Soilwork – A whisp of the Atlantic

Crítica

Una banda con mucha historia es SOILWORK, banda formada en Suecia en 1996 y que, desde entonces, ha evolucionado desde el Death Metal melódico de sus primeros lanzamientos hasta un sonido muy variado influido por el Groove Metal e incluso el Metalcore más adelante. Este año presentaron un nuevo EP, “A whisp of the Atlantic”, con el que el grupo vuelve a arriesgarse a través de cinco canciones variadas y cargadas de melodía, pero también de potencia y de velocidad, algunas de las cuales ya nos habían mostrado con anterioridad. Pero vamos a verlo con más calma.

Con mucha calma y el sonido del piano empieza la misma canción que da título al disco y que sirve para arrancarlo. Es una canción muy larga, de dieciséis minutos y medio, pero que no se hace larga, porque está cargada de cambios de ritmo y de detalles a los que prestar atención. Es un tema que nos puede sorprender, porque en ella el grupo explora una gran variedad de sonidos, pero muestra claramente la versatilidad de la banda.

Con unos sonidos del teclado un tanto “siderales” y, sobre todo, bastante desconcertantes empieza “Feverish”, una canción muy contundente y potente, que ya nos recuerda mucho más al sonido más habitual de SOILWORK. Es una canción muy contundente en la que Björn canta con mucha agresividad en las estrofas, aunque volviendo a registros más fáciles de escuchar y casi melódicos en el estribillo. De nuevo, es una canción cargada de matices, pero en la que destaca mucho la potentísima pegada de Bastian en la batería.

Desperado” empieza con un sonido bastante extraño, que nos puede resultar muy llamativo, pero eso es solamente la introducción a un tema que, después, se desarrolla con mucha potencia, aunque en el estribillo, de nuevo, la banda ha optado por la melodía frente a la agresividad de las estrofas.

En “Death diviner” se puede apreciar un trabajo muy logrado en las guitarras, que suenan por debajo de la voz como si compitieran por llamar nuestra atención. Es una canción mucho más melódica que las anteriores, en la que la agresividad está totalmente ausente.

Con mucha potencia empieza “The nothingness and the devil”, una canción potente y rápida que, sin embargo, no es demasiado original. No obstante, desde mi punto de vista es de lo mejor del disco y una muy manera de finalizarlo.

Como vemos, SOILWORK nos presentaron este año nuevos temas con los que nos ayudan a pasar el “mono” de nuevas canciones.
No es el disco del año, pero está bastante bien.
Disfrutadlo.

Track list:

1. A whisp of the Atlantic.
2. Feverish.
3. Desperado.
4. Death diviner.
5. The nothingness and the devil.

SOILWORK son:

Björn “Speed” Strid: Voz.
David Andersson: Guitarra.
Sylvain Coudret: Guitarra.
Sven Karlsson: Teclado.
Bastian Thusgaard: Batería.
Taylord Nordberg: Bajo.

Discográfica: Nuclear Blast.
Puntuación: 8,5/10
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos