Opeth – In Cauda Venenum

Crítica

Tres años después de “SorceressOPETH vuelven a ofrecernos un trabajo desde el estudio, que en esta ocasión nos llega en dos versiones diferentes: una en inglés y otra en sueco, un detalle que puede parecer una mera anécdota o excentricidad, pero que en realidad tiene una importancia significativa.

Sobre los suecos han corrido ríos de tinta, siempre especulando sobre cual sería su siguiente paso, sobre si volverían o no a sonar guturales en el siguiente disco… y lo cierto es que, si bien hace un par de lanzamientos Akerfeldt se distanciaba bastante de esta posibilidad, en las entrevistas previas al lanzamiento de este trabajo, y más inclusive en las realizadas cuando vio la luz su último documento en directo “Garden Of Titans”, el vocalista no descartaba completamente la posibilidad, condicionándola exclusivamente a lo que cada canción le pidiera en cada momento.

Ahora ya hemos podido escuchar “In Cauda Venenum” y no, no hay guturales en este disco… pero tampoco se les echa de menos. La realidad es que OPETH han reinventado su sonido desde aquel controvertido (y cada día que pasa más genial) “Heritage” y lo han hecho de una forma absolutamente magistral: cualquiera que escuche una canción de “Pale Communion”, “Sorceress” o “In Cauda Venenum” sabría decir sin temor a equivocarse que se trata de un tema de Opeth, porque si bien es cierto que la construcción de los riffs, la dirección melódica, el acercamiento vocal y el uso de las escalas y las distintas afinaciones ha cambiado drásticamente desde los tiempos de “Deliverance” y “Blackwater Park”, la esencia y personalidad de la banda se han mantenido intactas, incluso acrecentadas en cada lanzamiento, consiguiendo que las diferentes texturas, ideas y aventuras musicales que han emprendido en sus últimos lanzamientos se conviertan en una parte más de su sonido.

Decía antes que el hecho de que el disco llegue tanto en inglés como en sueco es algo importante, y es que resulta sorprendente como un cambio en el idioma de las letras puede mejorar un disco. Estoy bastante seguro de que la versión en inglés ha sido solo por fuerza de la costumbre, porque el auténtico “In Cauda Venenum” lo encontramos en sueco, dónde la musicalidad y mística de este lenguaje nórdico convierten la experiencia de la escucha en algo mucho más espiritual y dota de mucha más fuerza a las fuertes tendencias psicodélicas que tiene este disco. En inglés hablamos de un trabajo notable…en sueco es un sobresaliente incondicional. Y es algo que no deja de sorprenderme y que incluso me cuesta justificar, pero que resulta evidente.

Uno de los temas en los que más evidente se hace el cambio es en “Ingen Sanning Ar Allas / Universal Truth”, que se  convierte de un tema interesante a una de las mejores canciones que ha compuesto Opeth en su carrera. Recomiendo encarecidamente escuchar primero unas cuantas veces la versión en inglés y después poner la versión sueca para ser testigos de esta especie de magia. El tema comienza con una intro con una influencia reconocible de The Beatles, pero siempre atrapada en el sonido de Opeth, y se convierte poco a poco en un viaje absolutamente místico, espiritual y difícil de describir, dónde los detalles cobran una importancia crucial.

No obstante, es difícil destacar un tema por encima de otro en este disco, ya que este disco está claramente y muy bien concebido para ser disfrutado y entendido como un todo. La valía del disco radica principalmente en la atmósfera mística, oscura y psicodélica que se va creando poco a poco alrededor del oyente, a medida que van transcurriendo los minutos y se suceden temas como “Livets Tradgar/Garden Of Earthly Delights”, “Svekets Prins/Dignity” (me encantan los solos de esta canción, son una verdadera gozada) o el single “Hjartat Vet Vad Handen Gor/Heart In Hand”.

La banda ha optado en este disco por una afinación menos grave que en muchos pasajes de Sorceress, y el uso de los teclados y órganos es radicalmente diferente, consiguiendo un resultado que rebosa melancolía, oscuridad, opresión y psicodelia… es como estar atrapado en un macabro guiñol envuelto en humo de opio: hay colores llamativos y figuras divertidas, pero todo tiene un reverso macabro y tenebroso. “In Cauda Venenum”, que en latín significa algo así como “Veneno en la cola”, y que se utilizaba para referirse al escorpión y su famosa cola aguijonada, es un título que le va al disco como anillo al dedo, siendo una expresión que se utilizó también para hacer referencia a los poemas de Marco Aurelio Marcial, que presentaban un comienzo y apariencia agradable, pero escondían punzadas “envenenadas” en sus conclusiones, en forma de críticas o mofas.

Cada nueva escucha aporta algo en este disco, siendo un trabajo que nos permite descubrir detalles, facetas e incluso pasajes en segundo plano que podrían habérsenos escapado de inicio. “Svekets Prins”, “De Narmast Sorjande/Next Of Kin” o “Banemannen/The Garroter” son tres de los temas que más perspectiva ganan con las escuchas, junto a la ya mencionada “Ingen Sanning Ar Allas” y cuando el disco ha conseguido atraparnos y somos capaces de sumergirnos en su atmósfera desde el primer minuto, es una experiencia fantástica disfrutar del sinfín de pequeños detalles y guiños que esconden sus temas.

No veo la necesidad de detenerme en cada tema para un análisis más exhaustivo, ya que la magia del disco está en su globalidad. Además, se trata de un trabajo que continúa una progresión bastante natural respecto a los anteriores y que, pese a contar con algunas novedades y cambios, ninguno de ellos es tan dramático como para resultar extravagante o necesitar una explicación aparte.

Lo que si añadiré es un apunte final sobre el resultado global de este disco, que me parece la sublimación del estilo y enfoque musical que Opeth han venido mostrando desde «Heritage» en adelante. Sinceramente veo muy complicado que con este enfoque consigan presentarnos un disco más completo y mejor construido de lo que es “In Cauda Venenum”. Y creo que la banda llegará a la misma conclusión cuando lleven un tiempo interpretándolo en directo, porque parece evidente que se trata de la meta musical que parecían estar persiguiendo en sus últimos años de trayectoria. Y de ser así quizás el próximo capítulo de su carrera nos depare nuevos territorios, aunque por ahora lo que toca es sentarse a disfrutar de esta maravilla.

Tracklist:

01. «Livet’s Trädgård» / «Garden Of Earthly Delights» (Intro)
02. «Svekets Prins» / «Dignity»
03. «Hjärtat Vet Vad Handen Gör» / «Heart In Hand»
04. «De Närmast Sörjande» / «Next Of Kin»
05. «Minnets Yta» / «Lovelorn Crime»
06. «Charlatan»
07. «Ingen Sanning Är Allas» / «Universal Truth»
08. «Banemannen» / «The Garroter»
09. «Kontinuerlig Drift» / «Continuum»
10. «Allting Tar Slut» / «All Things Will Pass»

Formación:

Mikael Akerfeldt – Guitarra, Voz
Fredrik Akesson – Guitarra
Joakim Svalberg – Teclados
Martín Méndez – Bajo
Martin Axenrot – Batería, Percusión
Dave Stewart – Orquestaciones, Arreglos de cuerda (Invitado)

Puntuación: 9,5/10
Discográfia: Nucleart Blast
Autor: David Rodrigo

<< volver a discos