NAUGHTY WHISPER – ADDICTED TO DECADENCE

Crítica

Desde la ciudad italiana de Milán nos llegan NAUGHTY WHISPER, un grupo que, si en su primer disco, “Psycho”, se acercaban al Glam Rock, en su segunda obra, “Addicted to decadence”, han optado por abrirse a otras muchas influencias, como la música gótica, el Metal y el Rock, hasta dar lugar a una propuesta de difícil clasificación, pero de innegable calidad.

El disco se abre con una intro titulada igual que el disco, muy oscura y densa, y en la que se escucha recitar la que es la verdadera declaración de intenciones de la banda, cuando dicen que el mundo moderno es el retrato de la decadencia, y que es por eso que ellos son adictos a la decadencia. Esta intro sirve dar paso a “Welcome to my nightmare”, tema para el que grabaron un videoclip y que, pese a su título, no es una versión de ALICE COOPER. Empieza con unos sonidos de sintetizadores, para desarrollarse como un tema muy cañero y logrado, con unas guitarras muy potentes. Es una canción perfecta para empezar los conciertos, con un estribillo pegadizo y un ritmo complejo aunque machacón.

“Damned scratch” es una canción de estructura muy clásica, netamente rockera, en la que las guitarras suenan afiladas y agresivas. Tiene unos cambios de ritmo que hacen que se alternen los momentos rápidos con otros algo más densos. Su solo, aunque no es muy original, está muy conseguido. Continuamos con “Into my blood”, un tema original y potente. Su estribillo se queda en la cabeza la primera vez que lo escuchamos y la parte de piano que suena antes del solo está muy lograda.

Suenan sintetizadores al principio de “My own demise”, una canción densa, de cierta influencia gótica, y con un ritmo machacón y potente. La guitarra tiene mucho protagonismo a lo largo de todo el tema, aunque el trabajo realizado con los sintetizadores también es digno de destacar. Al final hay un cambio de ritmo que da más rapidez y agresividad al tema, aunque solo durante unos pocos segundos.

“Eternal demon” es una canción que empieza con potencia y con un riff muy pegadizo. Es una canción muy currada, de las mejores del disco, con un ritmo potente, una melodía de la voz muy fácil de recordar y un solo de mucha calidad. Sin embargo, su final, denso y suave, solo sirve para que el tema pierda garra.

Un riff fácilmente reconocible sirve para dar inicio a “Poison white”, una canción muy agresiva, en la que cuentan con la colaboración de Jimmie Strimell, y en la que los sintetizadores son lo más destacable. La voz de Strimell hace que esta canción sea rabiosa y agresiva. El estribillo de este tema será uno de los que más disfrutarán los fans en los conciertos.

Un ritmo muy pegadizo y reconocible caracteriza a “From lust till death”, una canción rockera y macarra, con un solo muy logrado y una melodía de la voz fácil de escuchar. Es una de las canciones que más se recuerdan del disco, sobre todo por su sencillo, aunque efectivo estribillo.

“Everythig’s not lost” es una canción optimista, en la que el ritmo alterna momentos machacones con otros más fáciles de escuchar, y en la que es muy destacable su estribillo, que se queda en la cabeza la primera vez que lo escuchamos. Su solo, aunque no es muy técnico, es fácilmente reconocible. Con un ritmo denso empieza “Venom in me”, una canción cañera, en la que el bajista,  Ashly, tiene al principio un breve momento de lucimiento por debajo de la voz. Su estribillo está muy logrado, y las melodías y el solo de la guitarra están muy conseguidos.

La densidad vuelve en el arranque de “Borderline”, una canción comercial, aunque de mucha calidad, que se desarrolla como un  medio tiempo en el que predominan los sonidos fáciles de escuchar. Tal vez sea el tema menos representativo de lo que NAUGHTY WHISPER pueden hacer, porque, aunque es un tema en el que se nota un trabajo muy grande, no es tan redondo como otras canciones del disco.

“Borderline” se empalma con la última canción del disco, incluida como bonus track en la edición en digipack, que no es otra que una versión de la popera canción “(I just) died in your arms” de CUTTING CREW. Es un tema muy comercial, bien interpretado, aunque, desde mi punto de vista, carente de sentimiento y de garra.

Nos encontramos así con un disco en el que no hay ninguna canción que destaque claramente sobre el resto, pero que globalmente nos deja buen sabor de boca, sobre todo gracias a una producción que permite que se escuche con nitidez cada instrumento y se pueda apreciar claramente la aportación de cada músico. Que los temas sean fáciles de escuchar e incluso algo comerciales no quita mérito al trabajo de estos chavales, que han conseguido un sonido propio que va más allá de las etiquetas. No será el mejor disco del año, pero os hará pasar muy buen rato.

 NAUGHTY WHISPER son:

Andy Star: Voz.
Redox: Guitarra.
Ashly X: Bajo.
Lexxy J.: Batería.

TRACKLIST:

01- Addicted to decadence.
02- Welcome to my nightmare.
03- Damned scratch.
04- Into my blood.
05- My own demise.
06- Eternal demon.
07- Poison white.
08- From lust till death.
09- Everything’s not lost.
10- Venom in me.
11- Borderline.
12- (I just) died in your arms.

Puntuación: 7,5
Discográfica: SG Records
Autor: Pablo Folgueira

<< volver a discos