ALIEN Z – 4

Crítica

Decir que vivimos en un momento en el que las cosas no son fáciles para las bandas noveles no es nada nuevo. Y a parte de los tiempos, aquí también cuenta el espacio, ya que en nuestro país y dependiendo de en que parte de él, es más o menos imposible conseguir “salir”. Estos cuatro cartageneros empiezan con muy buen pie con este primer trabajo en el que encontraremos, cuanto menos, un buen puñado de canciones de altísima calidad.

Auto-producido por ellos mismos, “4” reúne a cuatro músicos que de primeras dan una lección de madurez y sensatez musical a lo largo de todo el disco. Cortes principalmente hard-rockeros adornados con tintes progresivos y que alternan vieja y nueva escuela, mamando de un sin fin de estilos, crean esa tan añorada sensación de desorientación a la hora de definir lo que se esta escuchando. Si sois de los que necesitáis una etiqueta para distinguir el sonido de un grupo, ALIEN Z no son el vuestro. En “4” vais a escuchar a una banda de rock que sabe acercarse a otros estilos así como alejarse de estos, siempre de manera correcta y sin caer en lo grotesco.

La pista que abre el cd , “4”, se convierte al instante en la principal seña de identidad de la banda. Como carta de presentación es perfecta, un tema directo – y de los más heavies que han compuesto – con un riff agresivo y una letra que se graba a fuego, además de unas partes instrumentales de primera. Y es que no hace falta seguir escuchando para que uno se de cuenta de que está ante un grupo con tablas. Siguiendo con la canción, se puede resumir diciendo que es un tema con capacidad de enganchar.

Lejos de encasillarse a nivel musical, con el segundo corte del disco “La propiedad y el Espíritu”, Alien Z nos muestran una faceta más desenfadada y juerguera – a pesar de contar con una letra reivindicativa y realista. A nivel instrumental volvemos a encontrarnos con un tema brillante, si bien los coros son mejorables. Llegados a este punto, Paco (cantante y guitarra), Salva (batería), Sergio (bajo) y en especial Dany (guitarra solista) ya han dejado claras sus virtudes como músicos; se aprecia un grupo que va aliñando los temas con los ingredientes justos en vez de dar rienda suelta a los individualismos.

“Las Semillas del Invierno” es una composición muy interesante. Perfecta si se mira desde arriba, como canción, con una letra y una base musical sencillamente geniales. Es una pena que Paco – el vocalista, que hasta este momento alcanzaba el notable – cambie su registro a grave durante las estrofas, que aun siendo especialmente llamativas y sugerentes pierden intensidad debido a este aspecto. Cuando llega casi a la mitad, el tema se acelera y rompe en una parte intermedia instrumental para quitarse el sombrero, en la que destaca especialmente el trabajo de Sergio a las cuatro cuerdas (en su caso seis). Un tema redondo que a pesar de sus “peros” llama la atención por encima del resto.

En “Jamás” se suaviza el clima, dando en principio todo el protagonismo a la voz y a una letra preciosa, que alcanzan su climax con un estribillo en el que predomina el buen gusto y la melancolía. Los coros vuelven a ser mejorables en algún momento puntual. Como punto positivo destacan los solos del tema, inmensos Paco y Dany, además de la manera con la que se tratan las partes vocales a lo largo de toda la canción. Alien Z parece ser un grupo que se preocupan más del “todo” que de “la suma de sus partes”: se nota que los músicos no pisan a fondo, llevando una velocidad constante durante todo el camino que hace que el viaje sea mucho más agradable.

“H.R.N” vuelve a restar seriedad al momento, suponiendo el corte más divertido del disco. El primer minuto y medio es sensacional, la originalidad con la que los cuatro músicos nos introducen en la canción es formidable. La pega es quizás, la duración, resultando el último minuto de la pista algo repetitivo.

Con “No Volverá”, ALIEN Z pisan el acelerador y nos dejan un tema imponente, agresivo, afilado y de naturaleza progresiva en el que el lobo enseña los dientes. Sorprendente y acertada desaceleración cerca del minuto tres, y matrícula de honor para Dany y el solo de guitarra que ha ideado para esta pista, que para quien suscribe es la mejor del album. Realmente buena y repito, con un solo que roza la genialidad.

La séptima pista es una balada acústica de nada más y nada menos 7 minutos que para mí ha supuesto el punto más negativo del disco. Probablemente la banda tenga sus motivos para haberla compuesto e incluirla en “4”, pero en desconocimiento de estos, y respetando todos los gustos, creo que era innecesaria. Excesivamente melosa.

Instrumental, llega “Odisea Caníbal” para poner el punto final al disco y dejando ver de lo que son capaces estos cuatro cartageneros. De carácter progresivo, el tema luce solos y buen hacer en general de principio a fin por parte de toda la banda. Es el turno de que Salva (batería) destaque por encima del resto.

“4” es un disco con muchos pros y muy pocos contras. Para ser el primer trabajo de una banda, y sin la ayuda de un productor, el resultado es admirable. Presenta una variedad de temas muy interesante, así como un fondo musical exquisito y unas letras excelentes. Quizás para futuros discos el grupo necesite redefinir un poco su sonido y orientación musical, algo necesario si una banda quiere conseguir su propio público.

La producción es realmente buena, aunque hay temas como “No Volverá” u “Odisea Caníbal” que hubieran ganado mucho con un sonido de guitarras más afilado y contundente.

La voz de Paco encaja a la perfección en casi todos los temas y puede presumir de tener personalidad, pero da la sensación de que necesita apostar más sobre seguro. El cantante tiene su propio registro, desgarrado y potente, y en algunas ocasiones (muy puntuales, todo sea dicho) arriesga demasiado siendo el resultado mejorable. A parte de los coros en algunas canciones y de la séptima pista, no he encontrado nada más que se le pueda reprochar a este cd.

Lo más reseñable del grupo- tal y como he apuntado al principio de este texto- es que además de contar con unos músicos de primera, suena maduro y compacto desde el principio, con la principal virtud del increible gusto que inunda la mayoría de las composiciones. Nó es el típico grupo para chavales; es un grupo de rock de altura, sin complejos ni miramientos a la hora de plasmar diversas influencias sobre sus canciones.

Mientras esperamos impacientes su próximo lanzamiento, tenemos este fantástico trabajo. No perdáis de vista a ALIEN Z porque pronto sentiréis en la cara la brisa del “viento del oeste…”

Puntuación: 8´7

Autor:  J.Vicente Albaladejo

<< volver a discos