SAUROM – MARYAM

Crítica

Madurez… Sin duda todo lo que representa “Maryam”, más allá de su legado histórico y su posible aspecto polémico, transgresor o desafiante, gira en torno a esta compleja y rica palabra. La madurez no son más que las experiencias que el ser humano va acumulando a lo largo de su vida, ese estado emocional y pensante en el que un mosaico de aprendizajes, errores y aciertos previos van desembocando en aquello que eres cuando empieza a ser uno mismo el que domina su propia vida, y no al contrario Lejos queda el ímpetu, la locura y la juventud, los golpes y las trastadas, la diversión sin fin y la escasa reflexión. Quizás esta sería la visión más correcta desde la cual deberíamos afrontar el espectacular y completísimo trabajo ante el que nos enfrentamos cuando escuchamos “Maryam”… 

“Maryam” tiene dos lecturas totalmente diferentes pero indivisibles una de la otra. La primera es la lectura musical, la evolución a la que ha tendido un grupo como SAUROM en sus ya más de 10 años de vida discográfica (como grupo son unos pocos más). Trabajo a trabajo la mente de Narci Lara ha ido conquistando metas, elaborando nuevas ideas y calibrando todo a lo que en un primer momento aspiraba a que llegara una banda que por aquel entonces recibía el nombre de SAUROM LAMDERTH. Y tal y como pasan los años, tal y como los músicos no viven en una burbuja temporal, aislados del cincel personal del tiempo y la experiencia acumulada, así como tampoco deben estar al servicio de lo que sus seguidores les exijan en cada momento, de esa forma se ha ido transformando la visión musical de los gaditanos, el pincel se ha hecho disco a disco más fino, con trazos más elaborados y pensados, construyendo su visión artística sobre el metal y sobre el folk sin ponerle límites o patrones previos a la visión que cualquiera de nosotros pueda tener de cada uno de esos términos. Así es como, con ellos, y gracias a ellos, muchos hemos comprendido que palabras como “folk” no tienen porque llevar implícito términos como “celta” o “fiesta”… sino que su acepción es más amplia y por ello podemos seguir encontrándolo presente en discos más oscuros como este “Maryam”, evolución natural de su pasado “Once Romances desde Al-Andalus”, conservando su peculiar forma de afrontar las melodías de guitarra, la intensidad vocal de Miguel o el uso de muchas cadencias compositivas propias del sur de esa plural España, pero transformando su propuesta musical al rebajar la concentración y sobrecarga de velocidad y elementos ampulosos y orquestales, dándole más protagonismo a la expresividad vocal de Migue, a las melodías sugerentes que nos transmitan sentimientos mucho más personales, que surgen desde la capa más interna de la propia canción, lejos de ser grandes adornos, que no faltan y plagan de detalles todo el álbum, los que nos transmitan esa sensación.

La segunda lectura de “Maryam” surge del acierto de hacer coincidir el momento más álgido de la banda a nivel compositivo y creativo con una temática tan compleja como fácil de asimilar, sentimental, cercana, universal y, por supuesto, polémica. Por primera vez, y de nuevo removiendo el término de la madurez, los gaditanos se meten de lleno en el barro y sacan a relucir su propia visión de una historia tan evidente y cierta como llena de diferentes visiones y posibles interpretaciones. Afrontando el sufrimiento de la madre de Cristo de una forma absolutamente terrenal y visceral, pero sin olvidar toda la implicación mística y religiosa que surge de estos protagonistas, dan en esa diana donde cualquiera puede comprender de lo que hablan los temas de “Maryam”. Serán tanto religiosos como ateos los que comprendan la carga emocional de cada uno de estos cortes y disfruten del viaje que la banda nos propone desde el inicio con “Dies Irae” hasta la conclusión final de “Stabat Mater Dolorosa”. Preciosas y, sobre todo, trabajadísimas letras que dan en el clavo, una historia bien estructurada que se apoya en textos que nos ponen en predisposición de escucharla y hacerla nuestra, intentar comprenderla y, lo más importante, darle nuestra propia opinión y sentimiento a cada uno de los capítulos vitales de “Maryam”.

Dicho todo esto, y si hemos comprendido la razón por la que SAUROM no han construido en este disco ningún tema de fiesta en taberna o baile de fácil escucha (hace tiempo que su evolución estilística nos lo venía diciendo a gritos), todo va rodado en la escucha de “Maryam”. A la par que desplegamos el espectacular digipack en forma de cruz, son las geniales guitarras de Raúl y Narci las que despliegan un poderío inigualable, refrendado por una producción muy orgánica y llena de intensidad, capaz de mantener la cordura entre la infinidad de detalles y pistas que pueblan cada uno de los cortes del álbum, flautas, teclado, batería, bajo… Todo cobra protagonismo en su justa medida y no nos queda más que quitarnos el sombrero ante semejante despliegue de sapiencia y paciencia previa a la hora de construir este trabajo… Todo esta revisado al detalle y todo surge de forma natural y espontánea. ¿Se puede pedir más?… Por supuesto, canciones que funcionen, temas que sean recordados tanto en el global de la escucha como de forma individual. De esto también tiene “Maryam”:

Comenzar con “Irae Dei” ya es toda una declaración de intenciones. Sin una introducción previa surge grandilocuente y hermoso, rabioso e intenso… tal y como será el resto del disco pero añadiendo una versión ampulosa del mismo gracias a la inclusión del Coro de Nerta, que en su veloz fraseo nos gana y nos cautiva… Perfecta introducción a la historia y un Migue que ya empieza a estar enorme, habiendo mejorado una barbaridad en sus vocalizaciones y matices a la hora de interpretar.

Rabia y desesperación surgen del riff de guitarra que protagoniza “Nebulosa”, un tema al que pronto la flauta lleva hacia unos derroteros más tristes y melancólicos, de la misma forma que su estribillo resulta perfecto en su ejecución y resultado. Un resultado que cambia de color completamente en “La última Ceremonia”, donde se unen y se dan la mano el potente riff de Raúl con el piano/teclado de Santiago, para construir un corte más sentimental en su estructura, con más luz y claridad en su desarrollo y donde el estribillo pierde importancia en pro de un encuadre más global y completo.

Los coros y las voces de llanto que rodean “Traiciona tus ídolos” muestran el marco perfecto para que Migue se luzca en este tema. Un corte de ritmo muy pegadizo y cuya letra te hace llevar la mano al pecho y apretar… romanticismo y amor en estado puro.

La versatilidad, los detalles y los cambios de ritmo son unas de las señas de identidad de “Maryam”, y en ello claros ejemplos son los que a continuación tenemos con cortes como el asequible y quizás algo blando “Mentiras de seda pulcra”, donde cobra importancia tanto la sencilla melodía creada por Raul Rueda como las secciones más tranquilas de voz y guitarra acústica, dando como resultado un tema dinámico a la par que sencillo, en contraposición con los dos que le siguen, más oscuros y grandilocuentes, llenos de elementos que resaltar, como el coro continuo que da cuerpo a “Azogue en Vergel” y deja que Migue nos vaya atrapando poco a poco en su cantar implorante y triste, dotado de una cadencia magnética que domina los dos párrafos del estribillo y la dulzura con la que la flauta de Narci aparece a mitad y final del mismo, o la teatralidad de “Aciaga Función”, donde por primera vez aparecen las gaitas para construir un corte extraño pero atractivo, un medio tiempo de carácter ampuloso y épico pero reflexivo, casi de plegaria.

Nos encontramos en una fase donde “Maryam” se rinde y se postra ante el cursar de los acontecimientos y eso nos brinda a unos Saurom que hasta ahora no habíamos visto así durante tanto tiempo seguido. Temas pausados y de mucha carga sentimental como los previamente comentados se continuan con el especial y algo gótico “Non Culpa” donde, como siempre las guitarras vuelven a ser protagonistas y se arman del ya reconocido y reconocible “sonido Saurom”.

Remata este combo la que probablemente vaya a convertirse en la balada por excelencia de los gaditanos de aquí en adelante. “Para Siempre” nos trae a un inspiradísimo Migue, quien no solo canta como jamás le habíamos escuchado este precioso corte, sino que se muestra como un gran compositor, capaz de marcar perfectamente el tempo para que el corazón se pare en cada nota de piano y la especial rugosidad de su voz. Una auténtica delicia.

Asumido el triste final llega la hora del desafío y la furia. Con “Aquel Paseo Sin Retorno” llega el momento de uno de los cortes más agresivos e intensos de todo el álbum y probablemente una de las mejores canciones que la banda ha facturado hasta la fecha, combinando a la perfección su ansiado folkmetal con el especial y delicado sentimiento de amor triste pero grande que puebla todo el disco, con un solo espectacular y un estribillo sencillo por su fuerza y descaro, típico tema para interpretar de cara al viento y apretando los dientes.

Para los más juglares esta última fase del disco va a ser toda una gozada. La base rítmica convierte en poderosísimo y agresivo a “Lágrimas Heladas”, un corte que a priori podría haber parecido tranquilo y casi acústico pero que se convierte en una pieza de destacable poder y mágica aportación de la flauta. Mientras, en el punto final de la historia, vuelve la velocidad, la de una batería fundamental y un Migue que nos interpreta con total convicción cada unas de las palabras de pérdida de una madre angustiada y encorajinada con los cielos… Multitud de elementos, pequeños detalles de teclado adornan el tema mientras que las 6 cuerdas de Raul y Narci siguen regalando zarpazos continuos e imparables. El disco se acaba y la historia llega a su final tal y como preveíamos, tal y como lo cuenta la Biblia, pero habiendo compartido los momentos más íntimos de una historia de amor contada con mucha personalidad, desde el exhaustivo trabajo de una banda humilde como pocas, pero que se encuentra en uno de los estados de gracia más relevantes del metal actual.

Ni que decir tiene que el gran trabajo realizado en el completo DVD que acompaña este lanzamiento, donde tenemos desde varios videos en directo durante la última y exitosa gira del grupo, como 3 videoclips, varias tomas en estudio de temas de “Maryam” y cercanas entrevistas con la banda, es una autentica gozada a la que solo le falta quizás algún punto más humorístico. Añadamos a ello una portada diferente, un óleo lleno de expresividad e impactante en su simbolismo y significado, con Maria compartiendo la corona de espinas y mostrando la rosa en sus manos, aquella que representa la sangre de Cristo.

Magna obra de magno resultado. El trabajo y la pasión han llevado a Saurom hasta uno de los altares del metal español, y lo han hecho cuidando cada vez más sus nuevos lienzos musicales, desplegando medios y derrochando humildad y dedicación para construir una de las obras más completas que vaya a dar el metal y la música de este país a lo largo de 2010. Como oyente te podrá gustar más o menos el resultado y la dirección que ha tomado la música de la banda, cualquiera estará en pleno derecho de afirmar que la versión más festiva y joven del grupo era más atractiva o efectista. Al fin y al cabo hablamos de sentimientos y gustos. Pero nadie podrá negar, a tenor de lo escuchado, que nos encontramos ante un trabajo maduro, completo y casi perfecto, un trabajo del que se respira la pasión y el interés puesto sobre su creación y su resultado final… Y es que, no se puede negar la evidencia.

TRACKLIST:

01- Irae Dei 
02- Nebulosa 
03- La Última Ceremonia 
04- Traiciona a tus Ídolos 
05- Mentiras de Seda Pulcra 
06- Azogue en Vergel 
07- Aciaga Función 
08- Non Culpa 
09- Para Siempre 
10- Aquel Paseo Sin Retorno 
11- Lágrimas Heladas 
12- Stabat Mater Dolorosa 
13- Déjame Su Alma Fraterna 

DVD:

– Videoclip IRAE DEI
– Directo en el Estudio de Grabación de: Stabat Mater Dolorosa, Traiciona A Tus Ídolos, Non Culpa, La Última Ceremonia, Irae Dei
– Videoclip AQUEL PASEO SIN RETORNO
– EN CONCIERTO: El monte de las ánimas, El laberinto de los secretos, Lejos del mar de rosas, Dioses Eternos, La Musa y el Espíritu, El arquero del rey.
– Videoclip EL LABERINTO DE LOS SECRETOS
– Vídeo didáctico de los temas de “Maryam”

SAUROM son:

Miguel Ángel Franco – Voz y coros
Narci Lara – Guitarra rítmica, acústica, flautas, laúd, gaita y coros
Raúl Rueda – Guitarra solista, rítmica, acústica y samplers
Jose Antonio Gallardo – Bajo
Santiago Carrasco – Teclados
Antonio Ruíz – Batería

Puntuación: 9,75

Discográfica: Zaluster Producciones

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos