LONDON AFTER MIDNIGHT – VIOLENT ACTS OF BEAUTY

Crítica

Cuando pasan casi diez años desde el ultimo disco y los fans siguen ansiosos por un nuevo lanzamiento, es porque el grupo debe estar haciendo algo bien. Este es el caso de London After Midnight (LAM). Fue en 1998 cuando el proyecto de Sean Brennan sacó su último trabajo de estudio y desde entonces sus seguidores llevan esperando el cuarto trabajo de estudio.

Ha sido en este prolífico 2007 cuando ha visto la luz “Violent Acts Of Beauty”. Cómo siempre ha sido en el grupo, y como era de esperar, las letras de los temas vuelven a ser de un carácter crítico, diferente, expresando los pensamientos políticos y sociales del creador de LAM. Sean Brennan no tiene pelos en la lengua, tal y como evidencian temas como “Feeling Fascist?” o “America’s A Fucking Disease”. A la acidez de sus letras tenemos que sumarle un sonido particular y reconocible. Desde que viera la luz su primer disco en 1990 se ha dado en clasificar este proyecto dentro del “goth rock” o, en menor medida, en el “death rock”; sin embargo ambas resultan bastante limitadas para referirse a la música de LAM. Temas como “Nothing’s Sacred”, “Fear” o “The Kids Are All Wrong” bien merecen una definición más amplia ya que en sus líneas podemos identificar elementos de rock, gótico, música electrónica y algún retazo de rock progresivo, lo que nos deja un entresijo de posibilidades que Sean consigue explorar con bastante acierto.

Desde luego no estamos ante un disco para el disfrute general, en primer lugar porque no está pensado para ello y en segundo lugar porque no todos los oídos podrán soportar o asimilar correctamente este album sin haberlo escuchado muchas veces. No obstante, los más osados o acostumbrados al estilo podrán disfrutar de obras como “Complex Messiah” o “The Pain Looks Good On You” que son un alarde compositivo tanto musical como líricamente.

Para hacerle justicia al disco debería entretenerme unas cuantas líneas con cada tema y, sin embargo, no sería en absoluto representativo de lo que podríais escuchar después. Se trata de un album con un sonido especial y que puede interpretarse de varias maneras sin que ninguna sea verdadera o falsa. Esto sucede, especialmente, porque el peso del disco esta en las letras, que fueron y son el elemento más importante de LAM.

En definitiva, un disco recomendable para los que se atrevan con un sonido al que seguramente no estén acostumbrados.

Puntuación: 7

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos