BONAFIDE – SOMETHING'S DRIPPING

Crítica

Vamos cerrando el año 2009 y se quedan en el tintero algunos lanzamientos de los que merece la pena hablar durante un rato. Uno de esos casos es el debate interno que crean los suecos BONAFIDE con su nuevo disco “Something’s dripping”, editado por el sello Black Lodge Records y distribuido aquí en España por Goimusic. Cuando uno introduce este segundo álbum en la carrera del cuarteto se plantea pronto la siguiente pregunta: ¿es lícito formar una banda partiendo de la base de lo que no debería ser más que el proyecto de un grupo tributo? ¿dónde están los límites entre influencia, tributo o copia?

La respuesta no deja de ser compleja cuando menos. Se trataría, partiendo de la base de que algo como una copia está legalmente tipificado y ni por asomo entramos en este punto en este caso, de ponerle reglas y directrices al rock, de establecer y determinar la propiedad y derechos a alguien sobre algo tan relativo, subjetivo y etéreo como es un estilo, un proceso compositivo o una determinada forma de ecualizar unas guitarras, por poner un ejemplo. Y el caso es que, desde siempre, el rock ha demostrado que si ha sobrevivido, si se ha mantenido como uno de los estilos musicales más populares de la segunda mitad del siglo XX y lo que llevamos de XXI, es por su capacidad de adaptación, de romper las reglas allá por donde pasa y, sobre todo, por anteponer siempre la calidad y la genialidad por encima de cualquier otra clase de consideración.

Así pues, a la pregunta de si es lícito que las composiciones de BONAFIDE parezcan partir primero de un tributo a los AC/DC tanto de la época de Bon Scott como de Brian Johnson en algunos casos, para transformarse después en composiciones propias y de nueva autoría y razón de ser, no cabe más que responder con otra pregunta. ¿Hay calidad, hay actitud y, en definitiva, hay rock auténtico en “Something’s Dripping”?

Dejaremos la nueva respuesta para lo que resta de análisis pero, a partir de aquí, y suponiendo que hayáis descifrado correctamente los elementos descriptivos de la banda que se pueden obtener en los párrafos precedentes, podemos establecer un nuevo punto de partida para definir este álbum que nos ocupa.

Apelando a una nueva comparación descriptiva, podría empezar por comentar que lo que tenemos entre manos podría, bien mirado y con los apoyos necesarios, ser considerado un ataque a la hegemonía que durante el último año han ido consiguiendo los australianos AIRBOURNE a la hora de adaptar al nuevo milenio las enseñanzas y mandamientos de los hermanos Young alrededor de todo el mundo. Con “Something’s dripping”, donde la calidad sobra, Pontus Snibb y los suyos, entre los que destaca la nítida guitarra de Mikael Fässberg, nos dejan claro que ellos también se han empollado muy bien la lección, que tras la teoría se han aplicado muy intensamente al examen práctico y están dispuestos a aprobarlo con nota.

La voz de Pontus se defiende a la perfección manteniendo un registro muy “adecuado” y el resto del álbum lo hacen los riffs clásicos de Mikael, que se explaya a la hora de rendir tributo a sus leyendas, creando con ello temazos de rock and roll como “No doubt about it” o “Hard Livin’ man”, cuyo estribillo golpea en la cabeza de forma incesante e inamovible una vez lo has escuchado tras el ritmo frenético y desenfadado de todo el tema. En el mismo capítulo de rock acedeciano y lleno de feeling, tenemos cosas como la pegadiza “Butter you up”, “Swan song” o la controvertida “Dog” (por aquí no paso y declaro sentir gran rechazo por su excesiva similitud con los australianos), mientras que los punteos de guitarra ‘made in Young’ se muestran casi descarados y desafiantes a que les encontremos similitud a algún clásico de los australianos en la inicial “Dirt Bound” y la concluyente “Sicker than I think”.

Por otros derroteros más clásicos aún, más épicos incluso, nos movemos cuando nos acercamos a un tema como “Straight Shooters” en el que contamos con la estupenda colaboración de Mia Coldheart de las potentes CRUCIFIED BARBARA, lo cual convierte su estribillo en un rock más básico o, por decirlo de alguna otra forma, más KISS, aunque también con un deje WHITESNAKE indudable.

No podía faltar algo de blues en un disco de esta talla y es algo que reconocemos al instante en un título como “Elvis chapel blues” mientras que el premio de estrella del álbum se lo lleva, como podéis suponer, un corte como “Fill your head with rock”, la clásica composición que escucharías y disfrutarías en un bar, con una cerveza en la mano y en uno de esos momentos en el que no te importe ni la procedencia, ni la manufactura del tema en cuestión. Si lo que quieres es un single de rock, enérgico y simple, está todo metidito aquí.

Tras muchas escuchas, tras desprendernos poco a poco de los prejuicios, de las evidentes similitudes y referencias, nos damos cuenta de que debajo de la piel de “Something’s dripping” hay una banda de auténtico rock and roll dispuesta a hacer un buen uso de su nombre. Por supuesto, siempre habrá quien, a la primera pregunta planteada en este análisis, responda que lo que hacen estos suecos no es lícito ni nada arriesgado. Estoy de acuerdo en lo segundo. Siempre habrá quien sea incapaz de deshacerse del constante recuerdo que nos traen a AC/DC los temas de los suecos. Entiendo este punto de vista puesto que hay multitud de elementos que no nos dejan de decir que estamos ante una banda tributo con sus propios temas. Pero mirando más allá, centrándonos en lo importante, lo que tenemos es un gran disco de rock tan hímnico como macarra, un trabajo pegadizo y divertido, lleno de actitud adornada con una excelente producción y temas que funcionan. Esto es lo que importa y hasta donde un servidor puede llegar, el resto de consideraciones y la validez de lo comentado lo debe dar el tiempo y, sobre todo, el cómputo global de los oyentes, es decir, vosotros.

BONAFIDE son:

Pontus Snibb – Guitarra y voz
Mikael Fässberg – Guitarra
Sticky Bomb – Batería
Micke Nilsson – Bajo

TRACKLIST:

01- Dirt Bound
02- Hard Livin’ Man
03- No doubt about it
04- Straight shooters
05- Elvis chapel blues
06- Fill your head with rock
07- Dog
08- Shot of you
09- Swan song
10- Sicker than I think
Puntuación: 7,5

<< volver a discos