SPEKTRA – SPEKTRA

Crítica

Es un placer cuando te llega un disco así. A veces uno se cansa un poco de tratar siempre los nuevos discos de bandas consagradísimas o el disco del grupo de moda, o el nuevo fichaje de tal o cual discográfica. Por suerte sigue habiendo discos como el que nos ocupa. El primer larga duración de Spektra no hizo ruido con su salida, pero va sonando cada vez más fuerte.

Titulado igual que el grupo, el disco nos ofrece doce canciones que suenan verdaderamente bien. El grupo ha sabido llevar muy bien sus influencias para conseguir un sonido lo más personal y único posible. Lo más importante, como podemos comprobar en temas como el trallazo inicial “Ángel de ciudad” o la pícara “Alicia”, es que el grupo suena muy conjuntado, con todas las piezas en su sitio.

A medida que avanzamos en el tracklist de este trabajo vamos comprobando que las influencias individuales de cada miembro y las colectivas del grupo cuajan a la perfección, dando como resultado el excelente sonido que nos encontramos en cortes como “Cuestión de Fe”. La impresión sonora, al menos para mi, es la de un grupo que combina perfectamente un “poso” un fondo hard rockero bastante clásico, especialmente en sus melodías, con un riffing y unos ritmos mucho más actuales y cañeros, enmarcados en sendas más metálicas.

“Ángel de Ciudad” había sido un buen aviso y “Alicia”, “Ahora me arrepiento”(impresionante en directo) y “Cuestión de fe” no se quedaban atrás, pero la primera gran sorpresa del disco, para mi gusto al menos, la pone “Quiero ver el Sol”, con cierta influencia de nuestro folklore (muy bien adaptada y llevada a su terreno sonoro). El tema es el resultado de una gran composición y de un trabajo interpretativo sobresaliente, en el que la voz de Alberto brilla con luz propia sobre un excepcional trabajo a las seis cuerdas y tras los parches.

Con “La última puñalada” el espectáculo continua al más alto nivel en otro de los temas más destacados de este trabajo. Un corte potente, lleno de energía en el que nos vienen a la memoria tiempos mejores en los que Pantera reventaba los escenarios de medio mundo.

Y es que esa es una de las influencias más importantes que se perciben en Spektra: Pantera. Es la más fácil de reconocer con mucha diferencia. Después uno puede pensar en cosas muy dispares, como algo de Metallica en esas líneas de bajo, o una cierta tendencia “a lo Heroes del Silencio” en la oscuridad de las melodías vocales. Lo que es cierto es que no puedes resumir Spektra en la suma de sus influencias, y eso es al que dice mucho a favor del grupo.

“En Mí”, “Despertar” o “Rock’n’Roll” (uno de los temas más interesantes del disco y de los que más significado parece tener para el grupo, ya que ha servido de estandarte en sus notas de prensa y presentaciones; y pedazo de riff que se gasta) mantienen el gran nivel que muestra el disco desde su comienzo, siendo incluso grandes bazas para el directo (en especial Despertar), tal y como pudimos comprobar en la presentación del disco en Madrid.

“Un hombre más” es un buen tema que pasa ligeramente desapercibido en las primeras escuchas por encontrarse entre la mencionada “Rock’n’Roll” y el gran tema que le sigue: “Tu muerte tiene un precio”. Al igual que “Quiero ver el Sol”, este tema se encuentra entre mis favoritos del disco y me parece uno de los mayores aciertos compositivos e interpretativos del grupo. El estribillo es posiblemente el mejor del disco y en directo se convierte en todo un cañón.

Para cerrar la banda nos regala “La prisión”, de nuevo un buen tema, aunque es quizás el que menos me ha gustado del disco. Como casi todos, mejora en directo (sin duda el habitat natural de un grupo como Spektra).

En resumen se trata de un muy buen disco…pero que también tiene su punto negro. En este caso ese punto es la producción. Está bastante bien llevada considerando que se trata del primer disco del grupo, pero suena algo “floja”, le resta fuerza al conjunto y hace que el disco parezca algo menos potente y trabajado de lo que es en realidad. Altamente recomendable.

Puntuación: 8,5

Discográfica: distribuye Santo Grial

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos