RAMSAY – PóKER DE ALMAS

Crítica

Los navarros RAMSAY comienzan su andadura musical y lo hacen bajo el amparo promocional de Producciones Malditas, con quienes editan un primer EP compuesto por 5 temas y una definición clara en lo que a estilo y maneras se refiere. “Armaggedon” se llama la primera incursión discográfica de RAMSAY, quienes grabaron este primer EP el pasado 2010 en los estudios Villa Palmer con la ayuda de Jaime Mapatxe y la masterización de Colibrí Díaz en los estudios R5 de Navarra.

El resultado de todo esto son, como ya hemos mencionado previamente, cinco cortes que definen a un grupo de maneras contundentes y potentes, pero al mismo tiempo melódicas y asequibles, combinando una voz limpia y de registro medio con constantes incursiones guturales de fondo (no excesivamente convicentes, la verdad) y todo ello dentro del cajón desastre que podríamos denominar como trhashcore alternativo de marcada dirección y calado nacional.

Éstas son las líneas esenciales que definen temas como los iniciales “Vamos a Jugar” y “Poker de almas”, ambos con interesantes propuestas rítmicas pero mal resueltas a la hora de adaptar unas letras que resultan poco atractivas al oído, frases que rompen el ritmo de la música por no llegar a adaptarse totalmente con lo que estamos oyendo o querer meter más palabras de las posibles en un determinado ritmo.

No cabe duda de que la intención de un tema como “Vamos a Jugar”, donde la banda combina melodía y contundencia para dar más dramatismo a un corte en el que prima la historia de la saga “SAW” y donde colabora el bajista de Marea, Piñas, resulta atractiva al principio, pero tanto la producción de las voces guturales como de una base rítmica a veces confusa y atropellada (de lo que tenemos otro claro ejemplo en la gris, aunque más thrashera “Paredes Blancas”), hacen que las canciones hagan aguas en determinados momentos y todo se quede en un intento fallido y precipitado.

Es por todo ello que, a pesar de existir buenas bases y una posible buena adaptación de algunos temas en directo, lo cierto es que ninguno de los 5 cortes que componen “Armaggedon” se quedan pegados a nuestra mente tras la escucha, ni siquiera la peculiar combinación de metal alternativo y ska-reagge que apreciamos en “Babilonia” o la intención apocalíptica que se intenta dar al desarrollo de “Armaggedon”. La producción global del ep es gris y lineal, la base rítmica no destaca como debería y, en definitiva, todo se convierte en un conglomerado de temas y voces que flojean en su intención de combinar la agresividad y contundencia con melodía y una primera línea radiable y asequible.

Resumiendo. Las intenciones son buenas, la dirección que la banda quiere dar a sus composiciones es correcta e interesante, pero algo ha fallado en el proceso, puesto que este “Armaggedon” no supera el aprobado a la hora de competir en el conglomerado de producciones de metal alternativo que a diario nos bombardean en los últimos tiempos. Deberán seguir intentándolo.

Puntuación: 4,5

Discográfica: Producciones Malditas

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos