Magnum – The Serpent Rings

Crítica

Para celebrar sus cuarenta y ocho años en el mundo del rock, Bob Catley y Tony Clarkin, las cabezas pensantes de MAGNUM (aunque piensa más el segundo), nos regalan un nuevo disco, el vigesimoprimero, que lleva por título “The Serpent Rings”, “los anillos de la serpiente” o “la serpiente llama por teléfono”… No sé por qué veo más acertada la primera traducción. Lo cierto es que cada disco de los británicos parece que va a ser el último, pero siempre tienen sorpresa preparada… y gira por el Reino Unido en marzo y abril para presentar este, ya lo anticipo, muy buen trabajo.

El 17 de enero verá la luz este nuevo plástico con el logo que apareciera en su pasado disco, y con una portada muy “merliniana”, dibujada como es costumbre, por el gran Rodney Matthews. Encontramos un álbum de once temas que siempre navegan por los procelosos mundos del hard-rock con tintes épicos y melodías muy agradables y trabajadas, como si Tony viviera una segunda juventud en su inspiración.

Destacadas intervenciones de las teclas, certero trabajo de guitarra de Clarkin, pero sin excesos, sin grandes alharacas, y base rítmica suficiente, conforman un larga duración que va a gustar mucho a los incondicionales porque encierra mucha calidad (tal vez más que sus dos anteriores LPs), es algo más “rockero” que las anteriores entregas pero, sobre todo, es 100% MAGNUM. Además, cuentan con nuevo bajista, Dennis Ward (de PINK CREAM 69 y UNISONIC) que reemplaza a Al Barrow, que llevaba con ellos desde 2002.

Los temas, como digo, entran bastante bien. La apertura con Where Are You Eden? es potente y melódica, y You Can’t Run Faster Than Bullets es otro tema a destacar, con un planteamiento algo más modernillo, pero lo justo; siempre hay que experimentar. Madman or Messiah pone en la picota a los falsos profetas y presuntos salvadores que tratan de embaucar a la gente, porque para Tony, compositor absoluto del disco, las letras son tan importantes, dice, como la música.

En el plano de los comienzos de tema lentos y relajados, pero sin dejar la épica, tenemos The Archway of Tears, con gran solo de guitarra, y The Great Unknown, que es la más relajada y una de las grandes del disco. La hard-rockera House of Kings nos presenta a un Catley con la voz rasgada más de lo normal. En ese sentido, me ha traído recuerdos de Coverdale… pero creo que, en momento actual, el de MAGNUM le da sopas con ondas al de (lo que queda de) WHITESNAKE.

De nuevo aires hard nos trae Not Forgiven, que camina algo más por los tiempos de la laca de MAGNUM, trayéndonos recuerdos de Wings of Heaven, el disco con el que muchos les conocimos. Y el tema que da título al plástico es pomposo, con sus teclados rimbombantes, algo que, desde el inicio del disco, con las “orquestaciones” de Rick, está muy presente en todo este álbum.

Man es una reflexión sobre la falta de decisión del hombre que se está cargando el planeta y sigue obcecado en no hacer nada para remediarlo, y Crimson on the White Sand, con su comienzo al piano y a la voz, es una de mis favoritas y, sin duda, contiene las melodías más logradas del disco.

En resumidas cuentas, un disco estupendo una vez más, que demuestra que los de Clarkin siguen siendo una banda competente, con temas siempre dentro de su línea (la verdad es que no se salen un ápice) y una calidad, elegancia, prestancia y soltura que muchos querrían para sí. Seguro, ofrecerán directos muy solventes y profesionales, como la última vez que les vimos en Leyendas del Rock. Esperemos que no dejen de lado a sus fans españoles.

MAGNUM son:

Tony Clarkin – guitarra.

Bob Catley – voz.

Rick Benton – teclas.

Dennis Ward – bajo.

Lee Morris – batería.

 

Temas:

  1. Where Are You Eden?
  2. You Can’t Run Faster Than Bullets
  3. Madman Or Messiah
  4. The Archway Of Tears
  5. Not Forgiven
  6. The Serpent Rings
  7. House Of Kings
  8. The Great Unknown
  9. Man
  10. The Last One On Earth
  11. Crimson On The White Sand

 

Discográfica: Steamhammer / SPV Records.

Puntuación: 8,5 / 10.

Autor: Manuel Martínez Ferrándiz.

<< volver a discos