Vuelo 505 – No hay historias de fracaso

Crítica

Vuelo 505 se forman en Logroño en 2013 con una formación compuesta por Rubén Fernández, a la guitarra y a la voz; David de la Fuente, a la guitarra; Chema García, al bajo; e Iván “Butch” Fernández a la batería, y que se mantiene en la actualidad. Después de publicar un primer disco en 2015 de título “Turbulencias”, nos llega su segundo esfuerzo con este “No hay historias de fracaso” de la mano de la discográfica El Dromedario Records. Bajo la batuta nuevamente de Kolibrí Diaz (Marea) y en los mismos estudios R5 de Oricáin.  

Practican un pop-rock de influencias latinas, del palo de Jarabe de Palo, aunque en ocasiones tiran más por un rock n´roll rollito Burning en donde creo que encuentran mejor inspiración. Otros grupos que nos traen a la mente escuchándolos son La Fuga o Fito, y en el plano internacional se palpan las influencias de Clapton o Knopfler.

Abren con “Me asustan las despedidas”, y parecen querer dejar claro desde el principio quienes son Vuelo 505 con uno de sus mejores temas. Melodía infecciosa que luego ya no te quitas en todo el día de la cabeza, con esas influencias antes mencionadas en las guitarras. Han sacado el correspondiente vídeo de cuidada producción. “Las cosas que no pueden ser” tiene un lado más popero, con exceso de azúcar para mi gusto aunque se le perdona por el riff tipo ZZ Top del puente, muy disfrutable él. Es en “Desaprender lo aprendido” donde la sombra de Fito se hace más alargada. En “Una casa en ruinas” colabora Pau Donés.

Tanto en “La ley del escaparate” como en “Con el viento a favor” nos traen su lado más honky-tonk, con momentos inspirados en ambos temas. “Fuera de la pecera” tira de nuevo a esos ritmos del pop mediterráneo. “Las arrugas de mi voz” otro tema disfrutable aunque quizá volviendo a sonar demasiado a Fito y La Fuga.

“En la farmacia de Chelsea” tiene esa chulería que traían de fábrica Pepe Risi and Cia, puede que un poco forzada aquí.  En “Un rastro de migas” asoman sus influencias folk, que luego tiene una letra menos inspirada que la música (“escuchar su voz es un paracetamol par mis oídos”…). El disco cierra con “Frío en los pies” donde vuelven a tirar de acústicas y un ritmo pausado.

Momentos disfrutables en este “No hay historias de fracaso”, como son el single de adelanto “Me asustan las despedidas” y algún buen riff, que te pueden recordar a Fito o algún verso a Robe, con otros momentos menos inspirados.

Listado de canciones:

  1. Me asustan las despedidas
  2. Las cosas que no pueden ser
  3. Desaprender lo aprendido
  4. Una casa en ruinas
  5. La ley del escaparate
  6. Fuera de la pecera
  7. Con el viento a favor
  8. Las arrugas de mi voz
  9. En la farmacia de Chelsea
  10. Un rastro de migas
  11. Frío en los pies

VUELO 505 son:

Rubén Fernández – guitarra y voz
David de la Fuente – guitarra
Chema García – bajo
Iván “Butch” Fernández – batería

Nota: 6,5/10

Discográfica: El Dromedario Records

Autor: Manuel Álvarez

<< volver a discos