THE RED COIL – LAM

Crítica

2008 fue el año en el que cinco tíos de Milán decidieron juntarse para reunir todas sus influencias y utilizarlas para crear su música. Llamaron a su banda THE RED COIL, y desde entonces llevan dando caña. Su estilo, que ellos definen como Southern Sludge Metal, es una amalgama de estilos tan variados como, en ocasiones, dispares, ya que parten de la influencia de BLACK SABBATH, pero después se sirven de la de otras bandas, como BLACK LABEL SOCIETY. Así, a lo largo de los temas de este disco, titulado “Lam”, nos vamos a encontrar con riffs agresivos pero pegadizos, o voces que combinan la agresividad y la melodía, todo ello sonando por encima de unas bases rítmicas sencillas, aunque muy efectivas, dando lugar a unas composiciones cargadas de densidad.
El disco empieza con “Mahakala”, una intro en la que podemos escuchar unos sonidos oscuros que nos van introduciendo en el disco, y que resulta perfecta para ir creando ambiente al iniciarse un concierto.

La caña de verdad empieza con “The ones that fall from grace”, una canción de estructura muy clásica, con una base rítmica sencilla y un tanto machacona, pero en la que destaca sobre todo un riff repetitivo que suena por debajo de la voz de manera insistente. Y es que, de hecho, lo que más nos va a llamar la atención en este tema es el sonido de las guitarras, muy bien elaborado.

Seguimos con “Eastern smell of smoke”, un tema machacón, cuyo inicio nos va a hacer mover la cabeza casi sin querer gracias al ritmo que marcan las guitarras. En esta canción se alternan momentos densos con otros más rápidos, lo que sirve para que THE RED COIL dejen claro que saben muy bien lo que tienen que hacer para que sus canciones sean mucho más completas de lo que puede parecer a primera vista.

Con un riff fácilmente reconocible y una voz desgarrada empieza “Fuckin’ numb”, un tema bastante pegadizo que es un ejemplo muy bueno de lo que hacen estos chavales. Además, la manera en la que voz e instrumentos encajan puede resultar sorprendente, porque en ocasiones da la sensación de que se han tratado como si la voz fuera un instrumento más, haciendo que se amolde al resto de sonidos de forma perfecta.

Con unas voces que pueden recordar a cánticos empieza “S. S. C.”, un tema muy pegadizo, de ritmo muy resultón y una voz desgarrada. Es una canción más rápida que el resto, que, precisamente por eso, puede funcionar muy bien en los conciertos y que se queda en la cabeza desde el primer momento. A partir de la mitad del tema, el ritmo se vuelve más denso, con un solo muy conseguido, pero un tanto repetitivo, que da paso a unos coros fácilmente reconocibles que cantaremos casi sin darnos cuenta desde la primera vez que los escuchemos.

Con tranquilidad y unos sonidos muy densos y fáciles de escuchar, empieza “The desert’s crown”, una canción de ritmo lento, pero de mucha intensidad, que se convertirá pronto en una de las favoritas de los fans de este grupo. Además, en ella se incluyen unos cambios de ritmo muy conseguidos, aunque siempre predominan los sonidos densos tan típicos de THE RED COIL.

Con un grito empieza “Narcotic jail”, una canción rápida y cañera, cargada de fuerza, pero en la que volvemos a encontrarnos cambios de ritmo, aunque, en este caso, los que predominan son los sonidos rápidos, que hacen este tema sea perfecto para los conciertos, en los que el público se volverá loco cantando esta canción. El solo está muy logrado, siendo uno de los mejores del disco.

Con una guitarra que suena con suavidad empieza “Daybreak”, una canción que muy pronto gana velocidad, de manera que el tema se convierte en uno de los más rápidos del disco, y también uno de los más conseguidos, gracias a unos cambios de ritmo con los que se alternan las partes densas con otras más rápidas, enriqueciendo y completando la canción.

Barrio Alto” empieza como un medio tiempo, aunque no por ello se trata de una canción sin intensidad, sino más bien todo lo contrario. Es un tema que se queda en la cabeza muy rápidamente, gracias sobre todo a la voz de Marco, que canta con muchas ganas por encima de una música que resulta un colchón ideal para sus palabras. Además, las guitarras realizan unos sonidos muy característicos y fáciles de reconocer, lo que hace que esta canción sea muy pegadiza.

El disco termina con “Beginning from nowhere”, una canción de sonido casi bluesero, de mucha densidad y muy fácil de escuchar, que, sin embargo, contrasta mucho con los demás temas del disco, por lo menos hasta que el ritmo se acelera. Es un ejemplo claro de la versatilidad de estos músicos, que se pueden enfrentar igual de bien a sonidos rápidos que a otros más densos.

Como vemos, “Lam” es un álbum muy conseguido, en el que densidad y velocidad se alternan para que THE RED COIL den rienda suelta a sus ideas, que toman la forma de canciones muy conseguidas, en las que la aportación de todos los músicos queda muy clara gracias a una producción muy cuidada.

Sin embargo, el predominio de las canciones de mucha densidad puede hacer que haya personas a las que este disco se les haga más largo de lo que realmente es, porque hay momentos en los que da la sensación de que los temas son demasiado lentos. No obstante, esa densidad es un elemento más (el más definitorio, de hecho) del estilo de esta banda.

Esperemos que todavía puedan seguir desarrollando su estilo mucho tiempo.

THE RED COIL son:

Marco Marinoni: Voz.
Luca Colombo: Guitarra.
Daniele Parini: Guitarra.
Toni Vicedeconti: Bajo.
Bull: Batería.

Track list:

1- Mahakala.
2- The ones that fall from grace.
3- Eastern smell of smoke.
4- Fuckin’ numb.
5- S. S. C.
6- The desert’s crown.
7- Narcotic jail.
8- Daybreak.
9- Barrio Alto.
10- Beginning from nowhere.

Discográfica: Buil2Kill Records.
Puntuación: 6,5/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos