WARLOCK – TRIUMPH AND AGONY

Crítica

«All we are, all we are, we are, we are all, all we need!». Así empieza la primera canción del disco “Triumph and Agony” de WARLOCK. A capela, para que se entienda bien lo que se dice y se quede grabado en nuestra mente, ya que aunque el inglés no sea nuestro fuerte, es muy fácil de entender.

Se trata de una canción convertida en poco menos que un himno para todos los seguidores. Sencilla pero contundente, permitiendo que cada uno pueda extraer de ella la interpretación que quiera. De alguna manera se puede hacer propia, por eso es una gran canción, que por cierto para el directo es perfecta. Visto en perspectiva, parece como si la misma canción presagiara lo que iba a ocurrir con el grupo. Nosotros somos todo lo que necesitamos, se puede traducir a Doro con ella misma se sobra y se basta para poder seguir trabajando, ella es todo lo que necesita. Y, sinceramente, en caso de que fuera cierto, no estaba nada equivocada, porque a pesar de los obstáculos que se ha ido encontrando a lo largo de su carrera profesional, nunca ha parado de trabajar desde que en 1980 formara parte de su primera banda “Snakebite”. Y, a título personal, su trabajo es digno de admiración.

“Triumph and Agony” fue el último disco de la banda WARLOCK. Después de haber trabajado duro para poder hacerse un hueco en el panorama musical, el grupo se disolvió, quedándose Doro sola. Por eso, no tenía sentido mantener el nombre de la banda cuando sólo quedaba una única persona de ésta y, finalmente, por cuestiones de la discográfica, Doro empezó su carrera en solitario bajo su propio nombre. No obstante, todavía podemos disfrutar de algunas de las canciones de WARLOCK que Doro no ha dejado de cantar y que en las recopilaciones a posteriori ha incluido.

Pero centrémonos en el disco, en todo su potencial, y en el momento en que salió, a finales de los 80 (1987), gran época para el heavy metal. Después de tres discos editados por la banda y varios cambios de formación, manteniéndose siempre Doro, por eso se hace referencia a ella cuando se habla de Warlock, el grupo viaja a Nueva York para la grabación de lo que sería, como ya he dicho, su último disco. Un disco que para muchos es el mejor de la banda, no sólo por la producción, que es la mejor en comparación con los demás trabajos, sino porque todas las canciones se impregnan de la esencia del metal, en general, y del grupo, en concreto. Por eso digo que parece un disco de despedida, yéndose a lo grande.

“Tiumph and Agony” es un disco que no puede faltar en nuestra colección de clásicos. Todas las canciones, desde la primera a la última, que curiosamente es desde “All We Are” nuestro pequeño himno hasta la balada en alemán “Für Immer”, ambas muy conocidas, están impregnadas de la música de la época que marcó una era en el heavy metal muy valiosa y que, para mi desgracia, no se ha vuelto a reproducir. El disco está compuesto por canciones variopintas, pero estructuradas bajo la misma esencia ochentera. Es un disco en el que podemos encontrar contrastes muy interesantes, combinando el hard rock más duro con una voz provocadora y desafiante, como es el caso de la canción “Three Minute Warning” o “East Meets West”, con baladas más romanticonas, como todas las baladas, como “Make Time For Love” o “Für Immer”.

Con un gran riff que marca la tónica de la canción se inicia “I Rule The Ruins”, tema con mucho potencia y cambios rítmicos muy logrados, especialmente en el estribillo en el que la voz de Doro, la cual es suavizada alargando las palabras, es acompañada puntualmente por voces
masculinas. Todos los componentes del grupo muestran su dominio musical, lo cual lleva, inevitablemente, a que “I Rule The Ruins” sea una canción excelente. Acto seguido llega «Kiss Of Death», que nos sorprende con un misterioso ambiente musical acompañado por aullidos de lobos y, cómo no, de guitarras. Susurrándonos inicia la canción Doro hasta que, acompañada por la explosión de las guitarras, bajo y batería, nos dejamos de tonterías y empezamos a decir las cosas bien claras. De nuevo, se nos deleita con cambios de ritmos muy encontrados y con solos de guitarra en los momentos oportunos.

“Touch of Evil” es la séptima canción del disco en la que Doro, desde mi punto de vista, expone todo su potencial y transmite una fuerza y devoción que no todos los cantantes son capaces de expresar. La canción se inicia en una atmósfera de penumbra que te prepara para cualquier cosa, en este caso para una voz en un tono más bien suave que va volviéndose más agresiva hasta llegar a manifestarse con toda su energía, llegando al alarido final que es el más potentes de todo el disco. Seguida a ésta viene uno de mis temas predilectos del grupo “Metal tango”. Se trata de una canción ambientada en un “como si”, sí, como si fuera en directo. Con esta canción no se puede hacer headbanging (claro que eso depende de la persona), pero se puede mover el cuerpo como en ninguna otra canción de heavy, pudiéndose incluso crear una coreografía perfecta y harmoniosa, que por cierto nadie ha hecho, pero que no estaría nada mal. Combinación perfecta del heavy metal y del tango, especialmente cuando bailan la guitarra española junto la eléctrica hacia la segunda mitad de la canción. No obstante, hay que reconocer que es una de las canciones más homogéneas y, quizá, repetitiva.

“Cold, Cold, World” es, si se me permite decirlo, la típica canción ochentera. No aporta nada nuevo, pero para aquellos que les gusta este estilo, como es mi caso, ya nos está bien. El ritmo de la batería se mantiene bastante uniforme a lo largo de la canción, así como también el bajo y las guitarras, aunque éstas tienen sus momentos de gloria. Y, por último, no se puede hablar del disco de “Triumph and Agony” sin hacer mención a la balada más conocida de Warlock/Doro: “Für Immer”. Es una canción muy íntima, expresada con la lengua materna del grupo, como debieran poderse expresar todos los grupos, ya que cómo transmitir mejor lo que se desea si no es en tu propio idioma. Por eso es una canción especial y trascendente, que ha seguido acompañado siempre la carrera de Doro.

“Triumph and Agony” es un disco del que se pueden decir muchas cosas, tantas que no acabaríamos nunca, pero considero que la mejor manera para poder entenderlo e impregnarse del mismo es escuchándolo mientras se disfruta de la maravillosa música que nos aporta.

WARLOCK – “Triumph and Agony” (1987)

Formación:

Doro Pesch (Voz)
Tommy Bolan (Guitarra)
Niko Arvanitis (Guitarra)
Tommy Henriksen (Bajo)
Michael Eurich (Batería)

Track list:

“All we are” (3:19)
“Three minute warning” (2:30)
“I rule the ruins” (4:03)
“Kiss of death” (4:04)
“Make time for love” (4:45)
“East meets west” (3:34)
“Touch of evil” (4:18)
“Metal tango” (4:24)
“Cold, cold world” (4:01)
“Für Immer” (4:12)

 

Autor: Belén Herrero

<< volver a discos