SOLD MY SOUL – SOLD MY SOUL

Crítica

Rock, blues, músicos de nivel, un cantante con gran voz, buena actitud, paciencia e inteligencia a la hora de llevar adelante un sólido proyecto… ¿qué puede salir de un grupo que reúne todas estas virtudes? Pues lo que aquí os traemos: SOLD MY SOUL, el disco homónimo de la banda Polaca que viene con fuerza para rescatar el sonido del rock más clásico de los años 70.

Como ellos mismos dicen: Sold my Soul se inspira en las eternas glorias como LED ZEPPELIN, BLACK SABBATH, etc. y desde luego, dan buena cuenta de ello.

La banda se formó en las navidades del 2011, en Polonia. Fruto de esta unión, tras 9 meses de gestación, el cuarteto lanza 500 copias de su demo/EP autoproducido en Septiembre de 2012. No sería hasta Febrero de 2013 cuando diesen su primer show en directo, en un local de Opole que colgó el cartel de “Sold Out”. El despegue definitivo llegaría en Julio de 2013, cuando Sold my Soul gana el concurso “Ku przestrodze”, parte del Upper Silesia Festival bajo la atenta mirada y opinión de periodistas y profesionales en general del mundo de la música.

Entrando ya en materia, y haciendo sonar al disco, “Dream of yesterday” con el número 1. Empezamos con un ritmo muy a lo AC/DC moviéndose hacia figuras y sonidos que nos acercan a grupos con trayectorias algo más contemporáneas como los estadounidenses BLACK STONE CHERRY o el supergrupo también americano CHICKENFOOT.

Se echa de menos algo de relleno de guitarra en algunas estrofas, aunque cierto es que la formación consta únicamente de un guitarrista, pero quizá hacer una pequeña “trampa” en estudio incorporando más líneas de guitarra le hubiese dado ese empujón que parece faltarle al tema.

El segundo track tiene por nombre “Special”. Con un inicio muy a lo BLACK SABBATH y evolucionando hacia algo más parecido a las composiciones de JOE BONAMASSA, sobre todo en las líneas vocales. Acertado riff de guitarra en el estribillo que toma el protagonismo dejando en un segundo plano a la voz.

“Teraz albo nigdy”, o su traducción en castellano “ahora o nunca” es el más popular de los cortes del disco. En él alternan secciones potentes con otras claramente más tranquilas donde me agrada ver el gran respeto e importancia que brindan en Sold my Soul al papel del bajo de Waldemar. Dejan que el instrumento de las 4 cuerdas lleve gran peso en la pieza, y con increíble y eficaz resultado. Buen material enfocado a los directos, y al video clip que tienen publicado:

Saltando al número 5 suena Gonna take some time”, siguiendo el mismo patrón con el que abría el disco. Nos inspira, buscando a nivel nacional, al sonido que JORGE SALÁN está intentando rescatar en sus últimos trabajos. A lo largo de los algo más de 5 minutos que dura la pista, se deja constancia del alto nivel técnico de Smok a la guitarra y del, ya mencionado, mago al bajo, Waldemar “Gandalf”, como le apodan.

Estamos en el ecuador del disco e, inevitablemente, suena la primera balada del disco: Can´t leave you behind”. Sonidos muy equilibrados, mucho Groove, gran sentimiento y excelente afinación. Notamos que han cambiado notablemente algunos detalles del tema respecto a lo ya grabado en su anterior EP de 2012; desaparece el trémolo en la guitarra del principio, cambios en la voz, etc. Pero la esencia plantada en 2012 se conserva intacta. Tras 200 segundos, Czarek entra a la batería con fuerza para transformar la atmósfera hacia una power ballad sobre la que la guitarra se recrea con un gran solo plagado de detalles a lo Slash, wah-wah incluido.

Con el séptimo track, “Red reality”, se me termina de iluminar la bombilla “¿Qué grupo me lleva rondando la cabeza desde el inicio del cd?”, por fin, ¡¡CLUTCH!! Gran parecido. Y que uno encuentre similitudes de esta índole en un grupo con una trayectoria que, podríamos considerar, relativamente corta, no puede ser más que una buena señal, indicativo de que aquí algunos están haciendo las cosas bien. Good job men!

Novena pista, segunda en idioma polaco: “Wciaz zyje”. Se nos echa encima una de nuestras canciones favoritas del disco. Un riff que te coge desde el principio y te amordaza, atándote de pies y manos para no dejarte escapar. Ideal para los amantes del headbanging, que somos muchos. Una única pega; minuto 3:40, desaparece la segunda guitarra de manera algo brusca y deja el solo en un silencio algo incómodo. De todos modos, este recurso bien llevado, puede darles muchos puntos en directo.

Por fin… en “Lady Winter” llega algo que llevábamos esperando desde el inicio del disco. Junto al blues de este décimo track hacen acto de presencia sonidos de teclado Hammond. Delicados colchones de teclas de los cuáles desconocemos el autor, pero, con todo, a la altura técnica que viene demostrado la plantilla durante los 40 minutos ya reproducidos. Esta nueva incorporación acompaña primero a un Lukasz al más puro estilo Ian Gillan en los últimos compases del tema, para terminar haciendo un precioso y virtuoso solo en el fondo de la canción, no dejéis que os pase desapercibido.

Última y cañera pista, de nuevo en su idioma nativo, y con un título con mucha intención: “Nie znasz mnie”, traducido; “no me conoces”, o al menos no les conocíamos, hasta ahora. Conociendo ya su proyecto y habiendo escuchado su apasionada música hemos de tener a esta banda vigilada de aquí en adelante con el rabillo del ojo. El rock&blues más clásico viene con fuerza, demostrando que es un género eterno, pero lo que no nos esperábamos es que viniese… ¡¡de Polonia!!

¡A escuchar!

SOLD MY SOUL son:

Lukasz Lyczkowski: Voz
Smok Smoczkiewicz: Guitarra
Czarek Majewski: Batería
Waldemar “Gandalf” Kolcz: Bajo

TRACKLIST:

01 Dream of yesterday
02 Special
03 Teraz albo nigdy
04 One 2 seven
05 Gonna take some time
06 Can´t leave you behind
07 Red reality
08 Let it be
09 Wiciaz zyje
10 Lady Winter blues
11 You made me who I am
12 Nie znasz mnie

Puntuación: 8,5
Autor: Ángel Luis Arquero

<< volver a discos