ASFÁLTIKA – ROMPIENDO EL SILENCIO

Crítica

Un año ha pasado ya desde que ASFÁLTIKA emprendieran su propio camino en busca de metas más ambiciosas que el tributar a los veteranos Asfalto, y en vista de los resultados, parece correcto afirmar que tomaron una buena decisión. Su trabajo debut, Mundo de cristal, recogió el elogio unánime de la crítica y permitió al grupo darse a conocer a un nuevo público, más allá de su pasado como banda tributo.

Ahora, vuelven a la carga con un nuevo disco de profético título: Rompiendo el silencio Y vaya si lo hacen. Producido por Pepe Herrero, que ya trabajó con Javi Canseco y los suyos en su debut, este segundo esfuerzo discográfico continúa ahondando en el Power Metal de toques sinfónicos que ya presentaron con su primera obra, dejando un buen puñado de temas para deleite de todos aquellos que disfruten con estos sonidos.

Las misteriosas risas de “Desolación 3.0”, intro del álbum, nos acompañan en los primeros pasos que damos por el mundo de ASFÁLTIKA. Pero no tardamos en encontrarnos con aquello que habíamos venido a buscar: “El día después” constituye una gran presentación de lo que es este trabajo. Una melodía de corte épico y medieval especialmente diseñada para permanecer en la cabeza del oyente con un estandarte bien alto, abre el tema antes de dar paso a la potente voz de José, que alcanza un nivel que bien podríamos calificar de “heroico”. Los estribillos en coro, ideales para cantar todos a una en los conciertos, refuerzan el carácter guerrero del tema, que abre el disco de manera estupenda. A destacar el solo de guitarra de Isma, que ya nos advierte de lo que nos espera.

Pero todo se puede mejorar, y eso es lo que hace “Rompiendo el silencio”, a mi parecer una de las mejores composiciones que alberga el álbum homónimo. Una sección instrumental, que bien podría servir como introducción a cualquier historia fantástica, deja el camino libre para que José luzca el trabajo de sus cuerdas vocales. Aquí los teclados de Edu Ortiz, última incorporación del grupo en sustitución de Elena Álvarez, cuentan con un mayor protagonismo y aportan unos tintes más sinfónicos que la transforman en una pieza preciosa, en la que se alternan unas partes más potentes con otras en las que voz y piano funcionan como una cristalina pareja. Una composición brillante y digna del mejor Power Metal.

“Amanecer” es una canción sensiblemente más veloz, donde la guitarra de Isma presenta una faceta más rápida y agresiva. Los sonidos electrónicos presentes evocan al estilo de las bandas noventeras, si bien no terminan de cuajar con la voz de José, comandante de unos estribillos realmente hímnicos y que constituyen el mejor aporte de un track que queda un poco por debajo del potencial que han demostrado ser capaces de desplegar. Por suerte nos olvidamos con los primeros acordes de “Alzar el vuelo”, donde Tete Novoa se pone al servicio de ASFÁLTIKA para construir un tema lleno de fuerza y sentimiento. La voz del ex-Saratoga ayuda a endurecer el sonido del grupo, dando como resultado uno de los temas más netamente heavys de su arsenal. ¿Alguien da más?

Llegamos al ecuador del disco con “El sueño de un mortal”, potente canción que recuerda al estilo de agrupaciones hermanas como Dünedain, con unos acusados ritmos Power Metal en el que la batería de Joaquín Arellano trabaja sin descanso, aunque conservando la estructura “marca de la casa ASFÁLTIKA”, con estribillos a coro ideales para los conciertos, en los que esta canción podría ser una buena carta. “Línea de fuego” continúa esta línea, sin bien no corre la misma suerte. El sonido hammond empleado por Ismael y las repetitivas estrofas resultan ingenuas y algo rancias, y al escucharlo da la impresión de que es un mero tema de relleno. Desde luego, no está a la altura de lo que el disco había ofrecido hasta el momento.

“Un día de invierno”, pese a su título, resulta de todo menos gélido. Pese a no ser su tema más original, consigue enganchar a la primera gracias a la acertada disposición de los elementos compositivos. El bajo de Javi destaca más que en otros temas y ayuda a construir un sonido ligeramente distinto, mientras la batería de Joaquín sigue atronando con la misma rapidez, cargando con una canción que no da descanso alguno. “Lucha y poder” constituye la segunda colaboración del álbum, esta vez encarnada en Gema Vau, cantante de Nova Era. Su potente voz resulta una excelente compañera para José y sirve como bienvenida novedad. El resultado se deja escuchar solo.

“Ven hacia mí”, por su parte es una de las canciones más cañeras del álbum, con unos guitarrazos de Isma 100% metal pero que no dejan de lado la épica que embarga las composiciones del grupo, trasladada a unos estribillos que son de lo mejor que puede ofrecer Rompiendo el silencio. Los solos de los dos Ismaeles, guitarra y teclado, atraviesan el tema para tocar el cerebro del oyente y atraparlo con fuerza. Un single clarísimo y que no debería faltar en cualquier bolo que se precien a dar. “Cruel verdad”, pese a iniciarse con una preciosa melodía de cuerdas que podría haber formado parte de la BSO de El Señor de los Anillos, posee un aire desenfadado y rockero, y en algunas partes incluso puede aspirarse un aroma a las composiciones clásicas más alegres de Mozart, gracias a las cuerdas de Isma.

Llegamos al final del disco para entrar de lleno en la “Oscuridad”, una composición más pesada que sus predecesoras y exultante de grandiosidad, con unos coros constantes y que te animan a cantar sí o sí. Aunque los teclados setenteros rechinan un poco en el contraste con el resto de instrumentos, no desmerecen para nada uno de las balas más directas con las que puede contar ASFÁLTIKA. El álbum se cierra con “Ahora toca regresar”¸ una preciosa power ballad con la que la fuerza exhibida se torna en gracia y sentimiento, con la que nos despedimos poco a poco mientras el piano de Edu Ortiz se infiltra en nuestras mentes y corazones.

ASFÁLTIKA ha forjado un eslabón más de la cadena, y será difícil que esta se rompa si todos son así. Pese a que Rompiendo el silenciopodría haber contado con unas estructuras más heterogéneas y peca un poco de repetitivo, casi todas las piezas cuentan con una magia propia y constituyen un magnífico regalo para el oído. Dejemos que sigan madurando y dando vida a nuevas ideas. Nosotros estaremos esperándoles.

ASFÁLTIKA son:

Javi Canseco: bajista
José A. Álvarez: voz
Joaquín Arellano: batería
Ismael Gutiérrez: guitarra
Edu Ortiz: teclados

TRACKLIST:

01. Desolación 3.0
02. El Día Después
03. Rompiendo El Silencio
04. Amanecer
05. Alzar El Vuelo
06. El Sueño De Un Mortal
07. Línea De Fuego
08. Un Día De Invierno
09. Lucha Y Poder
10. Ven Hacia Mí
11. Cruel Verdad
12. Oscuridad
13. Ahora Toca Regresar

Puntuación: 8/10

Discográfica: CDuque Music

Autor: Juan Mari Sauras

<< volver a discos