MANDRAGORA – CARNAL CAGE

Crítica

Tenemos que trasladarnos hasta Lituania, para conocer  a los ganadores del Wacken Metal Battle 2008, los cuales están presentando su segundo larga duración llamado “Carnal Cage”. Un álbum de puro death metal melódico plagado de recursos y con muy buena intención.

La banda abre un disco de ocho temas más un instrumental (casi cincuenta minutos de duración), con “Masquerade”; el corte de mayor desarrollo temporal de todo el plástico, proponiendo una sencilla intro que nos manda directamente hacia el oriente medio con esas formas arábigas sumamente elegantes, que quedan dispersas entre un tema de puro death metal con su efectivo doble bombo y sus machacantes guitarras, además no puedo dejar de remarcar la especial función de una voz sumamente grave para cantar este complejo género que particularmente tanto me gusta.

Brutal es el comienzo de “In Doubt”, sin proponer un instante de descanso y planteando unos riffs diabólicos que enganchan desde la primera nota para seguir apoyando esa desgarradora lírica que se inicia con un gutural que da paso a las primeras retorcidas guitarras. Es simplemente magnifico ir descubriendo los segundos del plástico con sus ritmos y poder escuchar incluso partes menos esperadas como el bajo que brilla en torno al medio tema, o el solo de guitarra que quizás quede algo desmerecido si lo contrastamos con la gran labor melódica de todo el tema en conjunto.

“Desolated Fields” pierde la esencia del tema que acabamos de hablar para hacerse mucho más redundante y cargante, los propios riffs de guitarra hablan por la canción que expresan ideas mucho más pesadas, aunque también haya puntos en los que la batería trate de escapar de esta tónica. Por otro lado, en este punto incorporan “Unconciusness” a modo de canción más larga del trabajo, y aunque la primera idea de tranquilidad con una intro con un formalismo esperado y para nada desconocido para cualquier amante del género, se anule gracias a unas guitarras que quizás me han sonado demasiado thrash para el género en que se mueven, no pierden su idea de orquestar voces de ultratumba con alguna que otra sorpresa.

Mucho más señorial aparece “Curse Of Existence”, cuya esencia melódica convence desde el primer segundo por su profundidad y elegancia hasta que estallan las dos potentes guitarras que provocan la hecatombe de la canción, en este caso con una lírica algo ralentizada para el tempo que utilizan, pero con un resultado digno de escuchar.

La rapidísima “Walk To Fall” supone un golpe de efecto tremendo en el plástico y bastante inesperado ya que si bien la anterior, se ralentiza bastante en torno a medio tema, esta devuelve la fuerza al formato, la voz crece significativamente en intensidad y las guitarras principales se simplifican creando un buen gancho y en definitiva siguen girando una y otra vez el mismo recurso hasta los últimos instantes.

Será “Unknown” el tema más “heavy” del disco con unos riffs bastante claros y una intro que deja bastante descolocados, lo mejor sin dudarlo un instante son las guitarras que parecen atacar al receptor en sus formas, no así en las partes más melódicas en las que las orquestaciones tapan por completo el cometido de las cuerdas. Pasando sin más dilación a “Sand And Dust”, un tema que comienza con simples riffs, muy contundentes todo sea dicho, sobre los que comienza a girar la melodía con una segunda guitarra exquisita, que prepara todo para que la voz machaque (en el buen sentido del término), el resto de la canción como un puñetazo directo a la mandíbula, a la espera del minuto y medio final que será de lo mejor de todo el plástico.

Para despedir este gran plástico, la banda nos ofrece “After”; un instrumental de casi tres minutos y medio de duración en el que sobre todo se palpa el feeling de las guitarras. Para mi gusto no hubiera incorporado el tema, aunque sea una solución perfecta para plantear un outro sin desfigurar la anterior canción.

No se que opinión os merecerá el disco nada más leer estas líneas, pero yo no puedo evitar volver a girarlo una vez más. Me ha parecido un redondo muy completo con muy buenas ideas y un desarrollo melódico en algunos temas poco menos que espectacular, espero que su tercera obra consiga dar una vuelta de tuerca a lo que plantean aquí y terminemos de convencernos con el buen trabajo de los lituanos.

TRACKLIST:

01.- Masquerade
02.- In Doubt
03.- Desolated Fields
04.- Unconciousness
05.- Curse Of Existence
06.- Walk To Fall
07.- The Unknown
08.- Sand And Dust
09.- After (Instrumental)

MANDRAGORA son:

Rimas Ganseniaskas: Guitarra
Kiril Demjanenko: Guitarra
Vilius Strasauskas: Batería
Almantas Jasiunas: Bajo
Asvydas Grisinas: Voz
Veronika Jašina: Teclado (solo en disco)

Puntuación: 8
Discográfica: SG Records
Autor: Javier Fraile

 

<< volver a discos