MUGGA –POLAR

Crítica

MUGGA es una banda de madrileña que parte de sonidos propios del Funk, pero que está muy influenciada por otros estilos, hasta el punto de crear un sonido propio. Fundada en 2011, durante ese año editaron su primer EP, y recientemente han publicado su primer álbum de larga duración, “Polar”, financiado a través de la fórmula del crowfounding, y grabado en los estudios Red Led, en los que han grabado artistas como BJÖRK o TINA TURNER.

El sonido de MUGGA se caracteriza, como acabamos de comentar, por estar influenciado por estilos muy diferentes entre sí, y esas influencias, unidas a su habilidad para la improvisación, cristalizan en la creación de canciones muy variadas, que exigen que nos acerquemos a ellas con la mente muy abierta y sin dejarnos llevar por el sectarismo. En “Polar” encontramos influencias de los años sesenta y setenta que conviven con sonidos rabiosamente actuales, músicas intimistas y otras más enérgicas. En fin, “Polar” es un compendio de estilos que supera y va mucho más allá de lo que nos esperamos cuando escuchamos un disco de Funk, hasta el punto de que el grupo ha creado un sonido muy personal que lo diferencia de otras bandas.

El disco empieza con “Indoctrinate”, un tema que arranca con densidad, y que pronto da cabida a sonidos sencillos que parecen sacados de otra época. Sin embargo, en su desarrollo, el tema gana intensidad y fuerza, hasta llegar a alternar las partes más densas con otras más intensas, dando lugar a una canción variada, sorprendente y muy poco corriente, que es un ejemplo claro de lo que MUGGA pueden hacer.

El “Vals del barco en llamas”, que es todo menos un vals, empieza con un riff y un ritmo de batería muy potentes e incluso agresivos. La voz desarrolla melodías fáciles de escuchar, y Heras introduce partes más agudas al cantar en algunos momentos. Las partes instrumentales están muy conseguidas, sobre todo en lo que se refiere a las guitarras. Es un tema que, pese a lo corto que es, es muy complejo.

Con un ritmo Funk casi bailable empieza “Rhumba bear”, la canción que el propio grupo considera paradigma de su sonido. Aunque en ella predominan los sonidos más funkies, también se notan influencias más actuales, que convierten a esta en una canción sorprendente y muy variada, que puede parecernos totalmente diferente a lo que solemos escuchar, pero que gustará a todos aquellos que busquen disfrutar de la música sin importar las etiquetas.

Interstellar sex drive” es otra canción cuyo arranque rezuma Funk por todas partes. Es un tema rápido y festivo, en el que la voz se apoya en los instrumentos para crear un sonido simbiótico en el que no se entienden la música sin la letra. Su solo está muy conseguido, siendo uno de los mejores del disco. Después, el ritmo se hace más lento, más denso, dando cabida a sonidos más fáciles de escuchar en la música y a registros más agudos en la voz. Poco a poco, esta densidad se va transformando de nuevo en intensidad, de forma que la canción termina con velocidad otra vez, en una coda muy potente.

La siguiente canción es “On the iddle hill of summer”, un tema que arranca con densidad, con sonidos más rockeros en su primera parte, y en la que Heras canta sobre una música en la que la batería es la protagonista. Pronto, unos coros introducen un sonido casi opresivo, que da paso a un aumento progresivo de la intensidad del tema. A partir del minuto dos, la canción se acelera, para dar inicio a la alternancia entre partes densas y partes más rápidas. En su último minuto, el sonido del piano introduce un ritmo más lento, que contrasta con el resto de la canción.

Rumaregnum” es una canción que empieza con suavidad, para dar paso muy pronto a un ritmo frenético y muy potente, aunque también muy atractivo y fácil de escuchar. Es una canción que llama la atención por su velocidad y por su ritmo variado, que permitirá que los músicos se explayen improvisando en directo.

Opius Dei” es un breve instrumental que se desarrolla con mucha tranquilidad, creando unos sonidos evocadores. Este tema se enlaza con “Midnight”, la canción siguiente, que empieza también con suavidad. Heras más que cantar susurra en el inicio del tema, que contrasta claramente con el resto de las canciones del disco precisamente por su suavidad. Sin embargo, un cambio de ritmo en la parte final introduce cierta velocidad, dando lugar a un final en el que la guitarra y la voz se alternan, desarrollando melodías y punteos muy logrados.

Continuamos con otro instrumental, este titulado “Jools Holland”, también muy breve, y que, a través de sonidos muy intensos, aunque no muy rápidos, deja que los músicos se explayen al tocar, especialmente los guitarristas, con unos solos muy logrados. El tema siguiente, “The married”, empieza también con suavidad, para desarrollarse de forma muy intensa e incluso dramática. Es una canción compleja, que rápidamente llama la atención, y aunque no es rápida, resulta una de las más conseguidas del disco. Su final, con unos coros que no nos esperamos, resulta sorprendente.

Después llegan dos temas instrumentales seguidos, que son “Assateague” y “The monster”. El primero, muy breve, es muy sencillo y suave, perfecto para recuperar el aliento. Sin embargo, “The monster” es más largo, tanto como cualquiera de las demás canciones, y en él vemos ya un sonido más potente y enérgico, en el que dan cabida a samples y a sonidos cercanos a la psicodelia.

El siguiente tema es “The river”, que ya se incluía en su EP. Se trata de una canción de regusto funky, pero en la que introducen también unos sonidos más netamente rockeros, y unos punteos muy cañeros. En algunos momentos, los cambios de ritmo acercan a este tema al Rock progresivo, y su final, con un aumento progresivo de la velocidad, es perfecto para los conciertos.

Crowded rooms & empty hallways” es una canción en la que dan cabida a la emoción y la armonía, a través de sonidos muy enérgicos. Empieza el tema con fuerza y unos versos cantados en español, para volver pronto a cantar en inglés. Se trata de una canción que se desarrolla con mucha potencia de forma casi natural. Es fácil de escuchar y en ella se nota claramente la mezcla de influencias que caracteriza a MUGGA, ya que es una canción muy variada. Las guitarras suenan de forma muy lograda, alternando momentos de suavidad con otros de cierta agresividad.

Con sus más de doce minutos, “Claws of Clay” es la canción más larga del disco. Empieza con un riff de guitarra muy potente, que suena por encima de un ritmo de batería sencillo pero muy efectivo. Es una canción en la que se da cabida a sonidos muy variados, más rockeros unas veces y más funkys otras. La música predomina sobre la letra, y así nos encontramos con un tema en el que todos los músicos tienen su momento de lucimiento, con, por ejemplo, unos teclados muy logrados.

El disco termina con otro instrumental, “North impaired”, muy breve y en el que las melodías remiten hasta cierto punto a “The river”. Es el cierre perfecto para este disco.

Polar” es, así, un disco muy completo, que, pese a su duración, no se hace nada pesado debido al hecho de que sus dieciséis temas son muy variados y diferentes entre sí, lo que convierte la escucha del álbum en una experiencia distinta a lo que estamos acostumbrados.

Tenéis que escucharlo. Vale la pena.

MUGGA son:

Heras Da Lizzard: Voz.

Antón Serrats: Bajo.

Alfonso Portabales: Batería.

Pedro del Corro: Guitarra y sintetizador.

Fernando Furones: Guitarra y teclado.

Track list:

1- Indoctrinate.

2- Vals del barco en llamas.

3- Rhumba bear.

4- Interstellar sex drive.

5- On the idle hill of summer.

6- Rumaregnum.

7- Opius Dei.

8- Midnight.

9- Jools Holland.

10- The married.

11- Assateague.

12- The monster.

13- The river.

14- Crowded rooms & empty hallways.

15- Claws of Clay.

16- North impaired.

Discográfica: Autoproducido.

Puntuación: 8,5/10.

Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos