NIKKI PUPPET – POWER SEEKER

Crítica

Los últimos coletazos de 2008 nos dejaron este gran disco de Hard Rock con sangre de Heavy Metal. “Power Seeker” es el nombre que Nikki Puppet han escogido para su nuevo disco, y la verdad es que le viene como anillo al dedo.

Los alemanes nos han preparado en esta ocasión trece canciones cargadas de riffs y muy enérgicas. “Destroy The Toy” es la encargada de abrir el album y se presenta como un corte a caballo entre el hard rock y el heavy metal, ideal para el directo.

La voz de Nicky Gronewold es poco menos que ideal para el estilo y eso es algo que se hace notar. “I Can Dream”, el tema título “Power Seeker” o la interesante “Pricks” son un ejemplo de lo que este cuarteto puede llegar a conseguir en un momento de inspiración. Y es que sin lugar a dudas Nikki Puppet estaban inspirados cuando entraron a grabar este disco. “Power Seeker” es un disco en el que la banda ha alcanzado el equilibrio perfecto entre el hard rock y el heavy metal en su sonido, consiguiendo la fuerza necesaria en los riffs sin perder el típico gancho hard rockero, lo que hace que sus temas, además de ser un constante paseo por la senda del headbanging, posean unos estribillos imposibles de olvidar.

“Falling In 2 Pieces” y especialmente “300 Warriors” son dos nuevas demostraciones de cómo puede un grupo explotar su potencial. Tras este disco deberíamos hacerle un monumento a Christos Mamalitsidis por el gran trabajo que ha realizado a las seis cuerdas. “300 Warriors” ha sido he elegida pro el grupo para la realización de un videoclip y como muchos os estaréis preguntando, sí, está basada en la película “300”, basada a su vez en el comic de Frank Miller. “Yia Sou Saloniki” es una pequeña instrumental de guitarra española, con cierto aire flamenco, algo totalmente anecdótico en el disco.

A partir de ahí recuperamos la tónica de temas rápidos y adictivos como “I Spy” o “Come Back”(posiblemente la más floja del disco) y sobre todo “Blind Race Of Ice”, que tras un par de escuchas se convierta rápidamente en uno de los temas más interesantes de este redondo. “Daddy Yells” y “Scream” mantienen la tónica del disco sin ninguna sorpresa destacable.

El broche final lo pone “Turn Back Time” que se presenta como la balada del disco y como una de las mejores composiciones de este trabajo. Llena de feeling y con una gran interpretación.

“Power Seeker” es una apuesta segura para los fans del género, altamente recomendable.

Puntuación: 8,7

 Autor: David Rodrigo (Coon)
<< volver a discos