OFFTOPIC – A FUEGO

Crítica

No podéis verme en estos momentos, pero os puedo asegurar que hay en mí, mientras escribo estas líneas, una sonrisa de oreja a oreja. Tras el estupendo debut que nos ofrecieron los madrileños OFFTOPIC con su “Sin Miedo”, donde nos demostraron lo bien que se les da ese hard rock potente y heavy (a la par que melódico) que huele a cuero, a carretera y a sentimientos, llevaba ya mucho tiempo esperando su segundo lanzamiento. Y aquí lo tengo, entre mis manos, y me sigo diciendo cada vez que lo veo… ¡pero que pedazo de portada!. Ignoro si a alguien se le había ocurrido algo así antes, pero desde ya os digo que personalmente me encanta.

Y tras aquellos OFFTOPIC que nos demostraron con su primer disco una actitud rockera de mucha clase os preguntareis ¿Qué nos trae este “A fuego”? Pues básicamente OFFTOPIC al cuadrado, multiplicado por 10 y enmarcado en una ecuación de éxito que se desmarca de toda referencia con personalidad, originalidad, mucha contundencia y, sobre todo, heavy rock del bueno, para amantes de lo más grande de los 80 y totalmente asequible para las nuevas generaciones que gusten sin más de la buena música hecha con el corazón.

“A fuego”, además, se aleja con total descaro de la linealidad con la que pudimos contar en el primer lanzamiento de los madrileños y nos enseña a unos OFFTOPIC mucho mas complejos y maduros a la hora de componer y de estructurar los temas. La variedad es una de las notas mas presentes dentro de este nuevo trabajo y esto, en un estilo tan de bloque como el que practican, es simplemente una maravilla para que nuestros oídos recorran la reproducción del disco sin una sola pausa.

Hablar a estas alturas de la producción casi se me antoja una obviedad, pero aprovecharé el comentaros que es de autentico lujo para destacar el tratamiento que el grupo le ha dado a las baterías, que suenan simplemente espectaculares, y ya no solo gracias a la mesa de mezclas, sino realmente porque los brazos de Cristian Millán consiguen que nos fijemos en él durante gran parte del disco. Su interpretación no solo es la base contundente del grupo, sino que sus baquetas prácticamente hablan y son capaces de aportar melodía y personalidad a cada uno de los temas. Una de esas baterías del rock más clásico que suelen escasear últimamente por estos lares. De quitarse el sombrero.

El resto del grupo es una máquina engrasada donde todo funciona. Buenos riffs, grandes solos de guitarra y un bajo que destaca en su perfecta comunión con la batería. Rosa, por su parte, sigue siendo la seña de identidad del grupo, con su voz potente, desgarrada cuando tiene que serlo y dulce en los temas mas sentidos (como “Perdida en el Ayer” o “Aprendiendo a Vivir”).

“Cara y Cruz” comienza con un riff que bien podría estar sacado de alguno de los mejores temas de AC/DC y tras él el tema va subiendo de intensidad para romper de lleno en un estribillo que, aunque se hace de rogar, explota en nuestros oídos como una autentica ola rompiendo sobre el malecón y demostrando que al grupo se le dan de maravilla estos medio-tiempos llenos de fuerza. Ejemplos de ello son los ciertamente progresivos y bien armados “Máscara” (genial estribillo), “Zona Cero”, que explora con contundencia los sentimientos que acompañaron a hechos tan trágicos como los que relata la letra, y el algo mas sencillo “Lagrimas”, donde lo mas destacable es lo bonito de su letra y lo esperanzador de su mensaje para quienes aun esperan el regreso de aquel amor que se marchó, ese que desearíamos encontrar de nuevo en cada uno de los rincones de nuestra vida.

Tenemos melodía y sensibilidad en “Gracias a Ti”, tristeza y un oscuro y atractivo riff de guitarra en “Perdida en el Ayer” y velocidad y heavy rock de altos vuelos en los acertados “El tiempo vuela” y “Cuantas veces”, que desde ya me aventuro a decir que serán el momento de alzar los cuernos, saltar y mover la cabellera en los próximos conciertos del grupo.

La balada del disco es para “Aprendiendo a Vivir”, un tema que sin duda tiene un desarrollo totalmente exquisito y donde el grupo domina el tempo de los sentimientos que quiere transmitir a la perfección. Es digno de escuchar el dialogo que se traen entre si el bajo, la guitarra y la batería durante la primera parte de la canción, para después regalarnos una sección final con un gran solo de guitarra y un estribillo de esos que suben, suben y suben hasta conseguir ponernos los pelos de punta.

La nota de color y especial la aporta “Juego de Niños”. Sobre todo porque, como su propio título indica, se trata de un bonito tema dedicado a los mas pequeños pero de espíritu igualmente rockero y con la colaboración especial de Iván Lagartija, de los girondenses y sorprendentes INOQUO.

¡Ah! Se me olvidaba, ¿queréis un poco de heavy metal? Pues dadle caña a “Vida en Tres Actos”. Veloz, crudo, variado y pegadizo… Se queda uno con ganas de acompañar al grupo en los coros finales por lo que me temo que será de los que vuelvas a poner de nuevo una vez acaban.

Poco más puedo añadir. Personalmente creo que este disco debería llevar a OFFTOPIC a un lugar absolutamente privilegiado dentro del panorama del rock duro y el heavy rock de este país. Con “Sin Miedo” inteligentemente me invitaron a pasar a conocerles. Con este nuevo disco me han cazado, me han conquistado y me han dejado su nombre grabado a fuego para el futuro.

OFFTOPIC son:

Toni Sánchez-Gil: Guitarra
Rosa Ibáñez: Voz
Cristian Millán: Batería
Jose Luis López: Bajo

TRACKLIST:

01- Cara y Cruz
02- Máscara
03- Zona Cero
04- Gracias a ti
05- Perdida en el ayer
06- El tiempo vuela
07- Sueño de niños
08- Aprendiendo a vivir
09- Lágrimas
10- Cuantas veces
11- Vida en tres actos
12- Un Esclavo más

Puntuación: 9

 Autor: Daniel Velasco Alonso
<< volver a discos