LGP - Camí d'Hiperbòria

Crítica

Siete años después de publicar su primer larga duración, “Rockferatu” (2010), la formación catalana LOS GUARDIANS DEL PONT (LGP) se afianza con la edición de nuevo material, titulado “Camí d’Hiperbòria”, que sigue la línea del anterior “Sancta Sanctorum” (2013) pero con algunos matices que iremos comentando a lo largo de la reseña. Para empezar, las guitarras de Joan Cardoner suenan más graves, un aspecto que otorga cierta oscuridad y pesadez a los temas, sin dejar de lado la melodía típica de los estribillos que compone Quim Mandado. En segundo lugar, también apreciamos que los temas son menos veloces, otro factor que ayuda a endurecer las composiciones de este “Camí d’Hiperbòria”. En lo musical, esas son las principales diferencias que encontramos respecto a “Sancta Sanctorum”; ¡LGP suenan más heavies en este disco!

Con esa premisa, te vas adentrando en la escucha, sacando alguna que otra conclusión a medida que van avanzando los temas. Si el segundo trabajo de LGP representaba el regreso de Mandado al micro, trayéndonos a la mente a esa gran banda que fue SANGTRAÏT, con su inconfundible manera de interpretar, bien es cierto que, en el tercero, el trío adquiere una personalidad más propia. La sonoridad de “Sancta Sanctorum” era más “luminosa”, por decirlo de algún modo, más SANGTRAÏT… sin embargo, con “Camí d’Hiperbòria”, LGP explora otros territorios, con nuevas afinaciones y recurriendo a los medios tiempos en sacrificio de la velocidad que en el pasado imprimieron a temas como “Caminos”, “Presoner dels Errors” o “Als Herois del Rock”.

Compositivamente hablando, y cuando ya tengáis el redondo bien empapado, os daréis cuenta de que en “Camí d’Hiperbòria” hay temas más inspirados que otros. Con él, me pasa un poco parecido a cuando escucho los “Use Your Illusion” (1991) de GUNS N’ROSES; que pienso: “Yo hubiera prescindido de algunos cortes…”, haciendo honor a esa frase que dice “a veces, menos es más”. Canciones como “Guardians”, “La Guerra dels Déus”, “Condemada” o “Desigs Secrets”, pasan algo desapercibidas, sobre todo si las comparamos con las auténticas joyas de esta tercera entrega de LGP, caso de “La Llavor de La Mort”, “Almogàvers”, “Hiperbòria (Paradís Ocult)” o “Promeses Al Vent”.

Y si regresamos al principio, veremos que la obertura, “Nord Enllà”, sirve como nexo de unión entre los tres discos del trío catalán. La voz distorsionada de Cardoner, nos vuelve a relatar la historia de Rockferatu, que ahora emprende su marcha hacia los reinos desconocidos de Hiperbórea. Tras ella, nos topamos con el primer medio tiempo, un “Perseguint Somnis” que nos pone sobre el tapete a los “nuevos” LGP. Un tema muy heavy, tanto como la siguiente “La Bruixa del Nord”, con una instrumentación que le imprime un ritmo muy tribal al tema.

“La Llavor de La Mort”, por su parte, es la más veloz de este primer tramo (y de todo el CD, diría yo). Posee uno de los mejores estribillos de todo el disco, o, por lo menos, el que más rápido se te pega en un principio. Y si “Perseguint Somnis” es heavy, esperad a escuchar “Almogàvers”, otra de las perlas de este “Camí d’Hiperbòria”, o “Caminant en Cercles”. El primero es un tema épico y pesado, cuya letra, una vez más, hace alusión a la historia de Cataluña, y en cuanto al segundo, se nos hace más heavy todavía gracias a que el batería, Martín Rodríguez, incorpora un plato, conocido en el argot como “china”, que aporta nuevos matices, hasta ahora nunca escuchados en LGP. Una acertada elección, sin duda.

Por su parte, “L’Oblit” es la balada del disco, no por la letra, sino por el tempo. Aquí no se habla de amor, sino de una persona que sufre de alzheimer. Una triste realidad muy bien plasmada en forma de canción. Pemi Rovirosa (LAX N’BUSTO), ha grabado las guitarras acústicas para este tema, así como las de “Promeses al Vent” (esta si podría entrar dentro de la categoría “balada”), el primer single extraído de “Camí d’Hiperbòria”, que ya cuenta con un estupendo videoclip. Jofre Bardagí (GLAUCS) también ha colaborado en el disco; un auténtico portento de los agudos, que ha registrado todos los coros. Cabe añadir que, pese a venir de dos mundos totalmente diferentes, las tesituras de Mandado y Bardají se acoplan perfectamente. Y la última de las colaboraciones es la de Sherpa (ex BARÓN ROJO), que ha cantado “Hiperbòria (Paradís Ocult)”, a medias con la voz de LGP, y en catalán. Aquí encontramos otra de las grandes canciones de este redondo, donde dos voces históricas dan a luz un formidable dueto que a muchos sorprenderá.

Al igual que el anterior disco, “Camí d’Hiperbòria” se registra en los Tape Tone Studios, ahora situados en Terrassa (Barcelona), con Bernat Jordana y José González a los mandos, los técnicos de estudio que lo mezclan y masterizan también. En el apartado visual, los ampurdaneses han querido darle una nueva vuelta de tuerca al logo. Ahora que ya nos habíamos acostumbrado a las siglas LGP, el trío quiere dar protagonismo a la palabra GUARDIANS, así que adopta la misma tipografía que SARATOGA y nos presenta en la portada un nuevo logo. A su vez, vemos que en el título, “Camí d’Hiperbòria”, se ha invertido la segunda “R”, tal vez como guiño a SANGTRAÏT… Y hasta aquí lo más destacable de “Camí d’Hiperbòria”: catorce pistas, con un sonido endurecido respecto a “Sancta Sanctorum”, de las cuales ocho o nueve son muy válidas, y editadas por el sello Discmedi, que ya ha puesto el disco a la venta en todas las tiendas y plataformas digitales.

LGP son:

  • Martín Rodríguez: batería
  • Quim Mandado: bajo y voz
  • Joan Cardoner: guitarras

Canciones:

  1. Obertura “Nord Enllà”
  2. Perseguint Somnis
  3. La Bruixa del Nord
  4. La Llavor de la Mort
  5. Almogàvers
  6. L’Oblit
  7. La Guerra del Déus
  8. Caminant en Cercles
  9. Hiperbòria (Paradís Ocult)
  10. Condemnada
  11. Promeses al Vent
  12. El Llarg Camí
  13. Guardians
  14. Desigs Secrets

Puntuación: 06/10

Discográfica: Discmedi

Autor: Ivan Allué

<< volver a discos