INSOMNIA – INSOMNIA

Crítica

Las sorpresas dentro del underground español y el revival de alta costura se suceden en los últimos tiempos casi día a día. Ya sin miedo podemos decir que en España se comienza a hacer un heavy metal que desde sus inicios demuestra un alto conocimiento de los clásicos y la vieja escuela y que, con todo el respeto del mundo, se lanza sin miedos a ofrecer sus propias versiones o fusiones del amplio y rico legado que el heavy metal y todas sus variantes nos ha ido dejando a lo largo de su cada vez más extensa historia.

En este caso, y como un auténtico huracán de calidad y buenas formas nos llega el primer trabajo autoproducido de INSOMNIA, un quinteto madrileño que, aunque lleva en activo desde 2002, no es hasta el pasado 2009 y algún año previo, cuando comienza a ver que los largos años de lucha comienzan a perfilar una banda estable y con posibilidades de futuro, una banda que, por fin, consigue plasmar sus propias composiciones en un plástico que nos trae una más que digna producción para tratarse de un trabajo totalmente autoproducido.

El resultado son 7 temas que nos muestran a una banda que, a pesar de sonar muy clásica, se encuentra llena de personalidad y tremenda capacidad de gestionar los sonidos con los que sienten la música y desarrollan su visión artística del heavy metal. INSOMNIA se nos descubre, por tanto, como un grupo tremendamente solvente, con una voz (en la persona de Ángel García) en proceso de maduración pero magistral a la hora de interpretar y cantar heavy metal como mandan los cánones, con tonos agudos llenos de actitud y sapiencia a la hora de administrar los cambios de tono, la agresividad o la melodía, ya que de todo encontramos en este “Insomnia”.

7 Temas, por tanto, de factura muy variada y donde encontramos dos estilos perfectamente entremezclados y en gran armonía, el heavy metal más clásico (véase Iron Maiden o Saxon) junto al thrash metal de toda la vida, tomando como ejemplo más cercano a los riffs más potentes de los madrileños el legado del pelirrojo más conocido dentro del estilo, es decir, el gran Dave Mustaine y sus Megadeth más clásicos. Interesante mezcla, pensaréis muchos, y muy efectiva me permito añadir a tenor de lo escuchado en el álbum.

Un álbum que comienza destapando la esencia más británica en las influencias de la formación y nos regala un “Killers of the Doom” muy clásico a la hora de plantear su estructura y desarrollo, plagado de un trabajo de guitarras acelerado y dinámico que se adorna con un largo y genial solo así como un ritmo sencillo y pegadizo, que se ayuda a su vez por la capacidad de atracción para los amantes de las voces más ochenteras del heavy que tiene Ángel en sus cuerdas vocales.

Tras una cuidada intro sin distorsión “Somewhere in my deepest dreams” hace honor a su nombre y nos hace entrar en un corte mucho más evolutivo y profundo que se vuelve descarado y agresivo en los párrafos previos a un estribillo melódico muy acertado. El resultado es un tema de corte ciertamente progresivo que muestra una cadencia muy interesante y que nos deja muestras del enorme abanico de posibilidades que se le abren a una banda con semejante capacidad de desarrollo instrumental en sus temas.

“Rock and Roll” nos muestra a unos INSOMNIA más desenfadados, capaces de plasmar un tema de rock con tintes thrash sin grandes complicaciones, pero, como ya nos han demostrado previamente y seguirán haciendo a lo largo de todo el disco, sin dejar que por ello vayamos a tomarnos su trabajo a la ligera. Completo en su sencillez y con un trabajo guitarrero de nuevo brillante.

“The Reverse of the Moon” nos trae la cara más thrash del quinteto, presentándonos un corte de una base rítmica muy potente (continuo e incansable trabajo de Alberto Muñoz al bajo y solvente muro rítmico el de Jorge a las baquetas) pero también con un desarrollo compositivo técnico y medido, lo cual se aprecia a la hora de afrontar un ligero estribillo no especialmente fácil de encajar al principio. El trabajo vocal vuelve a destacar y la densidad instrumental que tenemos hacia el final del corte llega a contar con una gran presencia.

Quinto corte y volvemos a terrenos más clásicos con “Light in the black”, el tema más representativo de INSOMNIA a parecer de un servidor. Una composición que comienza relajada para mostrarse como el trabajo más completo del grupo y una verdadera demostración de su dominio a la hora de darle sentido a sus interpretaciones. Seguramente se convertirá en un fijo para siempre en sus conciertos.

Los dos últimos temas podrían considerarse como una única composición, puesto que “Across the shadows” no deja de ser una inspirada introducción para “Nocturnia” la cual, tras un simple redoble adornado por una emocionante orquestación (digna del final de una película), comienza oscura e inquietante para transformarse en un poderoso riff apoyado constantemente en una base rítmica cabalgante y machacona. Un final denso y quizás menos popular de lo esperado, pero que no deja de mostrar la alta calidad y sobrada capacidad compositiva y técnica de la que dispone INSOMNIA de cara a gestionar con muchas posibilidades su futuro como banda.

Con una voz más madura, unos coros más poderosos y convincentes en algunos momentos y un adorno gráfico más potente, desarrollado y profesional, podemos llegar a esperar cosas realmente grandes por parte de estos madrileños que acaban de empezar a mostrarnos sus armas y sus ganas… El tiempo me dará o me quitará la razón, pero aquí tenemos un trabajo con unas posibilidades enormes…

INSOMNIA son:

Ángel García – Voz
Miguel Martínez – Guitarra
Luis Isla – Guitarra
Alberto Muñoz – Bajo
Jorge Rodríguez – Batería

TRACKLIST:

01- Killers of the doom
02- Somewhere in my deepest dreams
03- Rock and Roll
04- The reverse of the moon
05- Light in the black
06- Across the shadows
07- Nocturnia

Puntuación: 8

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos