CRUSHING BLOW – CEASE FIRE

Crítica

CRUSHING BLOW no son nuevos en esto. Los franceses llevan como banda más de una década en activo, desde 1997, pero está claro que se han ido tomando las cosas con calma y con el tiempo necesario para madurar e ir consolidándose como una apuesta de recambio para el heavy metal más tradicional. Así pues, fue en 2003 cuando la banda editó su primer álbum titulado “Far Away”, con una formación que pronto vería truncada su estabilidad tras la marcha de su primera vocalista Audrey.

Tras ello el quinteto francés no volvió a ser tal hasta unos años después en los que estuvieron buscando hasta dar con la voz de Valène y las baquetas de Laurent, recambios que provocaron una nueva etapa en la banda, una etapa que ha dado sus frutos finalmente en este 2010 que ahora se acaba en forma de un disco titulado “Cease Fire”, que en estos momentos nos ocupa.

CRUSHING BLOW tiene sus raíces más básicas en el heavy metal clásico, de reconocibles melodías, voz clara, cálida y a la vez llena de garra y presencia, tirando cuerdas hacia la década de los 80 sin oponerse a sonar actuales y potentes, aprovechando las posibilidades que ofrecen las producciones de hoy en día. La base de los temas de los franceses, más allá del evidente protagonismo de Valène, radica, sobre todo, en una potente base rítmica facturada por la guitarra de Ben, el bajo de Gérald y la batería de Laurent, un trío perfectamente engrasado a la hora de proporcionar empaque y seguridad a los temas de la banda.

El otro elemento fundamental es la guitarra clásica de Guillaume, quien no busca en ningún momento un protagonismo desmesurado, sino que se entrega con sencillos y claros solos de cara a darle brillantez y color a los temas, sin llegar a eclipsar aquello que debe de ganarse nuestros oídos, de nuevo la presencia de la rubia Valène ante el micro.

Los franceses son una banda que, como ya hemos dicho, se pueden referenciar hacia clásicos como JUDAS PRIEST, IRON MAIDEN y, sobre todo, cosas como WARLOCK o la mismísima DORO en sus años y discos más heavys, todo ello aderezado con un cierto toque centro-europeo y actual a la hora de construir algunas melodías y estructuras, algunas dosis de épica necesaria sin llegar a convertirse en seña de identidad ni adoptar ninguno de los clichés conocidos del power metal.

A grandes rasgos en “Cease Fire” podemos diferenciar tres facetas que se les da bastante bien, las tres de las cuales conforman todo un discazo de principio a fin, sin grandes alardes pero completo y sólido. La primera de ella es la de los temas rápidos y con cierta dosis moderada de épica, potentes y poderosos y siempre con un cierto regusto añejo. De estos destacan la inicial “The Wizard’s Tale” (probablemente el tema estrella de la banda) y “Rise your soul” (esta última en el aspecto de las guitarras), mientras que en la misma línea queda algo más oscurecida la final “The Prophecies” de la que solo nos quedamos con el contraste que nos trae la presencia de una voz masculina.

La segunda faceta importante de CRUSHING BLOW son los medio-tiempos en clave de semi-balada donde la voz de la rubia Valène más protagonismo alcanza y donde más grados de similitud acapara con respecto al referente alemán en lo que a heavy metal femenino se refiere, Doro Pesch. En este apartado disfrutaremos de lo lindo con cosas como “Shadow”, con su cadencia in crescendo que convierte al tema en una experiencia realmente intensa y romántica, así como con “Cease Fire” o “My Venom”, todas ellas siempre a medio camino entre lo sentimental de la letra y la voz y la contundencia con la que la banda ataca la base rítmica de los mismos.

Por último, pero no por ello menos importante, los otros CRUSHING BLOW, los de aire más retro y heavys aparecen en destellos como “Redemption”, “Tears of Heart” y,  sobre todo, la veloz “Dreams”, muy JUDAS PRIEST (con ciertas similitudes rítmicas hacia el “Painkiller” en cierto modo hasta sospechosas, a pesar de variar bastante a la hora de afrontar el estribillo).

Globalmente “Cease Fire” se trata de un disco que nos presenta a una banda muy a tener en cuenta y, sobre todo, a centrar nuestra atención sobre el heavy metal que se está facturando actualmente tras los Pirineos. CRUSHING BLOW no nos traen nada especialmente espectacular a nivel de originalidad o técnica, pero se despachan a gusto con un disco completo, variado y lleno de espíritu de heavy metal con el valor añadido de presentarnos la potentísima voz de Valène, quien, aunque suene a tópico en estos casos, es la punta de lanza de los franceses a la hora de destacar en este frenético mercado.

Puntuación: 8

Discográfica: Infernö Records

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos