ANGEL WITCH – AS ABOVE, SO BELOW

Descripción

Aunque no son tan conocidos como otros grupos de la NWOBHM, ANGEL WITCH grabaron en los años ochenta tres álbumes muy interesantes, siendo el primero, el que toma por título el nombre de la banda, todo un clásico en el que añadían a los cánones del sonido de la época un toque oscuro que los diferenciaba de otras bandas y que les permitió, junto a otros, sentar las bases del Metal. Con el  disco del que vamos a hablar ahora, “As above so below”, los británicos ponen fin a más de veinticinco años sin entrar a grabar material nuevo, y nos ofrecen una colección de ocho temas, cuatro nuevos y otros cuatro rescatados de su glorioso pasado, dando lugar a ocho canciones que parecen (mejor dicho, son) una continuación clara de lo que habían hecho en los ochenta.

Para desarrollarlos, su líder y alma mater, Kevin Heybourne se rodea de los músicos que llevan tocando en el grupo desde 2008, es decir, el bajista Will Palmer y el batería Andrew Prestidge, a los que se une para los conciertos el guitarrista Bill Steer. Entre todos han creado un disco de sonido clásico y directo en el que predomina el sonido de las guitarras, y en el que se crean atmósferas oscuras y densas (que ya se nos sugieren en la portada del disco) que harán las delicias de los fans de la banda.

El disco arranca con “Dead sea scrolls”, un tema inédito rescatado de los primeros ochenta que perfectamente podría haber tenido cabida en sus primeros discos por su sonido clásico. Empieza con una potencia que se mantiene durante toda la canción, dejando claro que el disco no nos va a dejar un segundo de respiro. Su estribillo hace que sea una canción que se queda en la cabeza a la primera escucha.

Sigue otro tema del pasado, “Into the dark”, que había aparecido en el disco en directo “Sinister history”, y que con sus melodías oscuras y su genial solo se convierte en una de las mejores canciones del disco. Sus últimos versos se convertirán en lo más coreado en los conciertos.

“Geburah” es uno de los temas nuevos, aunque el grupo ha decidido que suene como si hubiera sido compuesto en los años ochenta y hubiera quedado fuera de las sesiones de grabación de, por ejemplo, “Screamin’ ‘n’ bleedin”. Su inicio llama la atención ya a la primera escucha, y la canción queda como una de las más logradas del disco.

También tiene ese mismo sabor del pasado el tema que sigue, el nuevo “The horla”, un medio tiempo bastante oscuro que parece sacado de los primeros años de la banda. Es la canción más larga del disco, y tiene un ritmo muy pausado, pero a pesar de eso, es un tema muy intenso y conseguido. Al final, un cambio de ritmo da entrada a un solo que sirve de contrapunto perfecto al ritmo de la canción.

“Witching hour” es otro tema de la primera mitad de los ochenta, muy potente y con un sonido netamente heavy, que gustará a los fans más acérrimos del grupo. El ritmo machacón de la guitarra rítmica hace que llame la atención desde el primer momento.

Otra canción nueva es “Upon this cord”, que rezuma sonido ochentero por los cuatro costados y en la que el grupo busca seguir siendo fiel a los parámetros de la música de su época clásica. Con ella, el grupo demuestra que a la hora de manejar sonidos oscuros se desenvuelve como pez en el agua.

“Guillotine” es sin duda el mejor tema del disco. Aunque se incluyó en su tercer disco, “Frontal assault” (1986), en realidad ya se había compuesto a principios de la década, quedando fuera del repertorio final del primer disco de manera inexplicable. Arranca con mucha potencia, y su estribillo, muy sencillo (simplemente se repite la palabra “Guillotine”) es perfecto para corearlo en los conciertos, igual que los coros que hay al final, antes del último punteo que sirve para iniciar la coda.

El disco se cierra con otra canción nueva, “Brainwashed”, un tema de puro Heavy Metal con toques oscuros que es tan propio de ANGEL WITCH, y en el que no se plantean dejar de lado el sonido de los años ochenta, ya que suena como si hubiera sido compuesto entonces. El punteo con el que empieza deja claro desde el principio que es una canción que no va a darnos tregua. Un cambio de ritmo justo antes del solo da paso a un sonido todavía más oscuro y denso que el del resto de la canción.

“As above so below” es así, un disco en el que ANGEL WITCH han querido ahondar en su sonido más clásico, hasta el punto de que las cuatro canciones nuevas suenan como si hubieran sido escritas hace ya veinticinco o treinta años, en la misma época en que se compusieron las otras cuatro, con las que encajan a la perfección. De esta manera, se trata de un disco que no dejará indiferente a ningún fan del grupo ni a ningún aficionado a los sonidos de los ochenta, porque suena cien por cien a ANGEL WITCH, y  puede volver a poner de actualidad a un grupo que ha sido, es y será siempre un clásico.

ANGEL WITCH son:

Kevin Heybourne: Voz y guitarra.
Will Palmer: Bajo.
Andrew Prestidge: Batería.
Bill Steer: Guitarra (solo en directo).

TRACKLIST:

01 – Dead Sea Scrolls
02 – Into The Dark
03 – Geburah
04 – The Horla
05 – Witching Hour
06 – Upon This Cord
07 – Guillotine
08 – Brainwashed

Puntuación: 8
Discográfica: Metal Blade / Rise Above
Autor: Pablo Folgueira

<< volver a discos