STORM CORROSION – STORM CORROSION

Crítica

La relación entre Steven Wilson y Mikael Akerfeldt no es nueva. Durante años estos dos genios musicales han trabajado juntos de distintas formas y a distintos niveles. Líderes de PORCUPINE TREE y OPETH respectivamente, han llevado a sus grupos a ser dos de los actos más importantes de la escena progresiva actual. Sus carreras están plagadas de éxitos y discos sin fronteras que siempre buscan “algo más” y arrastran al oyente con ellos. Entre sus logros hay trabajos como “Fear Of A Blank Planet”, “Ghost Reveries” o los más recientes “Grace For Drowning” y “Heritage”. Su contribución e importancia en la escena progresiva actual es comparable a la de Roger Waters y Robert Fripp en los setenta.

Por eso la unión de sus fuerzas en STORM CORROSION es uno de los proyectos más esperados desde que los rumores sobre su creación comenzaron a salir a la luz. Concebido originalmente como un proyecto en trío junto a Mike Portnoy, Steven y Mikael pronto vieron que no había sitio para un batería en esta aventura y que la música que querían hacer en esta ocasión era algo bastante diferente a lo que habían mostrado previamente a sus fans en el resto de sus proyectos y es que, si algo está claro en lo referente a estos artistas es que uno nunca sabe que esperar de cada neuvo disco.

Su música evoluciona en cada lanzamiento y por ello el sonido de STORM CORROSION parecía una incógnita indescifrable. No obstante, tal y cómo ellos mismos han declarado, las salidas de “Heritage” (el album más netamente progresivo de Opeth hasta la fecha) y “Grace For Downing” (el último disco en solitario de Steven Wilson, para mí, el mejor lanzamiento de los últimos quince o veinte años) aclaraba mucho el camino que seguiría “Storm Corrosion”, al que debíamos considerar cómo el cierre de una especie de trilogía con los otros dos lanzamientos.

Con estas declaraciones como única pista llega hasta nosotros, finalmente, “Storm Corrosion”. No podemos negar que las expectativas son enormes ¿Quién impondrá más peso de su estilo en el sonido final?¿Conseguirán algo único o será un fiasco cómo otras sonadas uniones de grandes maestros? Para responder a estas preguntas y a todas las que puedan surgirnos, Wilson y Akerfeldt nos presentan seis temas. El primero de ellos, ejerciendo como single en un interesante video, es “Drag Ropes”. Cómo todo buen singles debería hacer, “Drag Ropes” nos da una muestra muy clara de cómo va a ser el sonido de este album, presentándonos un entorno plagado de guitarras, de teclados, de instrumentos más que poco habituales que van desde la cuerda hasta el viendo con ligeras percusiones de madera y metal y, sobretodo, con una capacidad sobrecogedora para crear atmósferas y transmitir imágenes a la mente del oyente.

La fuerza evocadora de la música es irresistible y aunque en este disco difícilmente encontraremos una guitarra con distorsión o algún pasaje con blast beats supersónidos, Wilson y Akerfeldt consiguen que el sonido de “Drag Ropes”· resuite oscuro, denso, casi malévolo. Con “Storm Corrosion”, el segundo corte del disco, el dúo nos demuestra que es capaz de extraer lo mejor de “Heritage” y “Grace For Drowning”, pulirlo, mutarlo, sazonarlo y convertirlo en un sonido nuevo y único, en un ejercicio musical que te envuelve en la oscuridad más densa y te sumerge en la más profunda y fría melancolía de una manera que resulta absolutamente gentil, guiándonos sin que apenas nos demos cuenta.

Sin escatimar minutos, estos dos genios de la música contemporánea han construido un entramado estructural diseñado para despertar las emociones del oyente y atraparlo sin compasión en sus redes. Tras los diez minutos de “Storm Corrosion” nos encontramos con “Hag”, posiblemente el corte más potente del disco. El peculiar trabajo melódico y estructural que Akerfeldt y Steven Wilson nos plantean en  este redondo se ve perfectamente reflejado en un corte con mucho peso en los teclados (desde piano hasta Hammond) y el uso de distintas variedades de instrumentos podría traer a la mente de los oyentes más experimentados en el terreno progresivo algunos lanzamientos “underground” de los setenta, que jugaban con el rock y las variedades más oscuras del folk, cómo “First Utterance” de COMUS.

Con la paradójicamente titulada “Happy” el disco vuelve a demostrar el asombroso trabajo compositivo y la capacidad innovadora de Wilson y Mikael. El contenido de “Storm Corrosion”, a diferencia de mucha de la música que se produce hoy en día, no es música de usar y tirar, es una creación que requiere tiempo y atención por parte de los oyentes y que reclama su lugar en la escena con una personalidad firme y bien definida, en un campo que se aleja mucho de lo convencional.

Para aquellos que esperasen encontrar potencia o sonido metálico en este disco, temas como “Lock Howl”, que es capaz de levantar un muro sonoro, o mejor disco, una burbuja musical de la que no se puede escapar sin salir de un entorno semi-acústico, pueden llegar a ser una decepción, pero me cuesta creer que ningún oyente afín a las tendencias más progresivas y transgresoras pueda poner en duda la valía de cortes como el gran cierre de este trabajo, “Ljudet Innan”.

Es un hecho que este disco, y más aún este género, no es un plato adecuado para cualquier paladar, por eso no me sorprende leer reviews que infravaloran salvajemente una de las joyas musicales de nuestra era. Si lo más progresivo, transgresor y alternativo que ha caído en tus manos es el “Images And Words” de Dream Theater (un grandísimo disco, no me malinterpretéis, pero ni por asomo un ejemplo de la escena progresiva más allá del gran público) sencillamente no tienes el bagaje necesario ni el gusto apropiado para valorar un lanzamiento de estas características.

“Storm Corrosion” es un disco que crece con las escuchas y que colma cualquier expectativa sobre lo que estos dos genios podrían construir. Es minimalista y oscuro y aunque no utiliza elementos propios del metal, resulta tan potente cómo cualquier disco de Black Metal. Disfrutadlo.

 

TRACKLIST:

01.- Drag Ropes
02.- Storm Corrosion
03.- Hag
04.- Happy
05.- Lock Howl
06.- Ljudet Innan

STORM CORROSION son:

Steven Wilson – Voz, Todos
Mikael Akerfeldt – Voz, Todos

Puntuación: 9’3
Discográfica: Roadrunner Records
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos