KORZUS – DISCIPLINE OF HATE

Crítica

Si podemos hablar de un género dentro del metal, que esté bien arraigado en el sur de América, está claro que vamos a hacer referencia al thrash metal. En este caso nos vamos con una banda brasileña, llamada Korzus, que nos dejan un mortal plástico de diecisiete temas (aunque el primero sea una pequeña intro y los últimos cuatro, especial bonus…), al cual han bautizado con el nombre de “Discipline Of Hate”; claramente esperanzador y conciso desde el primer instante que miramos el redondo.

Tras casi veinte años de progresión, para la banda supone un punto más y un cierre de ciclo al tratarse de su quinto larga duración, tras más de un lustro de silencio. Un trabajo que muestra una ferocidad y unas ganas de guerra impresionante en cada uno de los casi tres cuartos de hora que dura la cosa… El sonido del trabajo es realmente brutal, con una producción impecable. Ya desde el primer corte podemos ver claramente unas depuradas guitarras y una voz que juega en diferentes registros a lo largo de toda la obra en una tesitura a lo “Araya”, de hecho siempre me ha parecido que esta banda bebe claramente de otras como Exodus o los mencionados Slayer.

Si hablamos un poco de los temas, podemos decir que la tónica que se lleva actualmente de single más varios temas de relleno, se deshace un poco en la presentación de este compacto, bien sea dicho que el tema que da nombre al disco; “Dicipline of Hate”, salvo por la corta introducción que lo desvirtúa un poco, viene a ser de lo mejorcito que nos presentan los brasileños, con un estribillo lo suficientemente salvaje, como para soportar la canción sobre su desarrollo.

“Truth”, es uno de esos temas que convence desde el primer momento con mucha seguridad, es una apuesta segura dentro de este género con voces que respaldan a una principal, un desparpajo bien cuidado y unas guitarras que afilan un solo, el cual, sin salirse de un simple cannon, queda perfectamente. Después, una breve intro comienza un “2012” de ritmos endiablados, que busca difundir un claro mensaje de gran calado, así pues no dudéis en echar un oído más profundo a la canción.

A capella introducen “Raise Your Soul”, la cual presenta ritmos mucho más marcados y una ralentización del tempo bastante significativo. Se me viene a la cabeza inexplicablemente el termino “seriedad” y es que sin duda canciones como esta provocan un claro golpe de efecto en la linealidad de lo que tenemos entre manos.

Uno de los mejores trabajos al doble bombo, se encuentra en “My Enemy”; título sumamente adecuado para el caso que nos acontece, propugna un sentimiento de odio y destrucción en todo su contenido con unos registros vocales quizás hasta más rasgados que en el resto de la obra, una gran muestra de que no todo en la música es cantar unos temas, sino que también hay que sentirlos y poner el toque personal de cada uno, sobre todo en la voz.

“Revolution” está claro que es uno de esos temas que claramente incitan al mosh pit de un directo, la velocidad de la batería se acentúa hasta límites insospechados y las guitarras juegan sobre la misma para dejarnos un tema de gran calidad. Muy en la tónica de los primeros cortes ya comentados “Never Die” sigue esa idea de que la velocidad puede estar presente en menor o mayor grado en una canción de thrash metal según convenga, aunque si esto no ocurre, basta con dejar claros los principales ritmos para que nos sintamos cobijados en el tema como ocurre en este caso, por otro lado me ha gustado mucho el respaldo que recibe la canción desde los “coros”, los cuales la empujan desde lo más profundo, en una estupenda atmósfera.

Con todo esto pasamos a lo contrario en “Slavery”, donde las guitarras se disparan en un frenesí desorbitado que cesa en los momentos justos. Otro de los mejores cortes del disco, que aparece tras otra breve introducción, será “Last Memories”, en el que dejan claro, que los temas que desbordan contenido no tienen porque quedar fuera del alcance de géneros como este, mucha gente piensa que los cantantes extremos pueden cantar lo que les de la gana, total, como en la mayoría de los casos nadie les va a entender, pero nada más lejos de la realidad amigos, en temas como este vuelve a quedar clara la intensidad lírica de los Korzus.

Agudas guitarras encabezan los primeros instantes de “Under His Command”m con unos primeros instantes más relajados que desembocan en locura, otro de los temas propios de los primeros Slayer, de hecho creo que este es uno de los temas que mejor reflejan la esencia de este género en el disco ya que presenta todos los tópicos que lo han hecho grande.

El siguiente tema que sigue estando por debajo de los 4 minutos de duración, se titula “Your Reap What You Soul” y es el más largo de todo el trabajo, la mejor característica es que en este caso las líneas vocales llaman mucho la atención y el sistema propuesto hace que la canción sea sumamente atrayente, no para metalear propiamente dicho, sino para animarnos con la canción en si misma.

La obra se cierra con un temita llamado “Hell”, tampoco cosa del otro mundo, de hecho pienso que hemos escuchado canciones mucho mejores a lo largo del trabajo para despedirnos como está mandado, aunque de cierta forma a estas alturas importa poco. Garra y aniquilación nos dicen adiós, muchas gracias por haber metaleado con nosotros y hasta pronto, esto no es una despedida sino que en breves la banda seguirá dando caña en sus espectaculares directos.

Como conclusión, me ha parecido un disco bastante recomendable, ni que decir tiene que sobre todo a nivel de producción es lo mejor que ha dejado la banda en su historia y que a mi forma de entender los acontecimientos, estoy convencido de que esta peña volverá a darnos de que hablar en no demasiado tiempo.

Puntuación: 8.5

Discográfica: AFM Records

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos