PETER GABRIEL – SCRATCH MY BACK

Descripción

Hace ya treinta y cinco años que dejó el grupo y su carrera en solitario ha sido mucho más extensa que con la banda británica, pero sin embargo Peter Gabriel sigue siendo recordado por casi todos como un miembro fundador de Genesis. Y es que tener a tus espaldas parte del legado de un grupo como ese debe pesar mucho.

Sin embargo Peter siempre ha sabido mantenerse a la altura de las expectativas en todos sus trabajos, fueran del estilo que fueran (porque si algo se le puede atribuir es variedad en sus trabajos). En esta ocasión llega hasta nosotros “Scratch My Back” un disco que ocupa su espacio en estas páginas más por su autor y por los títulos que trata que por su contenido musical, ya que, como muchos sabréis, se trata de un proyecto que solo presenta voz y orquesta, prescindiendo de las guitarras y la batería. No obstante aquí más que nunca el rock se refleja como algo casi espiritual y está siempre presente en unas interpretaciones que, por si mismas, están más cercanas a la música clásica.

Por eso quiero dejar claro que revisar este disco es un mero capricho mío, porque me parece realmente destacable y porque nunca está de más seguir la carrera de un personaje como Peter Gabriel, pero que aquellos que centréis vuestros gustos solo en el rock más puro y en el metal deberéis pasar por alto este disco, salvo que os lo toméis como una mera curiosidad. El disco nos presenta doce interesantes versiones a voz y orquesta de clásicos del rock, el blues-rock y el pop-rock. El primero de los temas revisados en este trabajo es “Heroes”, la conocida canción de David Bowie, que se ve retratada de una forma muy diferente e imaginativa en este disco. La voz de Gabriel siempre le da un estilo particular a las canciones y la apropiada adaptación orquestal magnifica el resultado final de este tema.

El camino continúa con “The Boy In The Bubble”, de Paul Simon. Íntima, melancólica y llena de luces y sombra, con el cello y el piano como protagonistas junto a la voz de Peter. De nuevo una adaptación muy interesante llevada a cabo con una precisión interpretativa fuera de toda duda. Pequeños momentos de crescendo y la paulatina incorporación de diferentes elementos, llenando poco a poco espacios para construir una maraña sonora sólida y muy rica, y  realmente sutil.

“Mirrorball”, original de Elbow, nos ofrece una orquestación más completa y variada que la de su predecesora. Posiblemente es uno de los cortes que más se benefician en este disco de su adaptación orquestal, adquiriendo una dimensión totalmente nueva, pero conservando su espíritu original. Destacable interpretación vocal de Peter y muy buenos arreglos con los violines, especialmente hacia el final del tema.

“Flume” es uno de los clásicos más destacados de Bon Iver y otro de esos cortes que se benefician enormemente de su conversión al formato orquestal. Enorme interpretación al piano y buenos arreglos de cuerda para completar la escena. A estas alturas ya nos hemos dado cuenta de que Peter Gabriel ha conseguido plasmar en este disco la esencia de cada uno de los originales, pero abriéndoles nuevos caminos y dimensiones, llevándolos mucho más allá y en muchas más direcciones de las que abarcaron originalmente.

Este es un disco de versiones, pero el trabajo empleado en recrear los temas en este formato, no solo adaptándolos de forma más o menos directa, sino trabajando concienzudamente cada detalle, hace que el esfuerzo puesto en este disco sea igual o mayor al que hubiera supuesto crear nuevas composiciones. Es casi como si se tratara de un trabajo completamente original. Habrá que esperar para descubrir si le devuelven la pelota correctamente en “And I’ll Scratch Yours”, la segunda parte de este proyecto en la que otros artistas versionarán en este formato algunos clásicos de Peter.

“Listening Wind” de Talking Heads es uno de esos temas que van ganando con las escuchas, avanzando desde la casi inadvertencia hasta el plano protagonista a medida que escuchamos el disco. Creo que es una de las adaptaciones más finas y mejor realizadas del disco. Inmediatamente después nos encontramos con “The Power Of The Heart”, una versión de Lou Reed que se perfila, fuera de toda duda, como uno de los cortes más fuertes de este trabajo, constituyendo un excepcional trabajo de adaptación y permitiéndonos disfrutar de una interpretación vocal realmente gratificante.

Los mismo ocurre con “My Body Is A Cage”, una versión de Arcade Fire que se ha granjeado los elogios de casi todas las reviews, considerándola como uno de los grandes aciertos de este disco desde todos los aspectos, especialmente en lo referente a la orquestación, que ha sido llevada a cabo con esmero y amplitud. Lo cierto es que el resultado es realmente llamativo y consigue plasmar la esencia del tema original haciendo parecer, al mismo tiempo, que hubiera sido compuesto originalmente en este formato, que le sienta realmente bien. No obstante, pese a la grandilocuencia y buen hacer puesto en este tema, para mi lo mejor está aún por llegar.

Antes nos toparemos con “The Book Of Love”, original de “The Magnetic Fields”, que llama la atención especialmente por su romántica letra; y con “I Think It’s Going To Rain Today”, de Randy Newman, un melancólico corte que nos presenta una adaptación minimalista con el piano como protagonista junto a la voz y sin apenas ningún otro rastro de instrumentación.

Y es aquí cuando, a mi juicio, empieza lo mejor del disco. Se trata de los tres últimos temas, que arrancan con una impresionante, asombrosa y deliciosa adaptación del tema de Regina Spektor “Apres Moi”. Misterioso, oscuro, grandilocuente y rebosante de feeling, con una adaptación orquestal sublime y una interpretación desde todo punto intachable. Sencillamente es un corte perfecto, inconmensurablemente  superior a su versión original. Una verdadera delicia.

El siguiente espacio en el podio de este disco está reservado para una versión más que interesante. Muchos recordaréis la película “Philadelphia” más por la canción de Bruce Springsteen que por la película en sí; pero aquella película incorporaba en su banda sonora muchos otros elementos interesantes: si la canción del Boss fue la más celebrada, probablemente la composición de Neil Young sea la más hermosa de las que se hallaban allí presentes. Y es precisamente este tema el que nos encontramos reinterpretado en este disco, en una adaptación realmente destacable y llena de feeling, que sin duda constituye uno de los mayores aciertos del disco, como ya he señalado, pero del que, sin embargo y casi sorprendentemente, prefiero su versión original.

El punto y final lo pone el tercer integrante del podio: una interesantísima versión de “Street Spirit”, el conocido tema de Radiohead. Personalmente nunca he sido un gran fan del grupo y puede que por ello esta versión me parezca excepcionalmente superior a su original, o quizás simplemente sea que realmente lo es. Juzgad vosotros mismos. “Scratch My Back” es sin duda una de esas curiosidades a las que vale la pena dedicarle un rato y, si se siente algún tipo de aprecio por la música clásica y por el trabajo de Peter, sin duda se convertirá en uno de los discos más interesantes de este 2010.

Puntuación: 9,8

Discográfica: Real World Records

Autor: David Rodrigo (Coon)
<< volver a discos