STEVE LUKATHER – EVER CHANGING TIMES

Crítica

Toto, Alice Cooper, Barbra Streisand, Larry Carlton o Al Di Meola, estos son algunos de los grupos/artistas con los que Steve Lukather ha tocado o grabado a lo largo de su carrera. No teníamos noticias suyas desde el pasado noviembre, ya que el talentoso guitarrista, compositor y cantante se encontraba viviendo el nacimiento de su tercer retoño.

Para regresar a la escena con fuerza no hay nada mejor que hacerlo con un buen disco y parece Steve Lukather se sabe muy bien la lección. “Ever Changing Times” se presenta ante nosotros como un soplo de aire fresco. Los que no conozcan a este artista y ven en el disco el sello de Frontiers Records bien podrían esperar un nuevo lanzamiendo de hard rock sin más. No obstante este espejismo se disipa bien pronto. El primer tema, homónimo, cuadra bastante con un estilo de hard rock puro y duro, pero ya el segundo, “The Letting Go” muestra los elementos provenientes del blues, el jazz o incluso del pop ochentero que este album incorpora. El resultado es un sonido melódico y familiar, que se asimila con facilidad y deja alguna pequeña genialidad aquí y allí. No obstante, la ayuda que Steve ha recibido de su hijo Trev en la composición de un par de temas y en la interpretación de algunos riffs le da al disco unas gotitas de actualidad, redondeando el sonido y dotándole de una personalidad y un estilo únicos.

Estos toques actuales se notan especialmente en “New World”, uno de los cortes más cañeros del album. El que le sigue, “Tell Me What You Want From Me” es, por contrario, uno de los temas más relajados y plagado de influencias blueserillas y jazzeras. La mezcla de estilos de este tema encaja perfectamente con la voz de Steve; ha esto debemos añadirle algún que otro riff bastante cañero y un pequeño solo de corte bastante actual. La magnífica producción y los excelentes arreglos terminan de hacer de este tema una pequeña joya de cinco minutos.

El disco continúa en esta línea en corte como “I Am” que tiene un peso AOR bastante importante y un solo realmente magnífico, o la divertida “Jammin’ With Jesus”, en un royo muy setentero y un trabajo increíble a las guitarras. Este tema es el que termina de redondear una primera parte del disco realmente buena. El séptimo tema, “Stab In The Back” incorpora alguna melodía propia del pop más ochentero con elementos sacados del country y del rock más tradicional y el evidente peso del hard rock que muestra este artista. Para terminar la mezcla, una percusión diferente, casi tribal. Sin lugar a dudas es uno de los temas más arriesgados del disco y posiblemente uno de los mejores.

“Never Ending Night” vuelve a incorporar mucho peso del AOR en sus líneas y, aunque es un tema bien estructurado y con una interpretación magnífica, posiblemente sea el más flojo del disco. Le siguen “Ice Bound” y “How Many Zeros”, dos temas en los que Steve se dedica a dejar muy claro que es un guitarrista de primera y un magnífico compositor.

Para cerrar el disco encontramos el que para mí es el mejor corte del album,, “The Truth”. Se trata de un tema instrumental de algo menos de cuatro minutos. Steve consigue un feeling increíble con su guitarra en este corte y hace gala de una clase y una técnica digna de los mejores maestros.

No voy a extenderme más, creo que mi pensamiento de que este disco es una pequeña obra de arte ha quedado bastante claro. Sin lugar a dudas es un trabajo recomendable para todo buen aficionado a la música, y en especial aquellos cuyas preferencias bailen entre el Blues y el Hard Rock Melódico.

Puntuación: 9

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos