de “Paradise”.

En esta línea tenemos el que debería ser el single de este disco “Higher we go”. Un tema muy marca de la casa con un estribillo magnífico, emocionante y con unas estructuras muy típicas de las creaciones de Kotipelto (quien se apoya constantemente, en términos compositivos, en la nueva guitarra de Matias Kupiainen).

Johansson, por su parte, hace de las suyas y aporta tres temas muy diferentes entre sí, pero evidentemente ambos muy fundamentados en su instrumento, el teclado. “Blind” es el tema más rápido de todo el disco, simple pero efectivo, con un estribillo muy pegadizo y con el que el teclista no se estrujó demasiado los sesos. Tras ella “Winter Skies” pone los pelos de punta, nos recorre la piel con una melodía familiar pero perfecta y sobrecogedora gracias a un Kotipelto totalmente entregado y a una sección intermedia de piano que lleva a este medio tiempo en clave de balada hacia los abismos, hacia la oscuridad melancólica para, cuando todo parece perdido, lanzar de nuevo una cuerda a la que las notas se agarran con delicadeza y vuelven a resurgir para poner el punto final de nuevo con el estribillo. Ese momento es una de las joyas de este disco. En cuanto a «King of Nothing» es un medio tiempo menos directo y más oscuro que las anteriormente comentadas. Es un tema que se paladea más en sucesivas escuchas que en un primer contacto.

¡Que simpleza y que clase destilan las notas de “Somehow Precious”! Otra de las baladas de este disco, descrita a la perfección por su título. Otra pieza especialmente dedicada para los amantes de la voz de Timo y con un estribillo que cautiva.

Solo echamos de menos las formas de Tolkki hacia el final del disco. “Emancipation Suite”, tema dividido en dos partes, es una gran composición por parte de Porra. Una labor dirigida a la parte más sinfónica, orquestal y épica de STRATOVARIUS pero que, en cierto modo, adolece de parecerse demasiado a aquel tema que acaba dando nombre al título de 2004 de los finlandeses, “Infinity”. En el fondo el corte respira devoción por el estilo que destilaba el grupo en sus años más gloriosos y parece el homenaje de un fan hacia aquella música. Por eso los violines y la cadencia acústica de la conclusiva “When Mountains Fall” están a la altura de la ya mítica “Forever”. Es puro STRATOVARIUS, como todo el disco, al igual que lo hace un tema quizás más novedoso como es el pegadizo “Deep Unknown”, la bandera de presentación de este “Polaris” que, a falta de comprobar como lo trata el tiempo, es innegable que tiene muchas armas para ser considerado uno de los mejores trabajos de la carrera de la banda.

Como fan acérrimo he de decir que este disco, sobre el que no tenía puestas muchas expectativas, me ha cautivado desde el principio. Considero a “Polaris” un trabajo magistral que pone sobre la mesa la capacidad de unos músicos que en los últimos tiempos habían sido ensombrecidos por la mano larga de Tolkki. Una mente atormentada que para recuperarse ha tenido que seguir su propio camino, apartarse y con ello ver como su hijo predilecto de siempre se ha independizado para desafiarle, para competirle el trono en una guerra que promete ser encarnizada y, visto lo visto tras este delicioso álbum, una auténtica gozada para los fans. La música nos demuestra de nuevo que no es solo la suma de la aportación individual de varios músicos. Hay algo mágico en ella que la hace latir, vivir como un ente propio y apoderarse de la esencia de los músicos para servir a sus propios intereses. Es así como el corazón de STRATOVARIUS sigue latiendo en este 2009 tras haber sufrido dolorosas, importantes e incluso vitales amputaciones a lo largo de los últimos años. Tras tanto sufrimiento esta recompensa (que se corona con una edición de lujo en digipak tríptico, portada plateada y dos libretos barnizados) la tenemos más que merecida…

STRATOVARIUS son:

Timo Kotipelto: Voz
Jörg Michael: Batería
Jens Johansson: Teclados
Lauri Porra: Bajo
Matias Kupiainen: Guitarra

TRACKLIST:

01- Deep Unknown
02- Falling Star
03- King of Nothing
04- Blind
05- Winter Skies
06- Forever is Today
07- Higher We Go
08- Somehow Precious
09- Emancipation Suite: Part I – Dusk
10- Emancipation Suite: Part II – Dawn
11- When Mountains Fall
12- Deep Unknown (Mikko Raita Vinyl Mix)
Puntuación: 9

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos