PACO VENTURA – SOL NAVAJO

Crítica

Nada más y nada menos que 12 años han pasado desde que PACO VENTURA decidiera lanzarse a la “Aventura” y editar un disco en solitario bajo aquel nombre y compuesto por una buena colección de temas instrumentales y alguno cantado que, por una u otra razón, parece ser que dejó una espina clavada en el corazón de la guitarra del cordobés.

Y lo digo sobre todo porque ahora es cuando aparece este “Sol Navajo” que no es ni más ni menos que una versión mejorada, o como se diría en el argot informático, un 2.0, de aquel primer disco de 1997 que lanzó al mercado el aclamado y reconocido guitarrista de MEDINA AZAHARA, en el que se han cogido muchos de aquellos temas y se les ha lavado la cara, rodeándolos de cuatro temas nuevos, 3 de ellos con voz y uno instrumental, para construir un disco mucho más completo y variado que lo que nos dejó la primera versión, con un trabajo artístico y de imagen mucho más potente y un título con mucho atractivo y mucho sentimiento del sur.

El resultado, y con la premisa de que nos encontramos ante el que probablemente sea uno de los guitarristas con más clase, experiencia y trayectoria de nuestro país, es todo lo que os podéis imaginar de un disco de este tipo, todo y cuando no hayáis escuchado previamente el trabajo de Ventura en 1997. Elegancia, maestría, gusto y sobre todo ello, y como premisa fundamental, sentimiento y fundamento nos van rodeando y adornando poco a poco todos y cada uno de los 12 temas de “Sol Navajo”, ofreciendo una escucha entretenida, emotiva y cálida, bastante alejada del frío polar de esos discos instrumentales en los que priman, por encima de todo, la virtuosidad (que aquí no falta) de los dedos del ‘hacha’ en cuestión. Un disco muy bien distribuido que va equilibrando la reproducción, alternando los temas más complejos y veloces con los más sentimentales, donde no hay temor alguno a darle más importancia al hammond en un corte que a la propia guitarra (por supuesto la reina de todo el álbum) o de conseguir que la voz del tema, al tratarse de uno con letra, tenga la fuerza necesaria para transmitir su mensaje, y no perderse entre una maraña de notas sin fin y escalas que sube y bajan a mil por hora para volver a empezar y acabar sin pena ni gloria.

La instrumentalidad de “Sol Navajo” en la mayoría de las ocasiones va un punto más allá de la importancia extrema de una guitarra, puesto que, no obstante, tenemos una compañía de lujo en la gran mayoría de los temas… Manuel Ibáñez (Medina Azahara) aporta magia y colchón constante a los teclados y al piano mientras que la presencia del bajo de Pepe Bao es imposible que resulte un hecho a pasar por alto, así como el buen empaque de la batería de su hermano Angie Bao.

De la lista de temas, y sin hacer distinción entre nuevos y antiguos, sino analizando este “Sol Navajo” como un todo, sin duda destaca nada más empezar un “Sol Navajo” que nos cautiva con un inicio de fantasía, una melodía casi de film de aventura en su fase más previa, en ese momento en el que uno no sabe lo que ocurrirá más adelante, pero que nos inspira a sentir algo emocionante e evocador, algo que finalmente desemboca en una letra simple y corta pero universal y atractiva, sobre todo por el vuelo que le ofrece la habitual maestría de las cuerdas vocales de Leo Jiménez, quien está tal y como nos tiene acostumbrados siempre, perfecto y dándole una dimensión nueva a la canción.

Los cortes más melódicos del disco son aquellos que, gracias al acierto compositivo de Ventura, que sabe que fibras son las que se nos van a estremecer con cada nueva rasgadura o punteo de las cuerdas de su guitarra, consiguen llevarnos a un estado de ensoñación donde conseguimos encontrar palabras en las notas e historias en las melodías. Es por ello que funcionan cortes como “Muñeco de nieve”, un nuevo tema luminoso a la par que melancólico, o “Concierto para la paz”, cuyo desarrollo roza lo clásico tanto en lo que se refiere al rock como a la música de conservatorio (sin duda influencia constante en la inspiración de Ventura).

Ya en su día los más guitarreros, los más amantes de Vai, Satriani y compañía, disfrutaron como volverán a disfrutar de nuevo de los más complejos y virtuosos “Reflexiones de gloria” y “Opus Suite 82” (inspirado sin ningún tipo de tabú en la extensa obra de Malmsteen). Pero el acierto de esta nueva aventura son los temas cantados que se intercalan en nuestra escucha y, sobre todo, la genial aportación vocal en ellos de Rafa Martín. Éste aporta garra y sentimiento a “Solo sigo por ti” y “Si recuerdas”, el primero de ellos optimista, alegre y luminoso, con todo lo que tiene que tener una balada en clave de rock, un estribillo pegadizo que te insuflará ganas de seguir adelante con lo que sea, mientras que el segundo es una petición de amor universal hecha con mucho gancho a la voz y que entra perfecta tras el emotivo encuentro amoroso que viven la guitarra acústica y la eléctrica en el precedente “Corazón Dulce”.

Solo yerra Ventura al endulzar tanto un corte como “Coge mi mano” mientras que nos vuelve a deleitar con su clase con el interesante final que nos brinda la extraña “Abani”, por lo que al terminar el álbum nos queda esa sensación de que éste si que será el disco que nos haga empezar a ver más trabajo en solitario de uno de nuestros mejores guitarristas, y no solo la renovación en el nuevo milenio de un álbum que, como le suele ocurrir a todas estas arriesgadas aventuras en solitario en nuestro país, cayó en el olvido al poco tiempo de ver la luz. En esta ocasión Paco Ventura cuenta con algunas armas más de atracción que, bien usadas a su debido tiempo (y sobre todo gracias a los efectivos temas con voz), pueden prolongar un poco más la valía de sus composiciones. Gran trabajo de un grande… solo eso ya justifica una segunda oportunidad.

TRACKLIST:

1. Sol navajo (con Leo)
2. Muñeco de nieve
3. Sigo por ti (con Rafa Martín)
4. Concierto para la paz
5. Reflexiones de gloria
6. Corazón dulce
7. Si recuerdas (con Rafa Martín)
8. Opus Suite 82
9. Estrella de David
10. Coge mi mano (con Jose Luis Juárez)
11. Preludio de amanecer
12. Abani
Puntuación: 8,2

Discográfica: Avispa Music

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos