NIGHTINGALE – WHITE DARKNESS

Crítica

Hablar de Dan Swanö es hablar de una forma distinta de hacer metal. La mayoría de los proyectos de este genio (si, creo que es la mejor palabra para definirle) se centran en o tienen influencias del Death metal (Blood bath, Pan Thy Monium, Edge Of Sanity…) sin embargo uno de los múltiples proyectos de Dan que más éxito ha recaudado es curiosamente el que menos influencias Death metaleros ofrece (a día de hoy, prácticamente nulas) Nightingale.

He de confesar que hasta hace poco no le había prestado mucha atención al grupo, pero ciertas recomendaciones sumadas a la curiosidad me hicieron profundizar algo más. “The Closing Chronicles”; “I” o “Invisible” me parecieron discos bastante interesantes, con muy buenas ideas pero a los que les faltaba algo. Esa chispa que faltaba para prender la hoguera es lo que impedía que las expectativas de nuevos lanzamientos me ilusionasen como las de otras formaciones, sin embargo Dan Swanö y su hermano Dag (más conocido como Tom Nouga) siempre han apostado por una música de calidad y, aunque tardé un poco, por fin me decidí a escuchar su nuevo lanzamiento “White Darkness”. Una música muy cuidada, repleta de matices y diferentes elementos, combinando influencias y sonidos muy variados es lo que me encontré dentro del disco, todo aderezado con un estilo personal, casi mágico, muy característico. Hacía mucho tiempo que no tardaba tanto en asimilar un disco, y es que he estado cerca de dos semanas escuchando este trabajo casi en exclusividad y, finalmente, creo que he conseguido extraer todo su jugo.

Mientras escuchaba “White Darkness” tenía la sensación de que era un bombazo tremendo, pero al mismo tiempo creía que le faltaba algo. A medida que pasaba el tiempo me di cuenta de que no le faltaba nada, ese pequeño puntito estaba ahí, pero aún no lo veía, por decirlo de alguna forma. Y, finalmente, de improviso, una calurosa tarde mientras viajaba en metro con mi mp3 funcionando a tope, vi la luz.

El estilo progresivo de Nightingale evoluciona en este nuevo trabajo, dejándonos temas como “Fields Of Life”, “One Way Ticket” o la tremenda “Hideaways”. Elegancia, contundencia, oscuridad y una claridad cristalina simultáneamente. El título le va como anillo al dedo. Ya no se hecha en falta ese puntito que se dejaba extrañar en anteriores trabajos y creo haber descubierto que era. “White Darkness” es el primer disco que Nightingale graba como una formación completa, en los anteriores trabajos el grupo era un dúo compuesto por Dan y Tom (en el primer disco solo Dan) y la incorporación de una formación completa se deja notar en el disco en forma de una mayor solidez sonora.

Este trabajo respira melancolía y escuchar temas como “To My Inspiration”, con sus interesantes influencias, blues, jazz y country, sin emocionarse al menos un poco es imposible. Me gustaría destacar en especial el tremendo trabajo de Tom Nouga a las guitarras, sencillamente enorme.

No tiene sentido hablar de composiciones, sobra decir que todas están muy cuidadas y perfeccionadas, aunque el grupo consigue crear una ambiente de improvisación sorprendente. Si es importante remarcar que “White Darkness” no es un disco para cualquiera. Es un trabajo denso, que requiere muchas escuchas y que puede saturar a los menos iniciados en el estilo. Sin embargo, una vez asimilado se convierte en un disco inconmensurable, capaz de tenernos constantemente atentos a cada nota, cantando los temas junto con Dan y emulando las maravillas de Tom con la guitarra así como servirnos del fondo perfecto para una tarde de relax, todo depende de con qué mentalidad escuchemos el disco.

No creo necesario seguir deshaciéndome en elogios hacia este trabajo, basta con recomendarlo a los que se sientan preparados y animar a los que no a prepararse, porque discos como este bien valen un pequeño esfuerzo. Sencillamente sublime.

Puntuación: 10

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos