AVALANCH – MUERTE Y VIDA

Crítica

Hay algo, en la nueva portada de “Muerte y Vida”, que nos dice que nos encontramos ante un disco muy a tener en cuenta o, cuando menos, que no va a pasar desapercibido. Quizás es que, obviando la genialidad artística de Luis Royo, la escena que recrea nos lleva a recordar grandes momentos pasados de una banda que dio un golpe de efecto en la escena metálica española con la edición de su, tantas veces comentado, disco “El Ángel Caído.

Sea como sea, no quisiera llevar a confusión al oyente acerca del contenido de este nuevo disco, “Muerte y Vida”. No se trata de una vuelta a aquel sonido power-metalero y bombástico que tan bien se les dio en aquel momento gracias a la presencia de su anterior vocalista Víctor García. Tras su marcha la banda cambió de aires y la entrada de Ramón Lage a sus filas causó un gran revuelo en todos sus seguidores. Unos lo denostaron en seguida y otros esperaron a ver que nuevos frutos daba este nuevo retoño al que aún le faltaba mucho por hacerse. Poco a poco fueron evolucionando hacia un nuevo estilo de carácter unas veces más meloso, otras más crudo y progresivo y donde la voz de Ramón experimentaba varios registros que se acoplaran a las nuevas composiciones del grupo.

Y hasta hoy, momento en el que rompo una lanza, de carácter personal, hacia el valor compositivo de su líder y guitarrista, Alberto Rionda. Éste disco es una gran obra que ensalza principalmente ese aspecto, donde los temas suenan todos equilibrados hasta un punto que aún no habían logrado en esta nueva etapa. Y se nota cuando un tema se encuentra perfectamente estructurado desde su origen, pues todos sus elementos posteriores llegan al punto que es necesario para conseguir su objetivo. Es una sabia combinación de lo que hay con aquello que hubo y que es aprovechable en esta nueva etapa para lograr un disco sin una sola fisura.

Dicho esto, pasemos a los aspectos concretos que componen “Muerte y Vida”. Son muchos elementos procedentes de sus diversas etapas los que confluyen correctamente (en mi opinión, por primera vez) en este disco. Hay temas cuya estructura nos recuerdan a aquellos estupendos coros y momentos épicos que poblaban “El Ángel Caído”. Cortes del primer power metal que la banda destilaba allá por sus inicios y donde la voz de Ramón sorprende por el nuevo horizonte que ha alcanzado con agudos que, si bien no son nada típicos, encajan a la perfección en el estilo. “Ángel de la Muerte”, un tema grandilocuente donde los haya o “La Prisión de Marfil” cuya batería y teclados netamente power-metaleros son claros ejemplos de ello.

Pero también hay tiempo para la experimentación con bases más progresivas y el sonido de guitarras en este disco es de lo más rico del mismo. “Muerto en Vida” o “Sombra y Cenizas” son temas crudos poblados de imponentes guitarrazos, que quizás hierran en la inclusión de unas voces semi-extremas donde Ramón pierde muchos enteros, mientras que otros como “Hoy te he vuelto a recordar”, “Aprendiendo a Perder” u “Otra Vida” dejan más espacio al desarrollo creativo y melódico del grupo dejando cancha libre al esparcimiento vocal de Ramón Lage, cuya voz dota de gran dimensión, emoción y melancolía a cada tema y a cada estribillo del disco.

Sería imposible acabar este comentario sin hablar de, para mi, lo dos temas estrella de este disco y que sin duda pronto calarán entre sus fans de cara a los conciertos. Su notoriedad, que posee todo lo bueno anteriormente comentado, incluye una gran capacidad adictiva de sus estribillos que a la primera escucha ya están dando vueltas por tu cabeza. Hablo de “Pies de Barro” y “Caminar Sobre el Agua”. El primero rescata una estructura que en ocasiones me recuerda a aquel tema divido en 3 partes llamado “Las Ruinas del Edén”, con unos coros inmensos y una letra muy pasional, mientras que el segundo es más propio de su última etapa y destaca una potente base rítmica que poco a poco da lugar a un estribillo muy reivindicativo en el sentido más humano de la palabra. Aspecto que, por otra parte, está continuamente presente en la temática del plástico en clara concordancia a su título.

Habría muchas formas de despedir este texto y seguramente repitiera lo comentado más arriba sobre su contenido. Por ello quiero aprovechar estás líneas para lanzar un sentimiento personal hacia este disco, y es mi más sincero reconocimiento a la labor de uno de los mejores compositores que existen en nuestro país, Alberto Rionda.

TRACKLIST:

1.- Ángel De la Muerte
2.- Muerto En Vida
3.- Pies De Barro
4.- Hoy Te He Vuelto A Recordar
5.- Aprendiendo A Perder
6.- Otra Vida
7.- Caminar Sobre El Agua
8.- Quien Soy?
9.- Sombra Y Ceniza
10.- La Prisión De Marfil
11.- Bajo Las Flores

FORMACIÓN:

– Ramón Lage: Voz
– Alberto Rionda: Guitarra
– Dani León: Guitarra
– Fran Hidalgo: Bajo
– Marco Álvarez: Batería
Puntuación: 9

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos