YUNQUE – VERSIÓN EXPLÍCITA

Crítica

YUNQUE es el nombre de una banda de Heavy Metal con algún que otro ramalazo Thrash que llega desde Jaén, y que nos acaban de presentar su segundo disco, “Versión explícita”. En este álbum encontramos un Heavy muy contundente y agresivo, influenciado por las grandes bandas del estilo, con momentos que nos pueden recordar incluso a los inmensos JUDAS PRIEST. El suyo es un sonido sin artificios, que no va a sorprendernos, pero que, por lo menos, nos da lo que queremos, ¿verdad?

El disco arranca con “Delirium H. T. A.”, una intro muy trabajada y cargada de matices, que se inicia con suavidad, de forma vagamente sinfónica, para ir poco a poco ganando intensidad. Nos va introduciendo con fuerza creciente en el disco, y se enlaza con “Yunque”, una canción que empieza con fuerza desde el principio, con un sonido muy clasicote pero efectivo y fácil de escuchar. José explora diferentes registros al cantar, de forma que introduce matices diferentes en el tema. Es una canción contundente y que se queda en la cabeza desde el primer momento, sobre todo por su estribillo, muy pegadizo y fácil de recordar.

Incultura” empieza con fuerza, con un ritmo contundente sobre el que escuchamos unos punteos sencillos y muy reconocibles, que dan paso a un sonido rápido y casi furioso. La voz es más rabiosa que en el tema anterior, y se alterna con unos punteos de la guitarra en forma de “diálogo”. A la vez, la letra es una crítica al poco interés que la cultura despierta en importantes capas de la sociedad. Las guitarras introducen una gran cantidad de detalles a los que prestar atención, y el solo está muy logrado.

Resignación” es otro tema que empieza con potencia y con muchas ganas, con unos coros que pueden dar mucho juego en directo. De nuevo, es una canción pegadiza con un trabajo muy interesante en las guitarras, y un estribillo original y muy bien introducido.

Con oscuridad y unos coros un tanto inquietantes empieza “Las sandalias del pescador”, una crítica al poder económico de la Iglesia. El tema se desarrolla como un medio tiempo, en el que destacan, otra vez, la voz y las guitarras, especialmente la voz, ya que José canta con agresividad y mala leche, alternando con unos coros muy bien introducidos que pueden dar mucho juego en los conciertos.
Vieja rubia” es una canción dedicada a nuestra rubia favorita… que no es otra que la cerveza. Si olvidamos ese pequeño detalle, puede parecer una canción de amor más, aunque es contundente y tiene un estribillo pegadizo y efectivo, además de un trabajo muy grande en las guitarras, especialmente en el solo. Es una canción divertida que funcionará muy bien en directo. El tema que da título al disco empieza con un punteo potente que suena por encima de un ritmo cañero y rápido. La canción se desarrolla con fuerza y velocidad, con un sonido muy fluido y pegadizo, y, sobre todo, con las guitarras sonando con mucha potencia. Su solo es de los mejores del álbum.

Con un ritmo denso empieza “…de tu existencia”, una canción en la que la letra tarda en entrar, ya que hasta pasado un minuto no escuchamos la voz de José. A partir de ese momento, el tema se desarrolla con tranquilidad, con una melodía muy suave en la voz, aunque sonando por encima de un ritmo de cierta contundencia. Es una canción que contrasta muy claramente con las demás del disco, y está muy enriquecida por los músicos invitados.

Volvemos a la caña con “Irene”, una canción de mucha potencia en la que, sobre un ritmo muy contundente aunque sencillo, la voz dibuja unas melodías muy pegadizas y efectivas. De nuevo, las guitarras vuelven a ser lo más interesante del tema, con un sonido muy cañero, aunque en este caso también tiene mucho peso la contundente pegada de Alberto en la batería.

La dureza de “Como una piedra” empieza desde el primer momento, con un ritmo oscuro aunque muy potente. Después, el tema se desarrolla como un medio tiempo, que además tiene un estribillo muy pegadizo y perfecto para los conciertos. Es una canción fácil de escuchar y pegadiza, sobre todo ese estribillo.

El disco termina con “Compañero de muerte”, una versión de HALLEY, un tema suave en el que el teclado comparte protagonismo con las guitarras. Es una canción que, en directo, hará que los mecheros (o los móviles) se levanten para dar luz y calidez a esa música. En lo estrictamente musical, es una canción en la que escuchamos la voz sonando con ganas y con garra por encima de un ritmo denso y tranquilo, aunque las guitarras vuelven a hacer que tenga cierta fuerza. A partir del minuto dos de partitura la canción se acelera un poco, sin llegar a ser especialmente rápida.

En definitiva, YUNQUE han facturado un disco muy logrado, en el que las guitarras destacan por encima de los demás instrumentos, aunque sin dejar que se adueñen del todo de las canciones, ya que, en conjunto, se nota muy bien el trabajo de toda la banda. Es un disco que, sin ser el mejor del año, sí va a hacer que paséis un buen rato.

YUNQUE son:

José Vico: Guitarra y voz.
Manuel Peragón: Guitarra.
Alex Borasino: Bajo.
Alberto Fuentes: Batería.

Track list:

1- Delirium H. T. A.
2- Yunque.
3– Incultura.
4- Resignación.
5- Las sandalias del pescador.
6- Vieja rubia.
7- Versión explícita.
8- …de tu existencia.
9- Irene.
10- Como una piedra.
11- Compañero de muerte (versión de HALLEY).

Discográfica: Autoeditado

Puntuación: 7,5/10

Autor: Pablo Folgueira

<< volver a discos