OMISSION – PIONEERS OF THE STORM

Crítica

El tercer plástico del proyecto personal de Patillas; OMISSION, ha supuesto una gran sorpresa a la hora de comprobar que la banda ha superado su particular revalida, aun habiéndose alejado de la propuesta que personalmente tanto me gustó del segundo disco en la que muchas formas cercanas al black metal, se fusionaban perfectamente con su satanicspeed thrash metal, dejando ahora la clara idea de que han vuelto a la reminiscencia de su primer trabajo, que personalmente me pareció bastante flojo (no hay más que atender a la voz que propusieron en el plástico y ver que su cantante no canta de esa forma ni por asomo).

Su «Pioneers Of The Storm» gira la vista atrás a sonidos mucho más clásicos, simplificando bastante los riffs y haciendo un disco algo más variado que el anterior, ya que alguno de los temas también nos pueden recordar la estela que nos dejó su predecesor, pero en una tesitura completamente distinta. Ya desde que vi la portada, me imaginé en que línea podía rodar su particular horda y la cosa no ha ido desencaminada en los diez temas que proponen con una duración de tres cuartos de hora.

La primera pista; «Ab Intra» son cincuenta segundos de blasfema introducción, que para ponernos en tesitura pues bueno puede servir, pero a mi me sobra bastante por mucho que a la banda le peque totalmente esos alaridos y esa «retórica», ayudando por ejemplo a comenzar sus brutales puestas en escena, pero poco más…

El tema que realmente rompe el hielo es el «The Slaughter Hour» del que ya nos presentaran hace meses un clip, una canción con una intro bastante remarcable en los primeros segundos, con un poderoso riff grandilocuente que imprime mucho carácter a la pieza, hasta que unos riffs de una guitarra que suena bastante sucia, unidos a una gran batería, dejan el paso perfecto para que Patillas de un gran alarido que quizás hubiera interesado bajar bastante de tono, las guitarras son bastante repetitivas y la batería queda un poco limitada a la propuesta de estas salvo en un par de puntos donde el frenético doble bombo estalla, pero sin duda la parte más considerable es que la lírica dista enormemente de lo que escuchamos en el primer trabajo, y adquiere una nueva visión más trabajada si la comparamos con su disco predecesor.

Me da la ligera impresión de que «Drunken, Junkie & Punter», fácilmente podría haberse hecho un hueco en su anterior trabajo ofreciendo formas más oscuras como esa taladrante guitarra que aparece tras una intro en la que la batería toma una especial protagonismo, hasta que el vocalista arranca el corte con otras ideas en la cabeza, con unas guitarras que la banda sabe explotar de manera muy adecuada, mientras en general siguen una tesitura totalmente esperada por parte del vocalista.

Mucha atención con el siguiente corte «I Am The Devil Scythe», ya que el trabajo de la guitarra de Marouco ha sido bestial, este tema es una de las mejores formas de guitar thrash a los cuatro vientos, con unos instrumentos muy marcados que machacan la rítmica de la propia canción, citando especialmente la labor del bajo que toma una especial relevancia. Sin duda alguna esto no podía haber ido en el tema anterior, por mucho que Patillas haya decidido incluir algún gutural de mucho efecto.

De lo más rápido que nos vamos a encontrar en el disco será «In Morning We Dwell», una canción en la que podemos ver múltiples influencias como una parte central más tranquila que nos induce a la Bay Area haciéndonos pensar directamente en un buen circle pit hasta desatar el mosh, es una de las canciones más cortas de su nueva obra pero sin embargo una en la que mejor ponen de manifiesto su filosofía, con una gran aportación instrumental y una desgarradora lírica en la que han doblado alguna parte con muy buena intención. El solo de guitarra vuelve a suponer una frenética locura, con ante todo mucho control que logra poner la nota de color en una canción completamente desbocada, ideal para los directos de la banda.

«Totally Fucked Up» muestra otra de las caras de la moneda en este trabajo, acercándose algo más a esa idea del tercer tema del disco, en el que quizás con mucha menos velocidad sepan ser mucho más contundentes en la primera parte, aunque la lírica no termine por transmitir todo lo que podría dar de si un tema como este. Rompen la canción antes del medio tema, aportando mucha cera y usando unos riffs demasiado agudos que no terminan de hacer bien a lo que nos ofrecen, aunque esto poco importa ofreciendo un solo en el que la batería parece discurrir por un mundo paralelo de rabia y continúan su particular vorágine hasta el final del plástico.

El siguiente tema, para mi es de lo mejor del nuevo disco; «At Last We Will Have Revenge», es toda una declaración de intenciones dentro del thrash metal, por parte de todos los instrumentos y sus pegadizos riffs, amén de la rabia que va desarrollando poco a poco el vocalista…Es un tema que estalla en una total blasfemia que deberían haber alargado, quizás en detrimento del solo de guitarra, pero es que francamente opino que es parte es brutal, y después la canción se tranquiliza bastante hasta unos impresionantes últimos segundos.

Los riffs de «Crushing Defeat»  me han recordado totalmente a la primera canción que han propuesto en el disco y distanciándose por otra parte del thrash de «In Morning We Dwell», es una canción de mucha violencia y brutalidad en el que de manera muy habilidosa han sabido distanciar el solo de guitarra de su propia canción, particularmente me ha encantado esta idea en la que parecen seguir dos vías distintas, al menos hasta la última parte del solo y con la tontería, casi enlazan con un corte llamado «Deathwish», bastante chulo ya que ofrece bastantes visiones de la banda, una canción en cierto punto divertida que deja al lado esa visión tan cruda de los madrileños, dando una visión mucho más amable sin cambiar los elementos (de las mejores ideas de esta obra en mi opinión).

El último coletazo del trabajo es «Attack of the Living Dead», una canción que vuelve a suponer toda una patada en el estómago por parte de OMISSION, thrash metal puro y duro sin concesiones con una batería galopante y esa fuerza y convicción de su vocalista y líder. Sin comprenderlo muy bien, pasado un poco los tres minutos suenan unas campanas que producen el silencio; tres minutazos de silencio como quien no quiere la cosa, y una segunda parte más tenebrosa a forma de pista oculta, de esas que nunca te empanas si eres de los que le dan al stop nada más terminar la música.

En definitiva, es lo que podríamos esperarnos de la banda, un disco bien elaborado, lleno de buenas ideas que se desmarca de su predecesor casi por completo (una pena vuelvo a reiterar), la banda tiene su futuro asegurado con discos de esta catadura, siempre que no vuelva a cagarla con efectos tan raros como la voz del primer trabajo, y siga defendiendo fieramente su directo como nos tienen acostumbrados. ¡Hail to the ordes of chaos OMISSION!

OMISSION son:

Patillas: Voz y guitarra
Morouco: Guitarra
Surt: Bajo
Davity: Batería

TRACKLIST:

01 – Ab Intra                
02 – The Slaughter Hour                 
03 – Drunken, Junkie & Punter                 
04 – I Am the Devil Scythe              
05 – In Mourning We Dwell             
06 – Totally Fucked Up                    
07 – At Last We Will Have Revenge                    
08 – Crushing Defeat             
09 – Deathwish             
10- Attack of the Living Dead

Puntuación: 6.8
Discográfica: Emanes Metal
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos