BLACK ROCK – TODO AL NEGRO

Crítica

Surgidos en 2007 en torno a la voz y propuesta de la vocalista Bárbara Negro nos encontramos con el grupo de rock clásico y hard rock BLACK ROCK y su primera propuesta discográfica que responde al intencionado nombre de “Todo al negro”. Un disco que se forja tras la unión de Bárbara con el guitarrista Yeray Corujo y la confirmación de sus posibilidades tras su victoria en el mismo año de su formación del concurso Rockzinante de Alcalá de Henares para desembocar finalmente en el cuarteto que actualmente lidera la vocalista y se completa con las seis cuerdas de Manu Acilú, el bajo de Iraitz Esnal y la batería de Pol DQ, dejando poco rastro así de la formación que grabó este álbum y que os desgranaré más abajo.

Lo cierto es que, sin obviar los detalles instrumentales que cimentan las bases de este grupo de forma totalmente sólida, BLACK ROCK es una banda que sobrevive y tiene sentido bajo la voz y la dirección de Bárbara Negro como auténtico adalid y seña de identidad del grupo. Su voz, que muchos ya conocerán por su faceta de corista en los actuales BELLA BESTIA, resulta todo un golpe de aire fresco para el hard rock nacional ya que consigue hacer virtud allí donde muchos otros fracasan o precisamente encuentran su handicap como grupo, en el punto intermedio entre varios frentes. Bárbara posee un torrente de voz envidiable y técnicamente impecable, tanto que en la mayoría de los temas se vuelve magnética y razón suficiente para disfrutar de la música de BLACK ROCK, pero al mismo tiempo tiene la soltura exacta para mostrarse como una vocalista descarada, sensual, peligrosa, siempre dispuesta a atraparte con las garras de unas cuerdas vocales que dan sentido a la denominación que la propia banda da de si misma, a ese “rock pélvico” que está alejado de todo complejo o miedo al qué dirán, que se llena de actitud de hard rock con la seguridad que da la eficacia y la calidad del buen rock clásico de toda la vida.

Claro ejemplo de todo ello es el comienzo que nos ofrece un asequible pero completo “Príncipe del vacío” que ya nos da claras muestras de la importancia detallista que tendrá tanto el piano como el Hammond en la mayoría de las composicones de la banda, sin olvidarse de una buena base rítmica, algo falta de fuerza o pegada en la producción,  grandes dosis de guitarra y, por encima de todo, la portentosa voz de Bárbara Negro. A partir de aquí “Todo al negro” se convierte en un divertido baile entre los BLACK ROCK más macarras y directos como los que nos encontramos en “En mi cama”, “Fugitivo” o en el mensaje de “Carne palpitante”, que a su vez se encuentra musicalmente más cercano a los cortes más detallistas y bien construidos que destacarán en otros como “Funeral”, en su estructura de medio tiempo de aspecto melancólico pero rockero, “Aura”, poseedor de un desarrollo de rock clásico magnífico, o “Vuela libre” y su aspecto positivo vestido de romanticismo y autoconvicción, sin olvidarnos de la balada “Libertad”, una de las joyas más preciosistas del álbum y también la más cercana a tesituras pop-rock del mismo.

Por último nos encontramos también con unos BLACK ROCK que no le pierden la cara al lado más oscuro de su rock, que por supuesto lanza muchos lazos hacia el heavy rock de los 80 como también al heavy más contemporáneo del que encontramos retazos en “Sonámbula”, donde destacaremos la definitoria colaboración de Jose Luis Trebol de DAWN OF TEARS, así como “Esclavo del rock”, uno de esos temas a medio camino entre todo, entre lo clásico de su actitud y lo agresivo de la aportación vocal de Jesús Alonso, también de DAWN OF TEARS, en un gran duelo vocal con Bárbara que da fuerza y potencia a un estupendo tema de mensaje oscuro y decadente.

En definitiva, y sin olvidarnos de destacar las colaboraciones del maestro Julio Dávila en “Fugitivo” con su torrente de voz y de Jiroshi Suárez (Sonus Delay) como contrapunto masculino en “Aura”, nos encontramos ante un trabajo de esos que se disfrutan de forma natural y sincera. Un trabajo que quizás adolece de necesitar una producción más compacta en su acabado final, pero que se nos muestra lleno de personalidad y con capacidad de diferenciarse de la gran maraña de lanzamientos con la que nos encontramos a diario en la actualidad.

BLACK ROCK fueron en este disco:

Bárbara Negro: Voz
Yeray Corujo: Teclados
Juanpe Moragues: Batería
Manuel López: Bajo
Eduardo Suárez: Guitarra

BLACK ROCK son:

Bárbara Negro: Voz
Manu Acilú: Guitarra
Iraitz Esnal: Bajo
Pol DQ: Batería

TRACKLIST:

01 – Príncipe del vacío
02 – En mi cama
03 – Funeral
04 – Aura
05 – Sonámbula
06 – Bajo el agua
07 – Esclavo del rock
08 – Vuela libre
09 – Libertad
10 – Fugitivo
11 – Carne palpitante

Puntuación: 7,8/10

Discográfica: Independiente

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos