SAUROM – ONCE ROMANCES DESDE AL-ANDALUS

Crítica

Me acabo de sorprender a mi mismo investigando por los mares de esta red llamada Internet acerca de poetas y poetisas del sur de los que hasta ahora no había disfrutado. Acabo de completar la enésima escucha del quinto álbum de los gaditanos y me encuentro aún sobrecogido por la grandeza cultural de la que se impregna el disco en cada uno de sus variados y oscuros rincones musicales a lo largo de sus 13 cortes y más de 60 minutos de nuevas composiciones del llamado juglar metal que destila Saurom.

Desde que nos dejamos atrapar por la impactante portada de “Once Romances desde Al-Ándalus”, y si hemos sido testigos de la carrera del grupo hasta día de hoy, hay una especie de halo de misterio y magia que rodea el nuevo lanzamiento que nos disponemos a escuchar. No en vano se trata posiblemente del disco más maduro y madurado de Saurom y eso se nota en todos sus detalles. Desde que el grupo fuera más conocido con la ya lejana edición de su disco basado en la literatura de Tolkien su música no ha hecho más que evolucionar en un premeditado pero natural intento de demostrar que Saurom es mucho más que la típica concepción que erróneamente se tiene del llamado folk metal por estas tierras. La banda poco a poco ha ido enseñando sus cartas en un amplio abanico de posibilidades que cada vez la han ido afincando más en los terrenos puramente del heavy y el power metal con ricas aportaciones de su visión juglar de las cosas y el uso del folk en el más amplio sentido de la palabra. Así este último álbum se presenta proveniente de tierras andaluzas y árabes en una combinación realmente emotiva, profunda y melancólica a la vez que poderosa, heavy e impactante.

“Once Romance desde Al-Ándalus” es probablemente el disco más potente de Saurom hasta la fecha, donde todo encaja y sobra más bien poco. La banda ha endurecido y rasgado sus afilados riffs hasta convertirlos en una autentica seña de identidad de las nuevas composiciones, que se presentan en unas ocasiones veloces y agresivas mientras que en otras se dejan atrapar por una mayor oscuridad y melancolías de cierto carácter gótico sin llegar en ningún momento a perder la esencia de la propuesta folk del grupo. Pero cuidado, flautines, laúd, guitarras españolas… están en esta ocasión lejos de la versión más fiestera o simple del grupo sino que se entregan al servicio de la espiritualidad del concepto cultural, social e incluso ecológico en su moraleja, del disco.

Al-Ándalus está presente desde el primer corte del disco, “Inspiración Espectral”, cuyas notas de flamenco acompañan a una voz femenina en su canto espiritual para darnos pie a “La Reina de la Oscuridad”, el primer romance con el que nos encontramos y cuya entrada es inesperada, sorprendente y brutal. Una voz gutural de fondo acompaña al grito oscuro de Miguel que se despacha con un tema enorme en su composición de agresiva nostalgia, marcado carácter thrash en sus guitarras y una batería que es una auténtica apisonadora.

Tras él “El laberinto de los Secretos” entra veloz y presenta multitud de elementos que empiezan a diferenciar este disco de los anteriores de Saurom. Toques modernos en las guitarras y la inclusión de algún sampler para un tema directo pero extraño que quizás se hace algo corto cuando el sólo final de guitarra acaba desvaneciéndose… Le falta algo.

De nuevo unos machacones riffs de guitarra son protagonistas absolutos de “Lejos del Mar de Rosas”. Quizás el tema más heavy de todo el álbum. De esos que no se detienen ante nada excepto cuando el estribillo requiere un toque de atención por parte del oyente para percatarse del contenido profundo de su letra. Lo acompaña una interesante melodía de teclado que no hace sino llevar al tema a una dimensión realmente destacable dentro del álbum. Inconmensurable trallazo de heavy metal.

Tras la enérgica entrada de los 3 primeros “romances” nos relajamos sonoramente pero seguimos atentos a las historias que se van entrelazando en cada uno de los temas con el legado cultural de toda Andalucía y el relato en el que a lo largo del libreto la anciana Al-Ándalus nos va haciendo partícipes de sus sentimientos por sus tierras y sus autores. Así aparece “En el Abismo”, dedicada e inspirada en el gran Luis de Góngora, como un potente medio tiempo a la vez que muy sinfónico y épico.

Después, con la aparición de Lorca entre los citados autores a lo largo del disco la banda se calma y nos ofrece una dulce canción de corte muy fílmico en su estribillo. “Romance de la luna, luna” nos enseña a un Miguel que pone nuestros sentimientos a flor de piel ya que en esta ocasión rompe menos su voz para acomodarse al carácter más acústico del tema y a un Raúl Rueda que, como en todo el disco, está enorme en sus sentidos solos de guitarra.

El nivel de producción que la banda ha ido ganando desde su último disco “Juglar Metal” se nota en la variedad de elementos que se atreven a incorporar a su peculiar propuesta musical sin ningún tipo de complejos o miedos. Así en “Wallada la Omeya” el segundo single del álbum, Narci y los suyos incorporan elementos del gótico en un arriesgado pero efectivo tema que engancha desde la primera escucha. Estribillo grandilocuente y emotivo en defensa de la igualdad de derechos entre hombre y mujer para un tema de los que no dejan indiferente a nadie.

Son capaces de rizar el rizo e incorporar incluso elementos del black para aderezar el tema quizás más romántico del álbum, “Zulema”. En su estribillo es de destacar la enorme presencia de los gritos extremos del más puro black metal de Beltrán (Anvil of Doom), que aparece en muchos otros puntos del álbum dando gran profundidad a los temas de Saurom. Te invito a que los descubras.

Nos falta algo de progresivo y aunque esté lejano al estilo la estructura de “Un Castillo de Versos Nostálgicos” podría encuadrarse en ese juego de cambio de ritmos típicos del estilo en las ásperas y atípicas estrofas que preceden a un más clásico estribillo del grupo. Extraños sonidos para uno de los temas más interesantes del álbum.

A partir de aquí empezamos a recuperar a los Saurom más clásicos y la cosa empieza con “Nada es Eterno”. Un tema de puro power metal, potente, rápido que quizás presenta el aporte lírico más flojo del álbum y que, por encima de su propia razón de ser y presencia, básicamente sirve de predisposición para lo que nos espera a continuación: “El Monte de las Ánimas”. El primer single del álbum es a su vez una de las obras más magnas de la carrera del grupo, compuesto de más de 10 minutos de variados ritmos épicos, grandilocuentes y verdaderamente emotivos. Pasión a raudales inspirada en el gran Gustavo Adolfo Bécquer y que recuerda a aquella gran composición de los alemanes Blind Guardian en “And then there was silence”. Prepárate y estate atento a la letra de este tema. Si te miras en el espejo tras escucharlo podrás ver un brillo en tus ojos de pura pasión, rabia amorosa y enorme épica. El grupo al completo está majestuoso.

Quizás pensáramos que tras este tema y el comienzo juglar y de cantiga que tiene “Más allá de la Tierra Prometida” nos íbamos a encontrar con el típico corte de conclusión más relajado y acústico, pero no. Aprovechando que la épica se encuentra en estos momentos a flor de piel la banda concluye su “tesis” sobre la literatura arábigo-andaluza con un tema que aglutina el clásico ritmo más folky y powermetalero de la banda con una letra que ensalza las virtudes unificadoras de culturas que ha tenido, tiene y deberá tener el río Guadalquivir en su futuro, así como elementos musicales de la cultura arábiga y flamenca. Con él, y fluyendo como el nombrado río, entra el outro “Sollozos desde el Destierro”, con una preciosa interpretación arábiga que deja un estupendo sabor de boca al oyente-lector del nuevo disco de los gaditanos.

¿Mi recomendación? Escucha este disco mientras en tus manos sostienes el libreto y permanece atento a las riquezas líricas de sus temas y a la historia que poco a poco va enlazando culturalmente a unas y otras provincias de Andalucía con sus autores más destacados y empapándose del intercambio cultural que tanto le hace falta al mundo en estos días. Hecho eso disfruta con un enorme disco de heavy metal, de tintes folk (flamencos o irlandeses, ¿acaso hay diferencia?), juglares y del que con cada nueva escucha desgranarás las virtudes de una banda que ha ido creciendo poquito a poco, con tímidos pasos y creyendo en lo que hace para estar en disposición de ofrecernos un futuro realmente prometedor.

Saurom son:

Miguel Ángel Franco – Voz
Narci Lara – Guitarra rítmica, acústica, flautas y gaita
Raúl Rueda – Guitarra solista, rítmica, acústica y samplers
José A. Gallarrdo – Bajo
Santiago L. Carrasco – Teclados y efectos
Antonio Ruiz – Batería

Tracklist:

01) Inspiración Espectral
02) Reina de la Oscuridad
03) Laberinto de los Secretos
04) Lejos del Mar de Rosas
05) En el Abismo
06) Romance de la luna, luna
07) Wallada la Omeya
08) Zulema
09) Un Castillo de Versos Nostálgicos
10) Nada es Eterno
11) El Monte de las Ánimas
12) Más allá de la Tierra Prometida
13) Sollozos desde el Destierro
Puntuación: 9,5

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos