THYBREATH – THYBREATH

Crítica

La oleada de thrash sigue su rumbo incansable dejándonos a su paso bandas por doquier y en esta ocasión me detengo para traeros a escena a los chicos de THYBREATH, los cuales debutan en  el panorama thrasher con su primer larga duración de título homónimo Thybreath”.

El origen de la formación se remonta tan sólo al año 2012 fruto del cambio de rumbo de un antiguo proyecto de uno de los componentes, Iván Arroyo, el cual ocupará una de las guitarras de la nueva formación. El resto de los componentes van a provenir de distintas formaciones dando como resultado los otros cuatro integrantes de THYBREATH: Luisma en el apartado vocal, Pablo a lomos de la otra guitarra junto al ya mencionado Iván, Alberto como bajista y Miguel al mando de las baquetas. Cinco componentes que buscarán dejarnos buenas vibraciones mezclando riffs de puro thrash y registros vocales cercanos al  metalcore. Sin duda una mezcla explosiva sabiamente elegida para demostrarnos con diez ejemplos a que suena este “Thybreath” en su debut.

Comenzamos por la potente “Adrenaline”, con la que sentiremos un thrash pesado plagado de acordes distorsionados que se suman a una batería muy monótona que dejan el camino libre a los registros de voces del bueno de Luisma para dejarnos un corte bastante completo en todas sus facetas, aunque el sonido se antoja quizás algo sucio e impide en ocasiones disfrutar totalmente del propio corte por la calidad sonora. No obstante el corte a pesar del lunar de la calidad sonora, muestra una técnica muy a tener en cuenta y una contundencia muy a tener en cuenta para el resto de nuestro recorrido por el compacto.

“Shot!” sigue la misma tónica de su antecesor y como bien indica su nombre, es un tiro de puros riffs, efectos envolventes y voces cercanas al metalcore que garantizan sin duda alguna una mezcla explosiva dispuesta a estallar dentro de nuestra cabeza a las primeras de cambio. 

El tercer corte lleva por nombre “Life is a game”, donde los registros más cercanos al thrash metal se hacen más evidentes especialmente con los riffs vertiginosos, ritmos monótonos y un golpeteo dominante de baquetas para crear una base instrumental bastante decente. En cuanto a los registros vocales, Luisma vuelve a hacer uso de su fuerza y nos deja unos tonos desgarrados que se acoplan de diez a la eléctrica instrumental de este interesante tema.

La oscuridad se palpa con “Pure Hatred”, donde la densidad y lo psicodélico se conjugan perfectamente para dejarnos en bandeja una pista musical bastante sentida con picos de intensidad muy buenos y sobretodo una fuerza descomunal. En todo momento vamos a sentirnos en plena montaña rusa ya que los cambios de intensidad se van a hacer notables y nos golpearán sin cesar durante los cinco minutos de duración del track.

Con “Blood in your eyes” llegamos al ecuador del redondo, a través del que vamos a contar con un inicio que nos recordará a los chicos de VITA IMANA. Tras esta sensación la canción se va haciendo más densa en cuanto a ritmos para otorgar a la composición mayor gravedad sonora y los efectos desgarradores de unos coros que nos envuelven bastante bien.

Pero no todo es agresividad ni mucho menos y en esta ocasión podremos comprobar como se mueve la banda madrileña por instantes que abandonan por completo el thrash y se sumergen en etapas melódicas con ritmos de balada para dar la suavidad justa pero necesaria a uno de los ejemplos más variados de este interesante Thybreath.

Alcanzamos al que da nombre al redondo y a la banda “Thybreath”. El inicio será abrumador gracias a una serie de acordes potentes mezclados con un apartado vocal agresivo y directo, pero con  tintes melódicos que estallan por completo en una tormenta oscura y densa con la intención de crearnos una atmósfera pesada donde la luz parece extinguirse entre registros metalcore y una instrumental que comienza muy lenta de ritmos para soltarse instantes después en forma de metralla sonora y arrollarnos por completo.

La inquietud nos acecha en “The Master Piece” ya que su inicio comienza con una intensidad bastante leve, aunque es obviamente una falsa sensación pues rápidamente el corte pega un giro de 360º y nos envuelve un huracán de thrash violento con voces duales que van alternando registros melódicos y otros mucho más agresivos y desgarradores. Además de ello vamos a contar en esta ocasión con la colaboración de Rown Houland (CLOCKWORK), a modo de regalo sonoro sin duda alguna. Durante los seis minutos y medio de duración sentiremos cambios constantes de intensidad y registros, a través de los cuales volvemos a observar lo moldeable que puede llegar a ser la banda madrileña dentro de la parcela de estilo en la que se encuentran.

Seguimos con “Ego”, y nada más empezar su electricidad nos impacta a modo de suspende que acontece a la tempestad. Ritmos ejecutados a la perfección con momentos guturales que nos acercan bastante al género metalcore hacen de este track poco innovador un auténtico disfrute del equilibrio entre fuerza y técnica y siete minutos de thrash oscuro y pesado.

Nuestra penúltima escala es “Shadows”, en la que sigue predominando el mismo estilo marcado por la banda desde que comenzamos a masticar el redondo. No obstante se trata de una composición algo más melódica donde vuelven a hacer acto de presencia los efectos de voces duales con sus respectivas características, muy al estilo de los suecos SCAR SYMMETRY.

Cerramos el larga duración con “Grudge”. Y como buen cierre de trabajo, la intensidad no puede bajar nada para dejar una última gran sensación y este tema cumple a la perfección con ello. No vamos a notar nada nuevo en relación con el resto del disco pero si volveremos a disfrutar de elementos plagados de rabia a base de riffs machacantes, una batería monótona pero eficiente y un sonido de bajo espectacular, por no hablar de los buenos registros vocales.

Buena carta de presentación sin duda alguna en la que la banda madrileña muestra sus credenciales y los pasos que quieren dar como banda. Las ganas, la ilusión, la fuerza y la técnica la llevan, (y demuestran), en su debut discográfico a pesar de que la calidad de sonido en ocasiones no sea de primerísima calidad, detalle que se entiende al ser un trabajo autoproducido. Ahora sólo queda poder disfrutarlos en directo y ver lo que son capaces de dar, aunque casi estoy seguro de que darán mucho de que hablar si no tuercen el rumbo que se han marcado con su primer retoño, Thybreath.

THYBREATH son:

Luisma: (Voz)
Pablo: (Guitarra)
Iván: (Guitarra)
Alberto: (Bajo)
Miguel: (Batería)

TRACKLIST:

01. Adrenaline
02. Shot!
03. Life is a game
04. Pure Hatred
05. Blood in your eyes
06. Thybreath
07. The master piece
08. Ego
09. Shadows
10. Grudge 

Puntuación: 6/10

Discográfica: THYproductions

Autor: José Manuel Jurado

<< volver a discos