MAGMA – EMEHNTEHTT-RE

Crítica

Cuarenta años haciendo música son muchos años. Es complicado mantener un nivel compositivo e interpretativo estable a lo largo de una carrera tan dilatada, más aún cuando practicas un estilo musical tan poco habitual, casi diría tan extravagante y caótico como el que ofrecen “Magma”.

Este grupo francés hizo su aparición en 1969 con el disco Kobaïa, un esfuerzo de jazz-rock progresivo con varios elementos de la música clásica (Strabinsky es una influencia notable en sus composiciones), una forma de afrontar la música que sentó las bases y dio nacimiento a un movimiento musical denominado “Zeuhl”, dentro del cual, además de Magma, podemos encontrarnos con bandas como Eskaton, Xalph, Paga o Weidorje. Básicamente y para no marear la perdiz con una clase de historia de la música moderna, el Zeuhl es una vertiente del rock progresivo, que explota el lado más melódico del estilo, apoyándose siempre en estructuras complejas hasta límites insospechados, concierto aire de grandiosidad minimalista.

Magma son lo que podríamos llamar un grupo conceptual. Sus obra habla sobre la aparición de una nueva civilización en “Kobaia”, siendo estos unos seres futuristas, venidos de más allá del cosmos, que se establecen la Tierra y crean la raza humana.

En “Emehntehtt-Re”, la formación francesa continua su particular propuesta con seis nuevas canciones que muestran a la perfección de forma más que detallada todos los elementos que componen un sonido tan personal como el de Magma. El disco nos muestra un único tema “Emehntehtt-Re” en cuatro partes y los cortes “Finehrarium Kanht” y “Sehe”.

Las partes “II” y “III” de “Emehntehtt-Re” abarcan la parte más importante del disco, con duraciones de más de veintidós y trece minutos respectivamente, en un abanico de pequeños detalles y melodías que dibujan un mosaico de luces y sombras al alcance muy pocos creadores. Entre melodías que recuerdan al antiguo Egipto, caminando por las Lovecraftnianas montañas de la locura, atravesando místicos portales interdimensionales, en un viaje a través de la tierra y el espacio, Magma nos guían por algo que no sabemos si es batalla o caluroso abrazo. La melancolía, la fuerza, la tristeza, la agresividad de la guerra. Las luces y las sombras, las estrellas extinguiéndose.

Analizar las composiciones de Magma es un trabajo arduo, que me llevaría a recurrir muchas veces a términos técnicos, que me haría destacar constantemente aspectos que a la mayoría realmente no le interesa leer. Para evitar conduciros al tedio, bastará con decir que la música de Magma está pensada para despertar y moldear las emociones del oyente y que, por tanto, la mejor forma de disfrutarla es a oscuras, sin interrupciones ni alteraciones de por medio. No en vano llevan 40 años como estandarte de un estilo, no en vano son para muchos fans del progresivo uno de los actos más ambiciosos y transgresores de la historia del rock.

Sin lugar a dudas este disco, y en general la obra de Magma, es algo destinado a oídos minimalistas y que disfruten de los sonidos menos habituales y de las composiciones más intrincadas. Para los fans más sibaritas y exigentes dentro del mundo progresivo, “Emehntehtt-Re”, así como Magma, son un reto, una “nueva” frontera sonora que explorar y que sin duda puede traer grandes días, tardes y noches de interesante buceo musical. Para todos los demás, quizás sea mejor mirar en otras direcciones.

Magma son:

Christian Vander
Stella Vander
Isabelle Feuillebois
James MacGaw
Frédéric d’Oelsnitz
Philippe Bussonnet
Puntuación: 9,5

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos